Copenhague, disfrutar de la calle

En los años 60 del siglo pasado las autoridades danesas llegaron a la conclusión de que tenían un serio problema en Copenhague: el volumen de tráfico que había en el centro de la capital era insostenible, así que prohibieron la circulación de coches en la mayor parte del casco antiguo, y bajaron drásticamente la velocidad permitida en el resto. Además, cambiarían la fisonomía de las calles profundamente, y las orientarían a las personas.

Hoy día aquel novedoso plan de urbanismo lo siguen aprovechando miles y miles de personas, que hacen de Copenhague una ciudad viva y humana.

Callejeando en Copenhague

Un experimento de urbanismo excéntrico

No obstante, la transición fue todo menos sencilla: los escépticos pensaban que sería un fracaso estrepitoso dado el frío clima danés, y lucharon contra la iniciativa. Creían que las calles de Copenhague quedarían desiertas, y los negocios se arruinarían. Veían una lógica aplastante en pensar que al no tener los daneses la cultura callejera de países mediterráneos como España e Italia no podría funcionar, y las calles quedarían sin uso.

Se equivocaban.

Y aunque Copenhague no deja de ser una capital nórdica en la que el frío es protagonista la mayor parte del año, no hay nada más que ver el siguiente video para darse cuenta de que la capital danesa es un lugar más agradable para vivir y visitar desde que se tomó la iniciativa, y que ha servido de ejemplo a muchas otras ciudades que la han imitado después.

La gente literalmente toma las calles en Copenhague cuando llega el buen tiempo, hay casi más bicicletas que personas y los comercios tienen más salud que nunca. Además se han creado multitud de parques y nuevos espacios pensados para facilitar que la gente se relacione en las calles.

Pero donde se pongan las ciudades mediterráneas…

De todas formas, en mi experiencia no todo es tan bonito como lo pintan en el video; estuve en Copenhague en agosto de 2007 y aunque es cierto que había bastante ambiente en las calles comerciales, otras zonas a priori muy turísticas no tenían apenas gente, y a partir de las 20h no quedaba ni un alma en las calles de la ciudad, hasta se hacía difícil encontrar un restaurante para cenar.

Así que y aún siendo bastante más permisivas con el tráfico, ciudades del sur de Europa como Barcelona siguen llevando claramente la delantera en lo que se refiere a vivir y compartir la calle a cualquier hora del día, casi de la noche y durante prácticamente todo el año.

sidebar:ciudad:copenhague

Continúa leyendo la serie 'Viaje a Copenhagen'Consejos para visitar el Tívoli de CopenhagueHelsingør y el castillo de Hamlet  

#Ciudades#copenhague#dinamarca#Europa

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios
  • La verdad es que mucha vida callejera no se puede hacer, como tú dices, a las 20h ya no hay un alma, pero a las 18 ya cuesta ver gente, sólo la gente que va “de fiesta” y que sale a las 5 de la tarde. También hay que decir que cuando se hace de noche no se hace de noche: Se apaga el sol, porque en Dinamarca he visto las noches más cerradas de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *