Kapuscinski

Dice el maestro Kapuscinski, en uno de sus grandes clásicos sobre Africa, Ébano, que lo primero que llama la atención nada mas llegar aquí es la luz, la claridad, el sol. Yo añado el calor. Son dos variables que te hacen saber indudablemente que has llegado al continente. Nuestro termómetro marca hoy 50 grados centígrados y en la misión nos hemos propuesto hacer un seguimiento de la temperatura a lo largo de la próxima semana, ya que las previsiones marcan todavía un mayor incremento a lo largo de los próximos días. Un clima extremo que en Chad se divide en tres franjas: el desierto del Sahara al norte, que ocupa un 40% del país, la sabana del Sahel en el centro, con una estación seca y otra de lluvias, y el trópico al sur, con un calor húmedo cercano ya al selvático de Camerún en la frontera oeste del país.

Chad Africa 0307 - 021.jpg (c) WickyEdwards
Chad Africa 0307 - 021.jpg (c) WickyEdwards

Chad, uno de los países más pobres del mundo. Con más de 10 millones de habitantes, es el quinto país con mayor superficie en Africa (después de Argelia, Libia, Sudán y Congo-Kinsasha) y actualmente ocupa el puesto 171 entre los 175 países con mayor precariedad en los rankings internacionales. Esperanza media de vida: 46 años, tasa media de analfabetismo: 74%, según los últimos datos disponibles de UNICEF. Principal causa de mortalidad: la malaria, al contrario de lo que pudiera apuntar a la hambruna o al VIH, que también están ampliamente extendidos entre la población. La mujer chadiana: una gran olvidada de la sociedad, su principal actividad: dar a luz y cuidar a los niños y dedicarse a la agricultura y a las tareas domesticas en los poblados, en su mayor parte en la franja subsaheliana del país. La convivencia entre musulmanes y cristianos: la gran asignatura pendiente de Africa en pleno siglo XXI.

Continúa leyendo la serie 'Viaje a Chad y Etiopía'Llegada a la MisiónLalibela, en busca de la civilización perdidaMi última noche en Chad  

#chad#etiopía

Publicado por Doris

Muchas cosas no se pueden averiguar pensando, hay que vivirlas (Michael Ende)
1 comentario
  • Seguimos tus noticias, Doris, pero las inclemencias del tiempo, el calor, y los imprevistos hacen parte de la vida y de tus viajes. Las bonitas experiencias están en los encuentros donde se comparte con las personas. buen peregrinar. Alex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *