Qué ver en Amsterdam IV

En el primer artículo de esta serie hablamos de cómo llegar a Amsterdam y de su centro neurálgico, la Plaza Dam. La segunda parte fue más cultural y hablamos de museos e iglesias sin olvidarnos de una de sus grandes atracciones históricas, la Casa de Ana Frank. En la tercera parte vimos algunas de las consecuencias de la reforma protestante y visitamos algunos de los mercados callejeros de Amsterdam. Ahora toca el turno de Chinatown y el barrio más popular de la capital, ¿adivináis cúal es?.

Comenzamos nuestro recorrido en uno de los lugares que visitamos en el anterior artículo la Plaza Nieuwmarkt. Detrás de la Casa del Peso, The Waag, sale una calle que nos introduce directamente al Chinatown de Amsterdam. Por tamaño no es ni mucho menos comparable a Canal Street de Nueva York pero tiene su encanto. En la calle Zeedijk un edificio destaca sobre el resto, se trata del templo budista Fo Guang Shan He Hua. Su entrada es gratuita aunque la verdad no hay mucho que ver en su interior, eso sí, quizá os pidan que os suméis a su causa como excusa para sacaros los cuartos.

Templo Fo Guang Shan He Hua
Templo Fo Guang Shan He Hua

El resto de Chinatown apenas es otro par de calles saturadas de restaurantes y de olores extraños que, personalmente, en nada recuerdan a algo que sea comestible.

Y por fin llegamos al momento que los más viciosillos estábais esperando. Cruzamos el Barrio Chino en apenas tres minutos para llegar al Barrio Rojo (Red Light District), con mucho la zona más visitada de Amsterdam. Para los pocos que aún no lo sepan la prostitución está regulada en Holanda siendo legal bajo determinadas circunstancias. Las prostitutas como trabajadoras están obligadas a contratar seguro médico y pagan impuestos al estado.  En el siglo XVII para venderse mejor empiezan a aparecer vitrinas en esta zona de modo que ofrecían sus servicios desde la ventana de su casa.

Barrio Rojo
Barrio Rojo

El “espectáculo” de verlas expuestas en escaparates es algo que choca a primera vista. Servidor es bastante liberal y a pesar de que sabía de que iba el tema no dejé de sorprenderme, incluso sentí cierta incomodidad. El Barrio Rojo se encuentra en pleno centro de Amsterdam a escasa distancia de la Plaza Dam y nunca drogas y prostitución han sido más evidentes. Bien es cierto que esto no es exclusivo de Amsterdam ya que Coffee Shops hay en todo el país y cabinas en otras ocho ciudades aunque el número se mantiene controlado por ley.

Barrio Rojo
Barrio Rojo

El Barrio Rojo también cuenta con numerosos pubs, sex shops y salas de espectáculos eróticos que hacen de él una enorme tentación pecaminosa abierta las 24 horas del día. Sí, en vuestro paseo matinal os encontraréis con mujeres ofreciendo sus servicios. La calle que concentra mayor número de locales es Warmoestraat si bien en todos los callejones encontraréis lo mismo.

La Condonería
La Condonería

Siento que esta parte no sea rica en fotografías pero debéis saber que sacar la cámara está mal visto y mantenerla en su funda es una ley no escrita que conviene respetar. Según en que lugar podéis encontraros con que un señor muy grande y con cara de pocos amigos que os la arranque de la mano. Así que nada de fotos a los “escaparates”.

Por último vamos a tratar la otra gran “industria” de la ciudad, la venta y consumo legal de Cannabis (marihuana, hierba o como la queráis llamar). Aunque no exclusiva de Amsterdam, ya que la ley lo permite en todo el país, la concentración de Coffee Shops es especialmente alta aquí dada la afluencia de visitantes. Estos locales pueden servir bebidas y comida como cualquier bar normal aunque con la particularidad de que la venta de alcohol u otras drogas está prohibida.

Coffee Shop Red Light Bar
Coffee Shop Red Light Bar

Coffee Shop The Bulldog
Coffee Shop The Bulldog

Advertencia en la puerta de un Coffee Shop
Advertencia en la puerta de un Coffee Shop

Y con esto finalizamos la última parte de esta serie de artículos sobre Amsterdam. Como podréis suponer nos hemos dejado muchas cosas en el tintero aunque esperamos que os pique el gusanillo y descubráis Amsterdam por vosotros mismos. Sabed que durante la narración hemos saltado de un lado para otro sin seguir una ruta definida. Aquellos que quieran seguir nuestros pasos deberán reservarse al menos cuatro días que es lo que nos ha llevado a nosotros recorrer todos estos lugares. Bueno quizá alguno más si no sois muy deportistas.

sidebar:ciudad:amsterdam

Continúa leyendo la serie 'Qué ver en Amsterdam'Qué ver en Amsterdam IIILa casa de Ana Frank de Amsterdam  

#Amsterdam#chinatown#holanda#Plaza Dam

Publicado por Txemi

Por el momento ha viajado a 32 países y vivido como expatriado 18 meses en Inglaterra y casi tres años en Holanda. No es extraño toparse con él en cualquier aeropuerto y es un gran "fan" de las aerolíneas a las que adora con devoción. También puedes seguir a Txemi en "las afueras de Bilbao" // txemivirtual.com
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *