Fika, la cultura del café en los países nórdicos

Fika, la cultura del café en los países nórdicos

Si pensamos en culturas en donde el café está muy arraigado, nos vienen a la mente países como Italia, con su consumo de café exprés. Imaginamos bares romanos o milaneses de barras muy concurridas, sin mesas, donde hay un continuo transitar de raggazzi que piden ristrettos y se los beben en cuestión de segundos, cargando la pilas para volver al trabajo. También imaginamos un delicioso café en Viena o, porqué no, en Salzburgo, donde el brebaje negro es servido en un ambiente sofisticado y con decoración art-decó, se toma pausadamente y suele venir acompañado de algún delicioso pastel y unas notas de música clásica de fondo.

fika en sueco

Puede que Suecia no disfrute de fama internacional respecto al café, y sin embargo tiene su propia variante de esta deliciosa tradición: se llama fika, es muy popular en los países nórdicos y se trata de la excusa perfecta para desconectar del trabajo y relacionarse con los demás.

FIKA y los pasteles que lo acompañan

El Fika sueco comparte muchas características de una tradición que se repite en tantos y tantos otros países –en España lo llamamos ‘ir a tomar un café’, en Turquía y Marruecos estaríamos hablando de tomar té —Çay–, etc.–. Aún así, Fika tiene sus particularidades. La propia palabra (pronunciada fii-ka) tiene su origen en una permutación de las sílabas de kaffi, la antigua manera sueca de nombrar al café. Hoy en día, fika se refiere tanto al propio producto (café) como a la acción de tomarlo, siempre en compañía de otros y tentado por pasteles, frutas o sandwitches ligeros que se sirven y se toman con cierta calma, en uno de los dos descansos laborales diarios no oficiales que se producen en Suecia alrededor de las 10h y las 15h.

Además de la pausa y la recuperación de energías, fika consiste también como decimos en disfrutar de la compañía de otros, en un ambiente tranquilo y relajado. Se suele cuidar mucho la ambientación mediante velas, adornos y una iluminación intimista que ayudan a descansar un poco los sentidos. Éste es uno de los aspectos que más me gustan de los cafés nórdicos.

Fika

Ligar haciendo un fika

Hay otra importante norma no escrita en la sociedad sueca por la cuál se acostumbra a quedar a hacer un fika con un potencial novio/a antes de abordar una cena en pareja, que es algo mucho más serio y formal para ellos. Así, durante el fika la conversación puede fluir algo más libremente, explorando los gustos del otro, sin la presión de estar ya ante el examen de la primera cita. Y para ayudar a evitar situaciones embarazosas, la norma establecida –y ésto es tanto si se queda para ligar como si no– es que tras hacer un fika cada uno paga su consumición.

Fika con amigos

Tanto si es para hacer una pausa en el trabajo como para quedar con amigos o para conocer al hombre/mujer de su vida, la costumbre de hacer un fika está tan extendida en los países nórdicos que es una de las razones por las que estos países están entre las regiones con más consumo de café per capita del mundo.

No os voy a engañar: después de escribir este artículo, me han entrado unas ganas irresistibles de volver a Estocolmo, Malmö, Copenhague o Roskilde a tomar un cafecito…

Fika

Saber más:

sidebar:ciudad:estocolmo

#café#cafeterías#finlandia#noruega#paises nórdicos#suecia

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *