Nuevo diseño, nuevo 3viajes

Nuevo diseño, nuevo 3viajes

Hace unos días aplicamos un lavado de cara profundo a nuestro blog, y aunque el aspecto de una web en parte refleja los valores y filosofía de quienes hay detrás, quizá no esté de más explicar nuestros motivos para aplicar este cambio. Hablamos tan pocas veces de nosotros (para ser un blog), que puede que ya tocara hacerlo de nuevo.

Después de ocho años de vida del proyecto 3viajes es evidente que han pasado muchas cosas, y hemos ido evolucionando junto a la blogosfera, la industria del turismo y también a nivel de equipo. Lejos quedan los primeros años en que Silvia, Marc y yo mismo publicábamos a diario con toda la ilusión del mundo y sin mirar más allá de nuestras narices. Atrás queda también la época en que Doris y Txemi se sumaban al equipo de editores y empujaban para situarnos entre los blogs de viajes de referencia en el panorama español (en aquel momento). Era la época en que las bitácoras comenzaban a tomarse en cuenta en el sector profesional y arrancaban las colaboraciones con oficinas de turismo y marcas. Vivimos el comienzo de los primeros blogtrips (curiosamente, parece que hablamos de décadas atrás, y no han pasado ni cinco años). Conocimos a muchísima gente del sector que hoy consideramos amigos, ayudamos a fundar la primera agrupación de blogs de viajes (Travel Inspirers) y hemos continuado asistiendo a muchos TBM, FITUR y eventos de turismo.

Por aquel entonces, yo incluso me atrevía a pontificar sobre cómo llevar un blog de viajes (¡cosa que ahora ni se me pasaría por la cabeza!), nuestras visitas subían como la espuma y comenzábamos a tener unos ingresos interesantes con las afiliaciones y la publicidad de Google Adsense. Estábamos totalmente volcados en las redes sociales (bueno, básicamente en Twitter) y no parábamos de viajar, asistir a eventos y blogtrips. Fueron años apasionantes, para qué negarlo, y también fue una época de adolescencia y juventud para 3viajes: todo era prácticamente nuevo ante nuestros ojos, las oportunidades se contaban por miles y las novedades y las semanas desfilaban muy deprisa.

Como veis, estoy hablando del pasado y nada todavía sobre el nuevo diseño de 3viajes y su futuro. Como decía, si ya vemos la adolescencia y la juventud en el retrovisor es porque ahora estamos instalados en la época de madurez de 3viajes. Lo bueno de la madurez es el conocimiento de uno mismo y la experiencia acumulada, lo jodido es que cada vez cuesta más mirar las cosas con ojos nuevos. Ya no están Silvia, Marc, Doris ni Txemi, pues poco a poco otros proyectos pasaron a ocupar su tiempo. Ahora estamos Diana y el que escribe. Nuestro crecimiento en visitas no es tan espectacular como antes, y ya no andamos probando todos los sistemas de banners y afiliaciones que se nos presentan. De hecho, hay muchos e-mails con posibles oportunidades y colaboraciones que hemos dejado de responder, pues no podemos hacer nada con ellos y nos cuesta (me cuesta) responderlos mecánicamente. Se nos pasó la novedad de los blogtrips y ahora nos cuesta decir que sí a muchos de ellos, y curiosamente comenzamos a mirar los viajes personales con una ilusión redoblada y con cierta sensación de libertad.

Pasamos por una cierta fase de agotamiento con las redes sociales, para qué negarlo. Lugares virtuales en donde se pasa lista a diario y parece que cada vez se exige más levantar la voz para vender el producto de uno; y no siempre se trata de aparecer para vender, pero son lugares donde todo suena a marketing y las conversaciones reales cada vez escasean más. Ya no nos preocupan las métricas como antes, aunque percibamos esa competencia real y aunque sepamos que nuestro nombre aparece en varios rankings de blogs de viajes, con una clasificación al lado.

Quizá sea el momento de coger un poco de aire.

Personalmente soy muy optimista con el futuro de 3viajes, pues existe una motivación que, lejos de desgastarse con el uso, continúa más fuerte que nunca: nos apasiona contar historias de temática viajera a través de textos y fotografías, más incluso que el primer día y esa es la clave de todo, es el motivo por el que clicar en el botón ‘publicar’ sigue dándonos instantes de excitación y felicidad.

Y por eso, de alguna manera hemos vuelto a los orígenes y queremos centrarnos en lo más importante: en dar a nuestros artículos de viajes el máximo protagonismo posible. Fuera ha quedado la sidebar en el nuevo diseño, también de momento los banners. Hemos simplificado la interfaz al extremo para que sea lo más legible posible, cuidado las tipografías y aumentado el tamaño de las fotos. Hemos trabajado los aspectos responsive del blog para que se vea bien en todos los tamaños de pantalla.

Seguiremos esta línea, concentrándonos en hacer lo que más nos gusta: publicar artículos de viajes, e intentaremos ir recargando energías para seguir llevando el resto de las decenas y decenas de tareas que comportan trabajar un blog de viajes.

Esperamos que continuéis acompañándonos en este viaje algunos, y que sigáis encontrando nuestros artículos en Google la gran mayoría; será todo un honor para nosotros serviros un poquito del virus viajero que hace del mundo un lugar infinitamente interesante.

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios
  • Me encanta la franqueza y la autenticidad con la que hablas, y así es, las redes sociales agotan y a veces esa vorágine te aleja del origen del por qué se empezó lo que se empezó. La madurez ha llegado en todos los sentidos y veo un blog estupendo! Gracias por el trabajo que hay detrás (que no es poco) Os seguimos porque nos apasiona viajar y conocer.
    Curiosos insaciables! 😉
    un abrazo, Leticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *