Croacia: la tierra de las mil islas

En este artículo os presentamos la experiencia de viaje de Cecilia a uno de los destinos de más auge en Europa: Croacia. Conozcamos de mano de Cecilia un poco de la experiencia de viajar a Croacia antes de que se convierta en moda y lo que es peor, un destino turístico masificado.

Si estás pensando pegarte unas vacaciones este verano, y te gustaría algo más exótico que Marbella o Alicante pero no tienes presupuesto para el Caribe, te ofrezco una opción diferente: Croacia.  Aún bastante desconocido por la masa turística, según mis cálculos quedan un par de años para que este precioso país se eche a perder tanto en ambiente –no hay muchos turistas, aunque como todo, depende de donde vayas– como en precios (es todo súper barato) y naturaleza –hay muchísimos lugares que el hombre no ha tocado aún–.

En Croacia nos esperan joyas como Dubrovnik. Click para ampliar

Si entras todos los días en Ryanair a echar un vistazo, puede que encuentres vuelos a 3 euros, como los encontramos nosotros el año pasado (Londres-Pula). Y la vuelta con Easyjet (Split-Londres), no fue mucho más cara…

En nuestra ruta de Norte a Sur de Croacia aprendimos mucho. En primer lugar, si vas de rollo playeo, cómprate unas chanclitas acuáticas. Las playas son de rocas: rocas grandes, pequeñas, picudas, planas, de vidrio, feas, bonitas …. Es decir, imprescindible comprarse unas chanclitas si no quieres  parecer Chiquito metiéndote en el agua. También aprendimos que la gente no pasea las colchonetas por la vida por gusto. Si quieres tumbarte en la “arena”, llévate una colchoneta, una esterilla o una toalla de 10 cm de espesor… O simplemente pásate un ratillo colocando las piedritas para que no se te claven (ésto también funciona, nosotros no nos compramos ninguna de las tres opciones).

También aprendimos que incluso en Septiembre, el sol en Croacia pega fuerte. Crema para el sol. Llévatela porque allí es carilla. Más cosas…. No hace falta llevar reservado el alojamiento… (aunque hay que reconocer que siempre vas más tranquilo si lo llevas). Y hablando de alojamiento, otra cosita que aprendimos: ¡¡regatea!! Cuando llegas a alguna de las mútiples islas que se encuentran en la costa de Croacia, nada más bajarte del barco o del autobús si vas por tierra, una enorme manada de personas con carteles te abordarán para que te quedes en su casa (pagando, por supuesto).

Normalmente estos precios oscilan entre 10 y 15 euros la noche… Pero no seas tímido y quédate con el mejor postor “How much, how much?? 20?? Uhh, no way, thanks, see you” “How much? 15?? Uuhh too much, see you” “10?? You said 10? Ok then let´s go” No tengas miedo, no te vas a quedar sin casa. Y si alguien intenta robarte de otro postor, déjate… ¡8 per person! Y allí que vas por 8 euros por persona y noche.

Además casi todos estos buscafortunas tienen su propio coche y te llevan a la casa. Normalmente los apartamentos están genial, tiene su propia cocinita, camas decentes y baño decente… o a lo mejor nosotros tuvimos suerte.  Es cierto que estuvimos en un apartamento en Split en el que literalmente, el suelo era más cómodo que la cama. Pero fue 1 de entre 10 apartamentos diferentes.

También aprendimos que si vas a viajar en autobús de una ciudad a otra, y me refiero a trayectos largos, súbete en el autobús de los primeros, pase lo que pase, aunque no tengas billete, da igual. Tú súbete… porque señoras y señores, como te quedes el último, vas a ir de pie un ratito. Nosotros tuvimos que ir de pie una hora en el autobús nocturno desde Zadar hasta Dubrovnik (7 horas de viaje), teniendo nuestro billete y todo, ¿ehh?  Pero da igual, ahí suben a todo el mundo que quepa y si hay que ir de pie, se va de pie hasta que alguien se baje. Y no os creáis que estoy hablando de un bus de línea con espacio para ir de pie, no, no… en el pasillo, en la escalera, en el baño… etc… y que da igual que montes un pollo porque el autobusista va a hacer como si no te entendiera, y como seguramente el pollo no lo puedas montar en croata, pues te aguantas, básicamente.

Aparte de estas pequeñas lecciones que aprendimos, los 11 días  que pasamos de ruta por Croacia fueron maravillosos. Casi a día por ciudad, pasamos por Pula, Zadar, Petrcane, Dubrovnik, Hvar, Korcula y Split. Todas y cada una diferentes una de otras, preciosas, baratas (menos Dubrovnik y Hvar) y llenas de color, vida y cosas que ver. Agua cristalina a una temperatura estupenda en las playas  (¡Oh! ¡Se me olvidaba! Llévate gafas y tubo. ¡No te arrepentirás!), cielo azulísimo, pueblos viejísimos, rurales, tradicionales  y muy bonitos, edificios antiguos, fortalezas,  grutas escondidas… la gente es súper amable, y la comida, mediterránea, fresca y deliciosa. Sin duda recomiendo las doradas en los restaurantes. Parece que van a saltar del plato.

Si hay algo de lo que nos arrepentimos en Croacia, fue de no alquilar un coche… todos sabemos que en verano, y en un sitio que no conoces, es un rollo tener que estar esperando el autobús, buscar la parada, saber dónde te tienes que bajar, volver…  hay muchos sitios de alquiler de coches repartidos por todas Croacia… de hecho puedes alquilar uno en todos y cada uno de los aeropuertos. Lo echamos de menos para poder movernos con total libertad, aunque todo hay que decirlo, los viajes en barco y autobús también tuvieron su encanto y el transporte no es excesivamente caro (de la gasolina no tengo ni idea)

Sin duda es un destino que recomiendo, y al que volveré sin duda, porque he visitado sólo 7 ciudades… y Croacia es muchísimo más que sólo eso. Tiene lugares en el interior llenos de magia y completamente vírgenes, tiene más islas, más playas aún más escondidas y muchísimo más a lo largo y ancho de todo el país, que yo, personalmente, que no me quiero perder.

Agradecemos de nuevo a Cecilia la elaboración de este artículo para 3viajesaldia. Podéis seguir leyendo sus experiencias de viaje por Croacia y otros destinos en su fantástico blog www.mundodeviajes101.com. ¿Tú también quieres escribir sobre algún destino o viaje? ¡En 3viajesaldia estaremos encantados de publicarlo!
sidebar:ciudad:dubrovnik

Continúa leyendo la serie 'Viaje a Croacia'Viaje por CroaciaLa estatua de Josip Jelačić  

#croacia#dubrovnik

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios
  • Yo he estado en Croacia en verano de 2010 y tengo que decir que los precios son prácticamente iguales que en España… Ya no sólo en Dubrovnik, que es la ciudad más cara de todas, si no que también cosas como el carburante (1€ x litro), o comer en cualquier pueblo, por pequeño que sea, tiene precios de destino turístico de primer orden.

    Los hoteles también están a precio de costa española. Incluso en los súper no encontraréis grandes diferencias con los precios de aquí… Me sorprendió sin embargo Zagreb, la capital, que sí que está un pelín más barata en precios que el resto –aunque no demasiado–.

    De todas formas, todos los servicios que pagamos en Croacia fueron de calidad, con lo que no ‘duele’ tanto pagar según qué precios 🙂

  • Hola Cecilia,

    Todavía no he tenido la suerte de visitar Croacia pero tu artículo me ha encantado. De hecho hace tiempo que me ronda la cabeza visitar este país, tal vez debería darme prisa, antes de que todo esté plagado de turistas.

    Muchas gracias por toda la información, muy útil.

    Un saludo,
    Sonia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *