Ruta en La Moskitia: costa, sabana y selva (II)

La exuberancia de su vegetación y el aislamiento que han logrado mantener sus habitantes, ha convertido a La Moskitia en un destino de ecoturismo en auge. Aún no está explotada en este sentido, y la mayoría de agencias que operan en la zona apenas llevan 3 años organizando instalaciones y circuitos para facilitar el acceso a los extranjeros que quieren conocer la zona.

La Moskitia (Belen) @3viajes
La Moskitia (Belen) @3viajes

Como decíamos en el anterior artículo, La Moskitia se divide en tres zonas muy diferenciadas, la costa, la sabana y la selva.

La llegada en avión se realiza en Brus Laguna, una de las poblaciones principales desde donde iniciar el ascenso por Río Plátano. Si se necesita comprar algún producto de primera necesidad o bebidas tipo refrescos (el agua potable está garantizada en el resto de paradas del circuito), hay que comprarlas en los pequeños comercios de Brus Laguna. De esta población se abastecen también la mayoría de pueblos asentados a lo largo del río.

Mapa de La Moskitia
Mapa de La Moskitia

Yamary, la sabana de los felinos y los cocodrilos

Para conocer la sabana, un paisaje muy curioso a las puertas de la frondosa selva, las ‘Cabañas Yamari Savannah’ son una excelente opción. Yamari es el nombre de un árbol y del monte que predomina en esta zona, por eso se ha tomado prestado para el pequeño asentamiento con alojamiento para viajeros.

Sabana en La Moskitia @3viajes
Sabana en La Moskitia @3viajes

Es costumbre que un hombre viva permanentemente en estos asentamientos para cuidar, en este caso, de las instalaciones, pero también del ganado de la zona. A estos hombres se les llama ‘guachiman’ (Una adaptación fonética del inglés ‘Watch men’). Y es que en La Moskitia tanto la cultura como el idioma inglés ha influido de manera importante, debido a la relación con los piratas ingleses y más tarde al asentamiento en la zona de misioneros anglosajones.

En Yamari, el paisaje es predominantemente de un tono pajizo, salpicado de palmeras que se secan en la temporada de verano. En estos parajes viven felinos que atacan al ganado y además de un importante número de aves, los cocodrilos son los dueños del río en este área. Aunque de día permanecen ocultos, es relativamente fácil verlos por la noche debido al brillo de sus ojos, al acecho de posibles presas. Estos reptiles suelen salir al atardecer a cazar, por eso, para realizar una salida de avistamiento es recomendable ir cuando la noche ya ha entrado y están más tranquilos.

Las Marías, en plena selva

Las Marías (La Moskitia) @3viajes
Las Marías (La Moskitia) @3viajes

La Marías es la mayor población Pech de la zona y se encuentra a unas 5-6 horas río arriba de Brus Laguna. Aún así, no se trata de un pueblo con calles y las casas se encuentran alejadas unas de las otras, a excepción del hospedaje de la señora Otilia, junto al embarcadero, donde se concentran varias cabañas.

Una de las excursiones más populares desde Las Marías es la que visita los petroglifos río arriba. Debido a la poca profundidad del río, este tramo se realiza a planca, de manera que cada barca sólo puede llevar a dos viajeros más dos barqueros que hacen avanzar las barcas a base de la fuerza de los palos que clavan en el lecho del río. Es un recorrido difícil, sobre todo en los tramos donde la corriente es más fuerte. El recorrido resulta interesante no sólo por los petroglifos, misteriosas inscripciones en las rocas que datan de épocas remotas y se atribuyen a los indígenas Pech en la época coetanea a los mayas, sino por la frondosa naturaleza que se extiende en los dos márgenes del río y donde se pueden observar numerosos tucanes y otros animales autóctonos.

La Marías es una población originaria pech, aunque en la actualidad esta etnia está casi totalmente mezclada con los miskitos. Quedan aún algunos pech que se mantienen independientes de las poblaciones y conservan sus tradiciones, basadas en el nomadismo, la caza y la pesca, como modo de supervivencia. Algunas de estas familias viven en el interior de la selva y conservan rasgos indígenas más puros que los de los miskitos, fruto de la cohabitación de pech, esclavos negros liberados y europeos.

Frondosidad en La Moskitia @3viajes
Frondosidad en La Moskitia @3viajes

En La Marías el hospedaje de la señora Otilia está preparado para extranjeros, pero es básico. El barracón de las habitaciones está apartado y cuenta con habitaciones de dos camas con mosquiteras de muy reducidas dimensiones. En frente se encuentra la cabaña donde se sirven las comidas y donde se pueden rellenar las botellas de agua potable. Para la higiene no hay agua corriente, de manera que la ducha es una diminuta cabaña con un cubo de agua que se sube desde el río, si lo prefieres, también podrás bañarte en el río, como hacen la mayoría de los habitantes de La Moskitia.

Tito, niño de Las Marías (La Moskitia) @3viajes
Tito, niño de Las Marías (La Moskitia) @3viajes

Belén, la costa de La Moskitia

Belén es una extensión de Raista y ambas poblaciones se encuentran muy próximas. En Belén el mejor alojamientos para los viajeros se encuentra en las Cabañas Playa Pawanka, muy cerca de Ibans Lagoon.

Aunque la costa hondureña de las islas de la Bahía o Cayo Cochinos son Caribe puro, en esta zona de su costa atlántica, no debemos esperar playas paradisias de aguas esmeralda. La playas de Pawanka es una playa salvaje y con viento, donde, en algunas zonas, campa a sus anchas el ganado. Debido a la proximidad de las desembocaduras de las lagunas de Ibans y Brus, el agua tiene un color marrón provocado por los sedimentos que arrastra el río hasta el mar.

La zona de Belén y Raista está expuesta a los huracanes que azotan la zona, por lo que las construcciones tienen un aire de continua temporalidad, como si sus habitantes no quisieran asentarse del todo, ante la próxima llegada de la tormenta tropical que se llevará sus casas (de nuevo). En este área también es muy visible el trabajo de concienciación que se está realizando respecto al Sida y la creación de infraestructuras para la higiene, como la construcción y potenciación del uso de letrinas.

Incluso la cultura local parece encontrarse en un periodo de autobúsqueda y conservación. Por eso, en Belén y Raista se han creado recientemente grupos de danza que recuperan los bailes de sus ancestros y que se muestran a los visitantes en improvisadas reuniones alrededor de una hogera en la playa. Y… ¡todos a bailar!

Bailes en Belen (La Moskitia) @3viajes
Bailes en Belen (La Moskitia) @3viajes
Continúa leyendo la serie 'Viaje a Honduras'Ruta en La Moskitia, la ‘pequeña Amazonas’ hondureña (I)Cayo Cochinos y su ritmo garifuna  

#honduras#norteamerica#selva

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *