Jennifer: “En Londres vives tantas situaciones diferentes, que luego cuesta volver a sorprenderte”

Jennifer: “En Londres vives tantas situaciones diferentes, que luego cuesta volver a sorprenderte”

Al iniciar nuestra serie Vivir en Londres a través de entrevistas a jóvenes españoles que están saliendo adelante en la capital británica, decíamos que las llevamos a cabo porque en este blog nos interesan muchos tipos de viajes, también los de crecimiento personal. Hablando con Jennifer, una madrileña de 24 años, hemos conocido una aventura en mayúsculas, salpicada de dificultades pero que al final ha llegado a un buen desenlace gracias a la capacidad de superación y a la tenacidad de su protagonista.

Jennifer nos recibió en su casa compartida del distrito de Leyton de Londres, y nada más verla percibimos en ella esa chispa entre pícara y de determinación en su mirada. Más tarde descubrimos una vitalidad y un arrojo que le han sido básicos para encontrar su sitio en Londres. Ahí va su historia.

¿Cómo es que te fuiste a vivir a Londres, Jennifer?

Soy de Madrid y mi primera experiencia laboral al terminar la carrera de Derecho fue en un prestigioso bufete de abogados de la capital como becaria, aunque tardé poco en desilusionarme ante las perspectivas que se me presentaban allí y decidí cambiar, pero en todas las entrevistas me pedían un nivel alto de inglés –que no tenía–. Entonces, y frente a la opinión negativa de casi todo mi entorno, decidí probar suerte en Londres.

¿Cómo fueron tus primeras semanas allí, y que tal se te dio encontrar alojamiento y trabajo en Londres?

Al principio tuve malas experiencias: vine con 700 libras e inicialmente alquilé una habitación barata (unas 35 libras a la semana). A la segunda semana de estar aquí encontré trabajo. Hice un training durante mis primeros días y al terminarlo me dijeron que les gustaba mucho, pero que no tenía nivel de inglés suficiente para trabajar con ellos. Entonces me quedé sin dinero, y como a España no me iba a volver por mis narices, con todo lo que me había costado venir, con las reticencias de familia, amigos… No me podía volver tan pronto, así que me dije: ¿qué hago yo para no pagar alquiler en Londres? Y busqué trabajo de au-pair o de cleaner. Así que me busqué una familia, y me metí finalmente de au-pair, que es como un trabajo de niñera pero que te proporcionan alojamiento y comida en la casa. A cambio, la paga es minúscula: unas 80 libras por semana, hay sitios que menos y otros que más (hasta 200 libras). Yo me fui a vivir con un matrimonio inglés que tenía 5 niñas, en medio del campo —la parada de bus más cercana estaba a 3 millas, literalmente—. Tuve muy mala suerte con esta familia, porque al tercer día el perro de la casa se enfadó conmigo e intentó morderme, y a partir de ahí ya no le caí en gracia. Sus dueños consideraron que no había sitio para los dos, así que a los pocos días me echaron.

Otra vez en Londres, me busqué una casa esta vez como cleaner, donde trabajaba por las mañanas, tenía alojamiento y comida incluídos pero sólo me pagaban 30 libras a la semana. Con eso no me llegaba ni para los transportes, así que tuve que conseguir un trabajo parcial y fue una época especialmente dura en que lo pasé mal, porque la comida era escasa y las reglas de la casa muy estrictas, todo muy cuadriculado. Vivía en la zona 4, que el transporte son 40 libras semanales… A los pocos días, le decía a mi madre que abandonaba y me volvía para casa, pero justo entonces tuve una entrevista en un McDonalds y me contrataron. A partir de ahí, las cosas empezaron a mejorar, comencé a ir a una academia de inglés (¡por fin!) y a los 5 meses pude entrar en EU Rooms, la agencia de alquiler de casas donde trabajo ahora. Mi trabajo consiste en ayudar y orientar a jóvenes españoles y de otras nacionalidades que vienen a instalarse a Londres, y me gusta.

El equipo de atención al cliente de EU Rooms
Jennifer, con el resto del equipo de atención al cliente de EU Rooms

Vaya inicios en Londres…

Las titulaciones no reconocidas te cierran un montón de puertas. En Madrid tenía la carrera de Derecho, y en Londres soy una simple bachiller. Pero a cambio, aquí no existe la titulitis: en Londres no cuenta tanto el título que tengas como la valía y la trayectoria que demuestres en tu carrera profesional. En eso encuentro que la sociedad inglesa es muy diferente a la española. ¡El sistema de referencias es súper fuerte aquí! Se toman muy en serio llamar a todos tus ex-jefes y ex-compañeros para averiguar más de ti antes de contratarte. Incluso hay entrevistadores que llaman a referencias con teléfonos españoles si los pones en tu CV.

El instinto de supervivencia me lo creo totalmente: durante todo ese tiempo de dificultades, jamás me puse mala, nunca me sentí cansada. Sólo al encontrar un poco de estabilidad y comenzar a sentirme segura en mi vida londinense, sólo entonces me he podido permitir el lujo de ponerme enferma de vez en cuando.

¿Cómo es tu día a día ahora aquí, qué cosas te siguen llamando la atención y cuáles son tus sitios favoritos de Londres?

¡Ahora es otra vida! Trabajo de 9 a 17h, luego juego a padel, voy a una academia de inglés y los fines de semana me permito el lujo de dormir un poco más por las mañanas. Ahora que llevo tiempo en Londres, ya no tengo la necesidad de explorar la ciudad como antes y prefiero quedar con amigos a charlar…

Cuando caminas por Oxford Street y otras calles céntricas no te das cuenta, pero una diferencia con las ciudades españolas es ver lo destartaladas que son las calles y casas aquí… Tampoco estamos acostumbrados a que recojan la basura sólo 2 o 3 veces por semana… Los cuartos de baño son muy antiguos, con moqueta, grifos independientes para el agua fría y la caliente muchas veces, con cuerda para tirar del water… etc. Eso para los españoles es un shock. Al principio, la sensación puede ser deprimente, luego con el tiempo te das cuenta que no te ha tocado vivir en la peor casa de Londres, que son todas iguales… Incluso las casas de mis amigas inglesas no llegan a los estándares de calidad de una casa española. Y son inglesas pijas y viven en buenas zonas, y aún así…

¿Mis lugares favoritos de Londres? Ver asomar el Parlamento de Londres y el Big Ben desde la salida del metro de Westminster en un día soleado, pasear por el British Museum, el museo más bonito que he visto en mi vida. También me encanta pasear por el centro comercial de Stratsford por lo inmenso que es y la enorme variedad de productos que tiene.

¿Algún consejo para quienes estén pensando en lanzarse a la aventura de irse a vivir a Londres, como hiciste tú?

Venir preparado, ser muy consciente de a qué se viene a Londres, y trabajar por ello desde el primer día aquí. Hay que venir con los deberes hechos, saber a qué está dispuesto uno a enfrentarse para lograr sus objetivos. En Londres conoces un montón de gente increíble, pero hay que venir a currar. Y como efecto colateral, tras vivir un tiempo en esta fascinante ciudad, ves tantas cosas diferentes, tratas con gente de tantas nacionalidades, culturas y experiencias vitales distintas que luego te cuesta mucho más sorprenderte cuando vuelves a casa, aunque sea a Madrid.

***

Me despido de Jennifer al día siguiente en su trabajo. Charlando con ella me queda claro que la fuerza de voluntad y la capacidad de superación son decisivas en nuestra vida. ¡Gracias Jennifer por una historia tan inspiradora!

Agradecemos a EURooms su colaboración en la publicación de esta entrevista. EURooms proporciona habitaciones en distintas zonas y casas de Londres, también asesora y facilita los temas administrativos para establecerse los primeros meses en Londres. Nosotros mismos nos hemos alojado en uno de sus apartamentos, y los recomendamos. Podéis contactar con EURooms a través de su página web en castellano.

sidebar:ciudad:londres

Continúa leyendo la serie 'Vivir en Londres'Rubén: “en las iglesias de Londres puedes aprender inglés gratis”Vivir en Londres: ‘una ciudad que te obliga a levantarte listo para la lucha’  

#Europa#Londres#Reino Unido#trabajo

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
5 comentarios
  • Excelente articulo, de hecho, muchos son los que ahora ven Londres como “su nuevo hogar”. Es una ciudad llena de encanto y enorme en la que puedes perderte en cada rincón. Siempre hay algo nuevo!

    Estuve viviendo en Londres una temporada, ahora ando por Berlin y podría decir lo mismo 🙂

    Me alegro de haber encontrado el blog, voy a darle un vistazo!

    • Hola Alejandra, soy mexicana tambien, justo estoy pensando en que estudiar y sobre todo: viajar cuando tenga la capacidad de hacerlo.
      Me gustaria (encantaria, a decir verdad) entrevistarte un poquito, pues soy toda una novata en estos temas:(

  • Me encanto este articulo, me identifique mucho porque yo también viví en Londres por un año y puedo decir que es una de mis ciudades favoritas ya que puedes encontrar todo lo que te imaginas es una ciudad que cada día me llegaba a sorprender de cualquier forma.

    Yo soy mexicana y en un principio tuve las mismas dificultades para encontrar trabajo como Jennifer pero nunca me di por vencida además es cierto que encuentras gente maravillosa que te da la mano porque al final muchos han pasado por lo mismo, hice amigos que se que serán para toda mi vida y lo mejor encontré al amor de mi vida haya.

    Me gusta mucho su blog ;D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *