Vivir en Londres: ‘la gente viene con algún proposito y ganas de luchar’

Vivir en Londres: ‘la gente viene con algún proposito y ganas de luchar’

Seguimos con nuestro proyecto de larga duración en el que entrevistamos a españoles que se han trasladado a vivir en Londres; algunos lo han hecho para aprender/perfeccionar su inglés, otros por pura necesidad económica, y todos ellos han tenido que superar unos primeros meses de adaptación a Londres que en muchos casos han resultado difíciles.

Esta vez os presentamos la historia de Francisco Javier, quien tiene mucho y variado que contarnos de su experiencia y opinión de Londres.

¿Qué te trajo a Londres?

Francisco Javier: Fueron un cúmulo de cosas las que me empujaron a dar este salto. Obviamente la situación económica de nuestro país, la falta de persectiva laboral y la poca iniciativa del entorno que nos rodea fue uno de los motivos pricipales. Pero también, y en un aspecto más personal, fueron determinantes las ganas de dominar el idioma que se ha eregido clave para los negocios y que se habla en esta ciudad, el inglés. En concreto opté por la capital britanica pues este destino esta por decirlo de alguna manera cerca de casa, sumado a la curiosidad por vivir en una ciudad única por su multiculturalidad, capital de Europa y referente dentro del “Bussines World”, además de poder disponer aquí de algunos contactos, cuestión bastante importante. Y que no hace falta tramitar ningún permiso de residencia por estar dentro del Acuerdo Schengen, esto último decantó la balanza.

Lo cierto es que antes de llegar había escuchado que esta ciudad te da oportunidades. Pensaba que era más fácil encontrar trabajo que en Irlanda u otras ciudades inglesas.

¿Cómo te recibió Londres, te supuso un problema encontrar trabajo y alojamiento?

Francisco Javier: Cuando llegas a esta ciudad y más si vienes de una pequeña localidad lo primero que aprecias es lo gigantesca que es; hora y media desde el aeropuerto hasta el centro en bus, y aún quedaba rato para llegar a la casa de los amigos que me hospedarían en esos primeros dias. Pero sobre todo te invade una sensacion de anonimato, insignificancia seria la palabra que elegiría, eres una hormiguita más dentro de esta marabunta.

En cuanto al alojamiento, en mi caso no tuve muchos problemas, quiero decir, venía con algo de dinero que traje ahorrado desde España así que en pocos días tenía casa. Mirando hacia atrás pagué la novatada: una habitación muy pequeña y muy cara, pero sin contrato de trabajo, sin mucho inglés y sin experiencia previa en esta ciudad, suele ser la tónica general.

Lo del trabajo es algo más complicado, yo tuve suerte y en el momento que decidí tirarme a la calle para encontrar ese trabajo que te permite vivir aquí, un amigo necesitaba alguien en el hotel donde trabajaba y tiro de mí, la verdad es que tuve suerte.

Francisco Javier en su casa de Londres

¿Cómo sería tu día normal en Londres?

Francisco Javier: Un dia normal me levanto sobre las 6:00 am, ducha, metro, trabajo (termino sobre las 3), suelo ir a la piscina antes de volver a casa, hacer skype con la familia y/o amigos, socializar un poco con los compis de piso si es que tengo la suerte de coincidir con alguno, cenar algo, ver alguna serie y pronto a la cama que al día siguiente hay que madrugar. Aunque si algún día quieres romper la rutina, no tienes problemas, siempre hay gente disponible y millones de cosas que hacer en esta ciudad.

¿Cuál es tu rincón favorito de Londres? ¿y lo que menos te gusta de la ciudad?

Francisco Javier: Un par de sitios: Blues bar en Soho, un bar de blues muy chico pero con una música en directo genial, fue el primer sitio donde fui cuando llegue a la ciudad y todavía me sigue encantando cada vez que voy. El puerto deportivo que hay detrás del Tower Bridge, en verano de noche iluminado o un día soleado me parece genial.

Pero también me gustan algunos rincones de la ciudad, hay una esquina en la City, concretamente en la parada de Bank, donde puedes ver una pequeña iglesia, imagino que es de estilo gótico, con el Gherkin de Norman Foster detras y a tu espalda lo que yo llamo el edificio de “Gotham” (mi favorito), el dificio de Lloyd’s de Richard Rogers. Y a unos 50 metros no topamos con un mercado del siglo XVIII que se encuentra en un perfecto estado y aunque los negocios que allí se encuentran sean de nuestro tiempo, te permite teletransportarte a otro época, claro está, cuando no está lleno de hombres de traje procedentes de las oficinas que pueblan aquella zona.

Cualquier parque y la vida que hay en ellos. Las vistas desde el mirador de Greenwich. Andar por el rio; Brike line, el mercado y su ambiente underground. ¡Yo que seeeeee es que hay muchooooo!

¿Qué no me gusta de Londres? Es una dificil pregunta, son muchas cosas las que me encantan de esta ciudad. Destacaría que hay movimiento, es una ciudad en la que hay actividad. La gente viene aquí (aunque sea por un tiempo determinado) con algún proposito y con ganas de luchar, de hacer algo, se crean sinergias. La gente tiene metas. A veces en nuestro país es como si la gente simplemente estuviera, sin más… Notas como la ciudad está en constante ebullición. Eso de tener música en directo de calidad y barata, a veces free, eso también me encanta.

Lo que menos, creo que sigo sin llevar bien las distancias, a pesar de que el transporte suela funcionar genial, es imposible mantener una mueca de satisfación cuando gastas una hora entre autobuses y metros para ver a un amigo, tomarte una pinta en algún garito o hacer cualquier mínima actividad. Y eso que vivo en zona 2, Central Line.

¿Tienes algún consejo para alguien que te esté leyendo y pensando en dar el mismo salto?

Francisco Javier: Pues le diría que eche en la mochila ganas, ilusion y paciencia. Antes de venir un amigo me dijo, “si no te rindes y te mantienes activo esta ciudad te da oportunidades, sino, te come”, creo que ese sería mi consejo. Y por ser un poco mas pragmático, hazte un planning antes de venir, echa dinero también en la mochila y cuanto más inglés traigas de casa, más fácil te va a resultar.

***

Muchas gracias a Francisco Javier por compartir su experiencia con nosotros.

Fotos: Bruno Gracia

Agradecemos a HostelsClub su colaboración en la publicación de esta entrevista. Para comenzar los primeros días en Londres alojarse en un albergue puede ser una muy buena y económica opción. En la web de HostelsClub encontraréis una amplia oferta de albergues en Londres, como por ejemplo The Dictionary, donde nos alojamos en nuestro último viaje a Londres y ubicado en el distrito hipster de Shoreditch.

sidebar:ciudad:londres

Continúa leyendo la serie 'Vivir en Londres'Vivir en Londres: ‘en esta ciudad hay sitio para todos’Vivir en Londres: ‘al principio es duro pero vale la pena’  

#entrevistas#Europa#Londres#Reino Unido#vivir-en-londres

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *