Vivir en Londres: “A veces estoy cansada de esta ciudad, pero entonces visito Covent Garden y se me pasa todo”

Vivir en Londres: “A veces estoy cansada de esta ciudad, pero entonces visito Covent Garden y se me pasa todo”

No me puedo creer que ya haya pasado un año desde que entrevisté a Ariadna (35) para 3viajes en una cafetería del Soho londinense… Tras más de dos horas de agradable charla, con tantísimas experiencias que Ari me quería transmitir de su vida en Londres y que me han estado esperando pacientemente en la grabadora, lo cierto es que me ha costado mucho más de lo previsto encontrar el tiempo y la calma necesarios para sintetizar la conversación y editar esta entrevista. Fue el motivo principal de mi viaje a Londres en 2015, y sigo creyendo que valió mucho la pena. Ari me contó las cosas buenas y malas de trasladarse a vivir a Londres como pareja de alguien que quiere progresar allí a nivel profesional, y lo hizo sin tapujos. Así que me siento tremendamente afortunado de haberla conocido y de poder transmitiros parte de sus vivencias en esta ciudad vibrante y a veces dura, pero siempre fascinante. Comenzamos pues por la primera de las dos partes en que se compone el relato de su entrevista.

Vivir en Londres: el flechazo inicial

Me llamo Ariadna, soy profesora de primaria y me vine a Londres porque mi pareja quería seguir prosperando en su carrera en el sector de las TIC y veía que en España se estaba quedando estancado por tal y cómo es el mercado laboral allí. Llevábamos un tiempo dándole vueltas a probar suerte en el extranjero y barajando varias opciones, comenzando por EEUU, también Canadá… Pero optamos por centrar nuestra búsqueda en Europa porque nos interesaba un destino más cercano, tanto para visitar a la familia como para volver más fácilmente si la aventura nos salía mal.

Coincidió que en esa época empezamos a seguir una serie llamada Doctor Who y que es tremendamente popular en el Reino Unido, y como estábamos muy enganchados dijimos: vamos a explorar la opción de Londres, a ver qué nos parece, así que preparamos una escapada en un puente de diciembre y nos vinimos.

Fue aterrizar, y me dije: me quiero venir a vivir aquí. No sé muy bien el porqué, pero recuerdo claramente que ese pensamiento me asaltó al llegar a Londres… Aunque no es la primera vez que venía –mi primera visita a Londres fue con el instituto cuando tenía 17 años–, y a pesar de que no había vuelto desde entonces siempre fue una ciudad que tenía muy presente. En aquella ocasión vine con mi mejor amiga y fue un viaje que nos unió mucho. Londres tiene algo: o te enamoras y te engancha, o la odias, no hay termino medio, y yo la tenía en el corazón desde hacía años.

londres-street-02

Así que vinimos de visita, justo en navidades, y nos encontramos una ciudad engalanada, preciosa… y para cuando visitamos Covent Garden iluminada de noche… OMG! sólo por ver así Covent Garden cada Navidad, ya me quería quedar. Hicimos un poco de turismo, disfrutamos muchísimo presenciando el musical de Billy Elliot y nos empezó a encantar el lugar, la gente… No teníamos claro cómo estaba el mercado laboral aquí y creíamos que las grandes compañías TIC se encuentran en Estados Unidos, Alemania, Irlanda, Suecia o Finlandia; no conocíamos ninguna empresa de Internet en Londres, a pesar de que mi pareja ya había recibido varias ofertas de aquí por parte de empresas más o menos desconocidas para nosotros.

Ya de vuelta de Londres, comenzamos a investigar sus ofertas de trabajo muy en serio; por mi parte, yo tenía un buen puesto de profesora en Barcelona, y además era funcionaria, con lo que podía pedir una excedencia indefinida. Eso obviamente facilitaba las cosas.

Teníamos claro que para trasladarnos a Londres, queríamos encontrar allí mejores condiciones económicas que las que teníamos en Barcelona (los dos trabajábamos por aquel entonces), aunque sabíamos que yo empezaría en Londres sin trabajo. Mi pareja pudo negociar un sueldo inicial que cumplía con este requisito, así que finalmente nos animamos y comenzamos nuestra nueva vida en Londres.

Leyendo los diversos foros que existen sobre cómo encontrar piso en Londres dimos con respuestas bastante variopintas, destacando, cómo no, aquellos casos extremos de estafas y timos. Tuvimos suerte, porque un compañero del futuro trabajo de mi pareja tenía una amiga que justo se iba un año a vivir a Kenia y quería alquilar su piso, pero no a cualquier persona, sino a una pareja joven y con buen sueldo. Nos pusimos en contacto con ella y fuimos a Londres para conocerla además de para buscar otras opciones de alojamiento. Pero no hizo falta, nos vimos y ambas partes quedamos encantadas, además el piso era nuevo, precioso y céntrico (Old Street), un poco más caro de lo previsto pero nos lo podíamos permitir, y nos decidimos. A partir de ahí comenzó el papeleo administrativo.

Primeros pasos en Londres

Si quieres alquilar un piso en Londres, es complicado hacerlo a un particular: no puedes abrir una cuenta bancaria si no tienes un trabajo, pero a su vez no puedes tener un contrato de trabajo si no abres una cuenta bancaria… Tampoco si no tienes una cuenta NHS (Sanidad), que a su vez no puedes obtener si no tienes trabajo… Con lo que es un pez que se muerde la cola: o en algún punto alguien te hace un trapicheo para saltarse el círculo vicioso, o no hay manera. Así fue, y la empresa de mi pareja hizo constar que ya estaba trabajando (sin solicitar prueba de cuenta bancaria), con lo que pudimos abrir ésta y así romper el círculo.

Y nos trasladamos a Londres el 4 de julio de 2013. Nuestro objetivo era prosperar él en su carrera profesional de TIC, y yo por mi parte aprender inglés (venía con muy poco inglés) para posteriormente encontrar trabajo. Veníamos con la idea de que en Londres todo se hace mejor, creíamos que era así porque veíamos que aquí hay mucho dinero, los bares y las tiendas están llenos a cualquier hora del día durante toda la semana… Y nos imaginábamos que esto era así en parte por la existencia de empresas muy potentes y más desarrolladas que en España.

londres-street-01

Personalmente, creía que viviendo en Londres en cuatro o cinco meses iba a hablar inglés prácticamente como una nativa… Era una fantasía que creo que es común a todos los que venimos. La realidad es que ni en cuatro meses, ni en un año ni en dos aprendes a hablar inglés como ellos lo hacen. Aprendes a defenderte, a tener una conversación más o menos fluida, pero perfeccionar y hablar bien en inglés te lleva varios años.

El mundo profesional en Londres, expectativas y realidades

Segundo error de percepción: pensar que aquí son muy buenos y muy metódicos profesionalmente, y que en España somos unos chapuceros. A las pocas semanas de estar en Londres, mi pareja ya se había dado cuenta de que no hacemos las cosas tan mal a nivel profesional en España, de hecho al poco tiempo de estar aquí cambió de empresa por este motivo, ya que tenía unas expectativas muy altas a nivel de conocimientos y calidad organizativa y de resultados que no se vieron cumplidas en su primera empresa en Londres, hasta el punto de considerar que muchas cosas se hacen peor aquí. Afortunadamente, cambiar de trabajo en Londres es muy fácil en prácticamente cualquier sector profesional, y todo el mundo que conocemos ha cambiado varias veces de trabajo. Aquí existe una mentalidad de progresar profesionalmente, se valora mucho la iniciativa y el buen hacer y eso se va trasladando a mejores puestos de trabajo, al contrario de España que es más inmovilista en este sentido.

Mi aprendizaje del inglés, la primera crisis

Mi primer mes lo dediqué a patearme Londres, a conocer la ciudad. Después comencé a estudiar inglés, pero entonces me bloqueé totalmente, porque me di cuenta de que no sabía nada de inglés: me daba terror salir fuera y preguntar, hablar con la gente. Fue cuando tuve que comunicarme fuera de las típicas preguntas del turista, fue cuando empecé a estudiar y me di cuenta de todo lo que tenía que aprender, y me agobié. Pasaron tres meses, cuatro meses, y veía que aprendía, pero no lo suficiente para lo que yo consideraba que era necesario para defenderme bien a nivel coloquial, y para superar una entrevista de trabajo. Sin embargo, también entendí que echándole morro al asunto es como se avanza, tal y como veía una y otra vez a mi alrededor, y sobre todo, me vino genial tener a mi pareja aquí, pues me ayudó a salir de esta espiral negativa.

A partir de ahí me lo tomé con más calma, y después de Navidad me propuse hacer el examen del First Certificate –que curiosamente, los ingleses no saben ni lo que es–. Si lo superaba, me sacaría un miedo de encima. El examen fue bastante duro –creo que es más fácil en España–, pero lo superé y a partir de ahí gané seguridad en mí misma.

***

Mañana publicaremos la segunda parte de la entrevista a Ariadna.

Continúa leyendo la serie 'Vivir en Londres'Vivir en Londres: ‘las primeras dos semanas las pasé en estado de shock’Vivir en Londres: “Estando aquí he crecido mucho a nivel personal”  

#entrevistas#Europa#Londres#Reino Unido#vivir-en-londres

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *