Vivir en Londres: ‘las primeras dos semanas las pasé en estado de shock’

Vivir en Londres: ‘las primeras dos semanas las pasé en estado de shock’

Seguimos con nuestras entrevistas a jóvenes españoles que han iniciado la aventura de vivir en Londres; algunos lo han hecho para aprender o perfeccionar su inglés, otros por pura necesidad económica, y todos ellos han tenido que superar unos primeros meses de adaptación a Londres que en muchos casos han resultado difíciles.

Esta vez os presentamos la historia de Cristina y Alex, una pareja de jóvenes almerienses que no se lo pensaron dos veces a la hora de lanzarse a la aventura británica. Nos contaron su historia en su casa compartida en el barrio de Islington.

¿Qué os trajo a vivir en Londres?

Cristina: Había estudiado administración de empresas en España, pero me veía sin suficiente nivel de inglés para conseguir un trabajo aquí. Una amiga me dijo: “si en España no estás encontrando nada, prueba suerte en Londres: no tienes nada que perder”. Así que lo hablé con mi novio Alex y no nos lo pensamos mucho: vinimos a Londres sin preparar nada, sólo con algo de dinero en el bolsillo para sobrevivir durante unas dos semanas. Al bajar del avión, mi amiga de Londres me preguntó: “¿en qué hotel os quedáis?” – Ah, pero no tenemos hotel… – ¿De verdad que no habéis reservado nada? – No… – ¿Estás loca? – Bueno, tiraremos de contactos…

Esa noche dormimos en casa de un primo de Alex, y al día siguiente, a las siete de la mañana ya estábamos buscando alojamiento en Londres. Ese mismo día encontramos casa con EURooms y ya pasamos la primera noche instalados por nuestra cuenta en Londres.

Alex: La familia y los amigos me dijeron: “no te vayas para Londres, que allí está todo muy masificado”. Y sí que aquí hay trabajo, pero de las cosas que no quieren los demás. Como en Almería, que no hay trabajo pero siempre vas a encontrar algo en los invernaderos, pues en Londres igual: aquí hay trabajo para fregar platos y barrer suelos.

Ahora no lo haríamos igual. Con 800€ en el bolsillo cada uno, 300€ que nos retuvo EURooms en concepto de fianza y demás, la verdad es que comenzamos muy justos, o sea, con muy poco margen de error. Aunque visto con la perspectiva del tiempo, encontramos alojamiento en esta casa –que nos encanta– gracias a estas gestiones del primer día, y la verdad es que estamos muy contentos en este sentido.

¿Cómo os recibió Londres, os supuso un problema encontrar trabajo y alojamiento?

Cristina: Las dos primeras semanas las pasé en estado de shock: no sabía si estaba, si no estaba… Y como me encontraba tan entretenida con las gestiones, no me daba cuenta de que el tiempo iba pasando. Cuando tuve todos los papeles arreglados, encontré mi primer trabajo y parecía que ya lo tenía todo en orden, en ese momento es cuando me vino el primer bajón y me dije: “¡buahhh! Creo que estoy echando de menos a mi familia… ¿Realmente quiero ésto?” Pero pasado el primer momento de pánico, luego se supera…

Venir de vacaciones a Londres es fácil: todo el mundo viene a echarse un montón de fotos, pero cuando te trasladas a vivir y tienes que hacer todas las gestiones para instalarte es, obviamente, otra cosa. Una de las cosas que más me impactaron de Londres es que a las 6 de la mañana ya es de día, y todo el mundo empieza a moverse. En las ciudades españolas el día arranca mucho más tarde. Por contra, a las cuatro de la tarde ya es de noche (en invierno).

Alex: Al día siguiente de conseguir nuestro primer alojamiento, nos pusimos a echar CVs. Yo conseguí mi primer trabajo en Londres ese mismo día, en un restaurante. Las dos primeras semanas fueron de papeleo: bancos, tarjeta sanitaria, buscar casa y trabajo… Te tienes que mover mucho y resulta un poco agobiante.

¿Cómo es vuestro día normal en Londres?

Cristina: Suelo trabajar 6 días a la semana, 9 horas diarias, nunca menos. Además, con un horario bastante malo (entro a las 11 de la mañana; cuando salgo y teniendo en cuenta el transporte, vuelvo a casa sobre las 21h con lo que aparte de una ducha y cenar, poco más me da de sí la jornada. Muchas noches me tengo que quedar hasta las tantas haciendo lavadoras y preparando comidas… Así que mi día a día es un poco aburrido (risas), aunque sí te puedo decir que el día libre lo aprovecho muy bien. Tengo un trabajo cómodo: voy por libre por el hotel, soy independiente en ese sentido. El día libre vamos de paseo (menos cuando llueve), y siendo de Almería como somos, la verdad es que ¡realmente en Londres llueve demasiado! Pero la jornada festiva que hace buen tiempo, nos lanzamos a la calle a que nos dé un poquito el aire.

¿Cuál es vuestro rincón favorito de Londres? ¿y lo que menos os gusta de la ciudad?

Cristina: Uno de mis sitios preferidos es sin duda High Park: me encanta ir a caminar y caminar, ver tantísimo verde, las ardillas… Nos gusta mucho pasear por Londres.

Alex: ¿Mis sitios favoritos? Camden Town de noche. El presenciar en directo el encendido de luces de Navidad en Covent Garden, con la gente cantando, eso es algo muy bonito y especial que nos ha marcado. También me encanta la zona de Trafalgar Square, y Tottenham. Aquí tienen uno de los centros comerciales más grande de Europa (Stratford) y claro, para un chico de pequeña ciudad es increíble verse en estos enormes lugares, aunque también resulta agobiante encontrarse en un recinto con otras 70.000 personas.

Eso es lo que menos me gusta de Londres: las aglomeraciones y las multitudes por todas partes, tropezarte con tanta gente en cualquier paso de peatones. Otra cosa que no me esperaba es que el 60% de la población de Londres no es originaria del país, así que a veces cuesta oir hablar en inglés por la calle. De hecho, se puede vivir en Londres sin hablar una palabra de inglés, viviendo en alguna de las comunidades de origen que aquí se encuentran casi de cualquier nacionalidad, incluso se puede encontrar un trabajo en castellano y vivir con castellanoparlantes casi exclusivamente… En los cuatro meses que llevo en esta ciudad creo que aún no he hablado con ningún inglés nativo.

¿Tenéis algún consejo para alguien que os esté leyendo y pensando en dar el mismo salto?

Cristina: Sí, que no se lo piensen. Yo soy muy organizada, pero creo que si hubiera preparado esta aventura mejor (porque me gusta y necesito tomar notas, apuntar teléfonos, etc.), si hubiera planificado de antemano todo lo que tendría que hacer una vez en Londres… No hubiera venido. Por eso digo que lo mejor es lanzarse. Así que lo mejor que pude hacer al final fue no planearlo, venirme con la maleta y que saliera lo que fuera. Así que le digo a la gente que se vengan a Londres y que lo disfruten. Y si sale mal, pues que lo consideren un viaje y que en cualquier caso aprovechen para aprender de la experiencia.

Alex: Antes de venir me dijeron que no tuviera miedo en lanzarme y que tampoco tuviera miedo con el idioma porque en Londres hay de todo menos ingleses: todo el mundo que viene ha tenido que aprender en algún momento, y eso se nota. Vivir en Londres es muy seguro: hay cámaras y policías por todas las calles, también hay mucha gente que va a su bola por la calle o el metro, pero nadie se mete con nadie, al menos esa es mi experiencia en cuatro meses que llevo viviendo aquí.

***

¡Muchas gracias a Cristina y a Alex por compartir vuestra experiencia!

Agradecemos a EURooms su colaboración en la publicación de esta entrevista. EURooms proporciona habitaciones en distintas zonas y casas de Londres, también asesora y facilita los temas administrativos para establecerse los primeros meses en Londres. Nosotros mismos nos hemos alojado en uno de sus apartamentos, y los recomendamos. Podéis contactar con EURooms a través de su página web en castellano.

sidebar:ciudad:londres

Continúa leyendo la serie 'Vivir en Londres'Vivir en Londres: ‘al principio es duro pero vale la pena’Vivir en Londres: “A veces estoy cansada de esta ciudad, pero entonces visito Covent Garden y se me pasa todo”  

#entrevistas#Europa#Londres#Reino Unido#vivir-en-londres

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios
  • Una linda nota para recapacitar sobre la solidaridad, lo importante que es sentir que la gente, tan solo con un pequeño gesto no te haga sentir un forastero, porque hoy es alli y mañana es aqui. Por suerte las fronteras en parte de Europa estan cada vez mas abiertas, pero todavia falta mucho.

  • Mi amiga se fue por un año a Irlanda, al final no le fue muy bien con los planes que llevaba y a los 2 meses se mudó a Reino Unido. Todos creíamos que por su personalidad no dudaría demasiado allí y por ahora lleva ya 6 años y tiene un pequeño totalmente inglés, no creemos que ya se mueva de alli!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *