Opuwo y las cascadas de Epupa en Namibia

Después de salir de Etosha Park en Namibia, no sabíamos qué pensar, habíamos visto durante tres días enteros los animales más bellos del planeta, el resto del viaje sería peor? qué nos encontraríamos en Namibia. Sin embargo, no nos imaginábamos que Namibia es un país maravilloso no solo a nivel animal, sino de paisajes y habitantes. Desde Etosha Park conducimos hasta Opuwo, la ciudad del norte del país más grande.

Carretera a Opuwo en Namibia
Carretera a Opuwo en Namibia

Opuwo

Opuwo es la capital de la región del Kunene y es la ciudad de Namibia más cercana a la frontera con Angola. Aunque Opuwo fue declarada oficialmente ciudad en el año 2000, vive gente allí desde 1920. En 1990 empezó a llegar con normalidad el correo, la radio, la televisión y la telefonía, pero el banco más cercano estaba a 600 km. Actualmente, Opuwo tiene cuatro escuelas y un hospital regional en Namibia.

Nosotros nos alojamos en el camping del Opuwo Country Hotel, un espectacular ressort en la cima de un monte a media docena de kilómetros de Opuwo con unas instalaciones impecables y una piscina maravillosa.

Piscina de Opuwo en Namibia
Piscina de Opuwo en Namibia

Aunque el cámping no es tan perfecto porque no está nivelado, las instalaciones son nuevas y solo por poder usar la piscina merece la pena dormir en el hotel o su cámping.

Desde Opuwo se puede partir hacia distintos sitios. Una posibilidad es aventurarse hacia Ruacana, una zona al norte de Namibia junto al río Kunene. También es posible conducir hacia el paso de Van Zyl’s o bien bajar hacia Sesfontein o Puros. En muchos de estos caminos es imprescindible usar un jeep 4×4. El viaje que os contaremos ahora se puede hacer en coche normal, aunque hay caminos donde un jeep es más aconsejable.

Las Hereros y las Himba

La zona del norte de Namibia es el lugar del país donde es más fácil encontrar la mayoría de las tribus que habitan Namibia. Entre ellas destacan los Herero y los Himba, pero sobretodo destacan las mujeres de estas tribus.

Los Herero son una tribu de pastores que llegaron a Namibia hace unos 350 años desde el este de África y vivieron cerca del río Kunene. Actualmente hay unos 100.000 Herero en Namibia. Dentro de los Herero se diferencian distintos grupos también. Lo interesante de los Herero son los vestidos tradicionales de las mujeres Herero, vestidas con vestidos victorianos y un enorme sombrero con lo que parecen dos cuernos (en realidad representan los cuernos de las vacas, un animal muy importante para los Herero).

Mujeres Herero en Opuwo, Namibia
Mujeres Herero en Opuwo, Namibia

Los Himba son una tribu de pastores nómadas que habitan el norte de Namibia. Los Himba son descendientes de un grupo de Hereros muy antiguos. Los Himba (mujeres y hombres) visten poca ropa y en general esta es de piel de cabras. Las mujeres tienen minifaldas de piel de cabra y su piel está bañada con un barro ocre para protegerlas del sol y darles un color rojizo. Las mujeres Himba también tienen muchos collares y joyas, dependiendo de los regalos y riquezas de su marido. En general será fácil de encontrar Himbas más al norte de Etosha Park.

Epupa Falls

Desde Opuwo hasta Epupa Falls hay más de tres horas de camino muy pesado, unos 200 km. En la época seca una carretera sin asfaltar con mucho polvo y curvas te llevará hasta Epupa. En la época de lluvias, la Lonely Planet dice que esta carretera es complicada de transitar dado el nivel de lodo en según que lugar. Una recomendación para esta carretera es que llevéis ruedas de recambio y algo de comida y agua en caso que tengáis que esperar una grúa para que os rescate. No es necesario llevar un jeep 4×4 para hacer esta carretera, pero conducid con cuidado. Nosotros no tuvimos ningún problema, pero dado que no es una carretera muy transitada, mejor ir preparado. Para mí fue el tramo más pesado de conducir en todo el viaje en Namibia.

Poblados de camino a Epupa Falls en Namibia
Poblados de camino a Epupa Falls en Namibia

Durante las tres horas de camino se van cruzando poblados con Himbas, colegios y pequeños bosques hasta que se llega a Epupa fácilmente identificable por las palmeras en el camino. En Epupa hay tres cámpings y luego un pequeño poblado de Himbas con un supermercado y un bar. Para ver las cascadas hay un pequeño camino de 5 minutos.

Las cascadas de Epupa en el norte de Namibia
Las cascadas de Epupa en el norte de Namibia

Las cascadas de Epupa son unas pequeñas pero bellísimas cascadas que forman el río Kunene. Desde allí es posible hacer pequeños treckings o excursiones a montañas cercanas para ver la puesta de sol. Nosotros dormimos dos noches en el Omarunga Camp, el único cámping de la zona con piscina. El lugar está en la misma riba del río y tiene parcelas pequeñas con barbacoa. La gente del pueblo te vende leña para el fuego y también te preguntan si quieres que te limpien la ropa ellos por muy poco dinero. Desde el río Kunene es muy fácil ver cocodrilos y monos, sobretodo en la otra riba que pertenece a Angola.

Visita poblado Himba

Una de las actividades más famosas del norte de Namibia es visitar un poblado Himba. Hablamos con el dueño del Omarunga Camp y nos preparó una “excursión” con un guía Himba para visitar un poblado Himba por unos cuántos dólares. La visita al poblado Himba empieza conduciendo hasta el “supermercado” del pueblo de Epupa donde compramos comida para los Himba. Para visitar un poblado Himba se les debe pagar algo, pero los Himba prefieren alimentos y no quieren dinero (el ratio de alcohólicos es alto, así que sin dinero evitan podérselo gastar en el bar de Epupa). El guía decidió que debíamos comprar unos cuantos kilos de grano, cereales, cacao, café, entre otras cosas. La mujer del supermercado nos sacó la factura con un coste total de unos 20€. Nos enfadamos un poco con ella y el guía pero accedimos a pagar, al final no dejaba de ser una atracción turística.

Conducimos una veintena de kilómetros por la carretera que el día antes habíamos hecho y nos desviamos por un pequeño camino invisible. A los 5 minutos aparecíamos enmedio de un poblado Himba, estaba vacío. El guía empezó a gritar si había alguien en el idioma de los Himbas y las mujeres que había en el poblado se acercaron. Les dimos la comida que guardaron en una caseta llenísima de comida. Nos ofrecieron café o agua con cereales y empezamos a charlar con ellas. Eran muy simpáticas. Aparecieron los niños del poblado. El guía nos hacia de traductor. Las mujeres querían que nos hiciéramos fotos con ellas. Nos enseñaron una cabaña donde vivía la mujer de más años y nos explicó cómo vivían en el poblado. Los hombres estaban pasturando y solo volvían una vez por semana al poblado. Al final no sabía si todo eso era una coña para turistas o en realidad vivían en esas condiciones.

Mujer himba en Namibia
Mujer himba en Namibia
Dentro de la tienda himba de Namibia
Dentro de la tienda himba de Namibia
Mujer Himba con su hijo
Mujer Himba con su hijo

Después de visitar el poblado y ver cómo vivían los Himba nos acercamos a un cementerio de Himbas. El guía nos explicó las tradiciones y sobre la vida y la muerte de los Himba. Después volvimos al poblado de las Himba para recoger una mujer Himba que quería que la lleváramos a Epupa con su hijo pequeño que estaba enfermo. Accedimos, así le ahorrábamos andar unos 15km con un niño pequeño a 30 grados.

El resto del día lo dedicamos a explorar la zona de Epupa y descansar. Tanta carretera nos estaba machacando. Al día siguiente volveríamos a Opuwo y desde allí hacia Sesfontein así que teníamos también un largo camino.

La vuelta de Epupa a Opuwo la realizamos con otra mujer de Epupa y sus dos hijas. Debían ir al hospital a hacerse una revisión y nos pidieron si las podíamos acercar al hospital. Hay un autobús al día y de esta manera se ahorraban el dinero del autobús de ida.

En Opuwo paramos al supermercado a comprar algo de comida y a repostar gasolina. En las afueras de Opuwo hay dos supermercados, uno más desorganizado pero económico y otro más estándard pero más caro. Los dos supermercados están en la entrada de Opuwo junto las gasolineras. Opuwo es también uno de los puntos en el norte de Namibia donde hay gasolineras, así que aprovechamos para cargar los dos tanques de gasolina del coche. Nos quedaban muchos kilómetros hasta la próxima gasolinera (aunque menos de los que pensábamos).

Continúa leyendo la serie 'Namibia'El desierto rojo de NamibiaDamaraland en Namibia  

#Namibia

Publicado por Marc

"Seamos realistas y hagamos lo imposible". El Che Guevara
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *