Cata de vinos en Franschhoek Sudáfrica

Sudáfrica es el noveno productor de vinos del mundo. Franschoek es la ciudad insignia para visitar las mejores bodegas de vino de Sudáfrica. Aunque la ciudad en sí nos pareció un poco artificial, el lugar merece la pena para ser visitado por la belleza del valle como por las modernas fábricas que producen el vino sudafricano que nos permitirán hacer catas de vino para terminar comprando botellas o cajas de vino. Las variedades más plantadas en Franschhoek son el Chenin Blanc, Sauvignon Blanc, Colombard, Chardonnay y la Syrah.

Vistas de Franschhoek
Vistas de Franschhoek

Para ponernos en contexto y entender por qué en Sudáfrica se hace vino, nos tenemos que remontar al 1688. En esa época, este valle sudafricano fue el refugio de 176 hugonotes franceses que escapaban de la persecución protestante en Francia. Estos franceses expertos en vinos, traían consigo cepas de viñedos franceses, así que al llegar ala fructífera tierra de Franschhoek empezaron a plantar las cepas. La zona dominada por los holandeses que controlaban el sur de África era conocida como la esquina de los elefantes, pero a partir de la llegada de los Hugonotes se pasó a llamar la esquina de los franceses que es su actual nombre pero en Afrikans, Franschhoek. Las primeras granjas que se establecieron en Franschhoek fueron La Motte, La Cotte, Cabrière, Provence, Chamonix, Dieu Donné y La Dauphine, la mayoría de las cuales actualmente aun están en Franschoek y se pueden visitar. Para rememorar este origen hugonote, en uno de los cruces del final de la ciudad se puede ver el monumento dedicado a los Hugonotes.

Monumento a los Hugonotes
Monumento a los Hugonotes

Dentro de nuestro viaje por Sudáfrica, la idea era conducir desde Ciudad del Cabo a Cape Point y luego conducir hacia Franschhoek, estar un par de noches y luego ir hacia la ruta de las ballenas. A tan solo dos horas de Cape Point o de Ciudad del Cabo (83 km), aunque con algunas complicadas intersecciones que no están indicadas se llega a Franschhoek. Como principiantes en el vino, lo primero que hicimos en Franschhoek era dejarnos aconsejar sobre qué bodegas debíamos visitar, si no tenéis ninguna preferencia como nosotros. En nuestro caso, preguntamos a tres personas y fuímos a las bodegas que nos aconsejaron las tres personas, que coincidían. En la mayoría de bodegas o vinaterías se puede degustar el vino, aunque en algunas (las más famosas) os harán pagar por probar el vino, algo que nosotros no quisimos hacer. Sin embargo, en todas las bodegas que visitamos, si nos gustó algún vino lo compramos, por deferencia a su simpatía y buena voluntad al enseñarnos las bodegas y dejarnos probar sus vinos.

Mapa de las bodegas de Franschoek
Mapa de las bodegas de Franschoek

Qué bodegas debemos visitar en Franschoek?

En nuestro caso personal, nos sugirieron las bodegas de Boekenhoutskloof como la bodega que es imprescindible, la bodega de Haut Espoir por sus vistas del valle, Chamonix por la belleza de la bodega (aunque es de pago), Möreson y Stony Brook, estas dos últimas no las visitamos porque no nos dio tiempo. Aunque, si tenéis tiempo, lo mejor es que visitéis el máximo de bodegas que podáis, pero vigilad si conducís! jejejeje

Bodega Boekenhoutskloof

Por mí, un sitio que es “obligatorio” visitar para los amantes de la syrah. En la vinatería Boekenhoutskloof el encargado nos hizo degustar seis vinos distintos, empezando por el Syrah Boekenhoutskloof, el Porcupine Ridge Sauvignon Blanc que era un vino joven, el Porcupine Ridge Viognier Grenache Blanc, el Porcupine Ridge Cabernet Sauvignon que para nuestro gusto era demasiado joven pero con un buen sabor a barrica, el Porcupine Ridge Syrah Viognier que era muy bueno y finalmente el Chocolate Block que es el vino de moda en Sudáfrica y que hemos podido ver en vinaterías de Amsterdam. En esta bodega compramos cuatro botellas de Chocolate Block a R150 cada una.

Degustando el impresionante Chocolate Block en Franschhoek
Degustando el impresionante Chocolate Block en Franschhoek

Bodega Haut Espoir

La siguiente bodega que visitamos fue la de Haut Espoir, allí probamos diversos vinos de Shiraz. El que más nos gustó fue el Syrah 2006 y compramos una botella. En esta vinatería nos atendió un joven trabajador de la finca que se encargaba de controlar la calidad del vino, y con él hicimos una visita por las bodegas viendo las barricas donde había el vino. La bodega de Haut Espoir al ser unas bodegas muy modernas (la última bodega era del año 2000) no tenían ningún tipo de interés, pero las vistas desde las bodegas que se encuentran elevadas son muy bonitas y recomendables.

Nuestra última parada fue en la bodega Chamonix, que es muy bonita ya que parece una cueva en la montaña. El interior es muy rústico y tenían un fuego para calentar el ambiente. En esta bodega nos dijeron que debíamos pagar para hacer una cata de vinos y eso nos echó atrás, así que no pudimos probar ninguno de sus vinos.

Dónde comer en Franschoek

Los restaurantes en Franschhoek todos son de buena calidad, así que no habrá problemas por encontrar uno de vuestro agrado si llegáis a una hora correcta. En nuestro caso llegamos a Franschhoek por la noche y teníamos pocas posibilidades para elegir, así que como no nos apetecía hacer una barbacoa para cenar fuimos a comer a la pizzería Col’Cacchio, con pizzas muy buenas y una gran selección de vinos locales.

El restaurante Reubens era el restaurante más recomendado de la zona por casi todo el mundo si comentabas que tenías que ir a Franschhoek, desde unos amigos en Ciudad del Cabo hasta por los propietarios de la Guest House dónde dormíamos. Sin embargo, el día que cenamos en Franschhoek estaba cerrado por descanso así que no lo pudimos probar.

Dónde dormir en Franschoek

En Franschhoek dormimos en la AginCourt Guest House, una agradable casa estilo bed&breakfast con unos propietarios ingleses muy simpáticos que habían dirigido otros bed and breakfast por el mundo, incluyendo Mallorca. La casa tenía unas vistas de las valles vinícolas de Franschhoek muy bonitas, con piscina y habitaciones sencillas pero muy confortables. El desayuno era muy bueno! Nos comentaron los propietarios que éramos los primeros visitantes españoles en su Guest House… siempre es interesante ser pionero 🙂

sidebar:ciudad:franschhoek

Continúa leyendo la serie 'Viaje a Sudáfrica'Ciudad del Cabo: El Cabo de la Buena Esperanza y Cape PointLa costa de las ballenas de Sudáfrica  

#africa#bodegas#Sudáfrica#vino

Publicado por Marc

"Seamos realistas y hagamos lo imposible". El Che Guevara
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *