Babilonia: mito y realidad, exposición en el British Museum de Londres

Si tenemos previsto visitar Londres, todavía estamos a tiempo (hasta el 15 de Marzo de 2009) de disfrutar, en el British Museum, de una de las exposiciones más completas que se hayan organizado jamás sobre la antigua ciudad de Babilonia.

Babilonia: mito y realidad es una ambiciosa exposición que gira en torno a la historia y el mito de Babilonia, ciudad legendaria y una de las más relevantes de la Historia, que languideció tras más de 3000 años de brillar con luz propia pero que dejó una impronta imborrable en la cultura y costumbres de la humanidad.

La exposición londinense es la tercera de una serie de exhibiciones europeas en las cuales el museo del Louvre, el museo de Pérgamo de Berlín y el propio British Museum han compartido sus tesoros mesopotámicos. Las dos primeras exposiciones cubrieron el espectro total de la historia de la región de Mesopotamia, sin embargo, el Museo Británico se ha desmarcado decidiendo concentrar su exposición en una época muy concreta: los 43 años correspondientes al reinado de Nabucodonosor II (605-562 AC), en la Babilonia tardía. Este periodo fue sin duda uno de los de mayor brillo y esplendor de la urbe, y su memoria perduró y contribuyó decisivamente a la imaginería y fantasía sobre Oriente Medio para cristianos, musulmanes y judíos.

La exhibición pretende jugar con mito y realidad a partes iguales. La Babilonia de la realidad –gracias a las evidencias materiales reveladas en las excavaciones del siglo XIX, pero sobre todo después de que los expertos hayan podido descifrar y estudiar en el siglo XX las escrituras cuneiformes en las miles de tablillas de barro que se desenterraron en la zona– es confrontada con el mito en cada una de las salas de la exposición, ese mito negativo que fue alimentado por el cristianismo y la imaginación medievales, y que lamentablemente ha perdurado durante 2500 años, hasta nuestros días. Pero también hay ocasiones en que mito y realidad van de la mano, con lo que se produce un interesante juego de contrastes.

Así pues, el visitante también descubre los avances tecnológicos revolucionarios que se dieron en la ciudad y la región mesopotámica: la rueda, la escritura, las primeras leyes, las matemáticas… También se muestra lo avanzado del gobierno y la sociedad caldea, representados en su máxima expresión en Babilonia, que en contra de la creencia popular –transmitida por la Biblia– no era un centro de pecado y perversión, si no al contrario, se trataba de una de las primeras sociedades modernas, complejas y sofisticadas, con muchas más similitudes con las sociedades actuales de las que podamos imaginar.

Obras destacadas: qué no perderse

Entre finales del siglo XIX y principios del XX, varias expediciones alemanas exploraron el sitio de Babilonia (en la actual Irak) intensamente, con éxitos sonados como el hallazgo de la Puerta de Ishtar y parte de la Vía Procesional, aquella por la cuál desfiló Alejandro Magno en loor de multitudes el día que conquistó Babilonia, tras su capitulación. El Museo de Pérgamo de Berlín ha cedido paneles enteros de la Puerta de Ishtar, de intenso color azul y dorado, en donde podemos ver figuras como leones, toros y los enigmáticos grifos. Los grifos eran seres mitológicos con cabeza de serpiente, cuerpo de león y garras de ágila. Eran los animales sagrados del dios Marduk, a quien el gran zigurat había sido consagrado.

También encontraremos una tablilla cuneiforme con el listado de todas las plantas que se emplearon en los jardines reales de Babilonia en la época de Nabucodonosor II. Este tipo de documentos son los que han permitido redescubrir una sociedad que fue olvidada durante milenios. Afortunadamente, desde tiempos de los sumerios, en mesopotamia se inventariaban todas las actividades de la sociedad mediante la escritura. Incluso se han encontrado tablillas en donde los aspirantes a escriba, a menudo en su niñez, practicaban y perfeccionaban la técnica de escribir con punzón en las tablillas de barro, que posteriormente se secaban al sol.

Berlín ha cedido también magníficas pinturas y planos con interpretaciones de cómo fueron la Puerta de Ishtar, la Vía Procesional, así como maquetas detalladísimas de cómo fue la Babilonia de la época. Se trata de obras creadas hace 100 años por prestigiosos estudiosos, como el arqueólogo Robert Koldewey y su equipo.

El Museo Británico contribuye por su parte con algunas de las más importantes tablillas cuneiformes de la época. Podremos contemplar el escrito sobre la conmemoración, en gran detalle, de la reconstrucción de los distritos sagrados por parte de Nabucodonosor II. También está un ‘mapa del mundo’ en arcilla, el más antiguo conocido, en donde se muestra a Babilonia en el centro del globo, rodeada de mares. Junto al mapamundi, podremos contemplar la tablilla que describe la creación del universo por parte del supremo dios Marduk.

Otra de las más famosas piezas expuestas en el British Museum –de manera permanente– es el Cilindro de Ciro, insertado en la base de un zigurat tras la conquista persa de Babilonia, en el 539 AC. Se trata de una narración propagandística en donde Ciro el Grande explica cómo fue obligado a invadir Babilonia para proteger los derechos humanos de sus habitantes. Esta conquista supuso el declive definitivo para Babilonia, tal y como había sucedido anteriormente con Nínive –capital del no menos legendario rey Asurbanipal–, que sucumbió definitivamente tras la conquista de Nabopolasar, padre de Nabucodonosor II. Este cilindro está a la altura de otras obras legendarias expuestas en el museo londinense, como la Piedra Rosetta.

Además podremos apreciar el detalle de otras tablillas que narran la construcción del Zigurat de Babilonia (la famosa torre de Babel bíblica), junto con sus medidas –tenía una altura de 70 metros, como la catedral de St Paul de la misma Londres–, acompañado de una fantástica maqueta del Zigurat, proveniente del museo de Pérgamo.

Después, como parte del mito, encontraremos obras más o menos contemporáneas que tratan la ciudad bíblica, siendo la más famosa de ella la espectacular pintura de Pieter Bruegel el Viejo, en el siglo XV. Esta pintura es todo fantasía, mostrando un Zigurat tan improbable como fascinante.

Resumen de las obras más destacadas de la exposición

La exposición Babilonia: mito y realidad finaliza con imágenes más modernas, a la par que desagradables: se muestran los intentos de Saddam Hussein de establecerse iconográficamente como el nuevo Nabucodonosor II, así como los terribles daños que la ocupación norteamericana de Irak ha provocado a las ruinas de Babilonia desde 2003. Un triste epílogo para una fantástica exposición en todos los sentidos.

Precios y horarios
Tickets:

  • Adulto £8.00
  • Estudiante £7.00

Horario:

  • De lunes a jueves: 10h a 17.30h (última entrada a las 16.20h)
  • Jueves a Sábado: 10 a 20.30h (última entrada a las 19.20h)

Babilonia: mito y realidad estará expuesta en el Museo Británico hasta el 15 de Marzo de 2009.

Exposiciones relacionadas
– A display of work by artists from Iraq and Syria.
Sala 34, entrada gratuita

– Coins from the mint at Babylon
Sala 68, entrada gratuita

– Mesopotamia, 6000 – 1500BC
Sala 56, entrada gratuita

– Mesopotamia, 1500 – 539BC
Sala 55, entrada gratuita


sidebar:ciudad:londres

#antigüedad#babilonia#British Museum#Europa#Historia#historia_antigua#Londres#museo-britanico#museos#obras_de_arte#que-ver-en-londres#Reino Unido

Escrito por Manuel Aguilar

"Una frontera no es más que la separación entre la locura de unos y la de los otros."
8 comentarios
  • Tiene que ser una exposición expectacular. Ya he visto por separado lo que tenía el Museo Británico y El de Pérgamo, y la verdad es que merece mucho la pena. Las puertas de Ishtar son impresionantes :p

  • Opino lo mismo que Logos, las Puertas son espectaculares. Las vi esta Navidad en Berlín y quedé anonadada. Me gustaría saber cómo hacer para estar al día de lo que estás publicando porque con esto del blog me lio un poco, te encontré por casualidad buscando a Lady Jane y me gusta lo que escribes quea además últimamento estoy descubriendo en directo, como la “leona herida” que vi en el British hace una semana. Saludos

  • Hola Manuel, leí tu artículo de la Puerte de Ishtar, me gustó mucho, soy arquitecto y maestro de arte. Las fotos son geniales.

    Saludos desde México

  • Los animales alados se llamaban Shêdu. Eran espíritus protectores similares a los lamassu, que se representaban, por parejas, en la entrada de las ciudades, de los templos y de los palacios para repeler a los espítitus maléficos y a los enemigos.
    Saludos. Lola

  • yo quede impactada con las puertas de ishtar,me gustaria conocer mas ,como llegaron ,donde estaban emplazadas,en fin cualquier dato me seria de utilidad gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>