De castillos y fortalezas, parte 2

De castillos y fortalezas, parte 2

Continuamos hablando de algunos de los castillos y fortalezas más remarcables del Reino Unido e Irlanda (ver parte 1, centrada en los castillos de Inglaterra).

En esta ocasión, visitaremos la fortaleza más emblemática del Reino Unido —La Torre de Londres—, y después nos asomaremos a Escocia, Irlanda y finalmente una fortaleza-isla muy particular, situada en Finlandia.

La Torre de Londres

La Torre de Londres es una fortificación defensiva construida a orillas de Río Támesis y fue oficialmente Palacio Real de Su Majestad aunque desde hace unos 500 años ningún soberano inglés vive en ella. Las primeras referencias que se tienen de esta construcción datan del siglo I cuando el Emperador Claudio ordenó construir una fortificación para proteger la ciudad romana de Londinium. Con el paso del tiempo, los sucesivos ocupantes fueron reformando y añadiendo edificios al complejo que cambió desde las iniciales construcciones romanas de madera hasta lo que la fortaleza es hoy en día.

Construida en 1078 por Guillermo el Conquistador, la Torre Blanca es el edificio más característico de la fortaleza, alberga en su interior entre otras cosas una armería y la capilla de San Juan Evangelista. Como dato histórico, la reina Isabel I estuvo presa aquí durante el reinado de su hermana María allá por 1554. La Torre de Londres ha albergado muchos más presos de renombre durante buena parte de su historia, y dentro de sus muros se han producido muchas ejecuciones, como la de la desdichada reina por 9 días, Lady Jane Grey.

La Torre Blanca, dentro de la Torre de Londres

Sin embargo, el lugar más interesante son los Barracones de Waterloo (Waterloo Barracks). Fuertemente custodiado por guardias reales, vigilantes y cámaras de seguridad, este edificio alberga las Joyas de la Corona Británica. Las pesadas puertas de la cámara acorazada dan paso a la mayor colección de alta joyería que jamás haya visto. Coronas, cetros y miles de objetos de oro. La colección completa está compuesta por 23.578 objetos en total. Sólo la corona de Isabel II contiene 2868 diamantes, 273 perlas, 17 zafiros, 11 esmeraldas y 5 rubíes.

Castillo de Edimburgo

Mucho más modestas son las joyas de la realeza escocesa, apenas una corona, una espada y un cetro que pueden visitarse en Edimburgo. Construido sobre un volcán en extinción durante el siglo XII, el Castillo de Edimburgo ha sido testigo de la historia de Escocia. Está situado en uno de los extremos de la calle más famosa de la ciudad, la Milla Real (Royal Mile). Desde su construcción ha sido residencia real hasta la Unión de las Coronas en 1603 cuando Jacobo VI, rey de los escoceses, ascendió al trono de Inglaterra y ambos reinos se vieron bajo el poder de un solo rey.

El Castillo de Edimburgo

Además de las joyas el castillo posee otros puntos de interés como la capilla de Santa Margarita, su parte más antigua, o el Memorial Nacional de la Guerra de Escocia, para mí lo más espectacular de todo. En su interior también podemos contemplar la Piedra de Scone, o “Piedra del Destino”, sobre la que se coronaban a los reyes escoceses. Como curiosidad, cada día a la una de la tarde los escoceses cumplen con la tradición de disparar el cañón de las trece horas.

En la explanada que da acceso al castillo cada año se organiza un evento muy especial para orgullo de los escoceses, se trata de la Military Tattoo, una exhibición musical a cargo de bandas militares de todo el mundo que realmente merece la pena ver.

Military Tattoo

Castillo de Stirling

Sin salir de Escocia nos vamos al lugar que vio como William Wallace derrotó a los ingleses en la batalla más importante en la historia de este país (Batalla del Puente de Stirling). Al igual que el de Edimburgo este castillo se encuentra sobre un penacho de origen volcánico. Aunque data del siglo XII la mayor parte de los edificios son del XV y XVI y las defensas exteriores son de principios del XVIII.

El Castillo de Stirling

Su estratégico emplazamiento fue probado en numerosas ocasiones. Tantos ataques dañaron seriamente el castillo. En el siglo XIX el castillo fue reformado para acoger al Ejército Escocés, dicho proyecto acabó con su imagen medieval aunque desde el siglo XIX el castillo afronta una extensa restauración para devolverle su imagen original.

Castillo de Dublín

Nos trasladamos a la vecina Irlanda para ver otra forma de conservar un castillo, esto es, ampliarlo hasta que se parezca poco al original aunque para ser justos la mala suerte también ha influido en su actual imagen. El Castillo de Dublín fue construido por el rey Juan de Inglaterra en 1204 tras la invasión normanda de Irlanda en 1169. El castillo comenzó como una fortificación con patio interior protegida por torres circulares en cada esquina del mismo. Durante la Edad Media los edificios fueron evolucionando y algunos más fueron añadidos. En 1673 un gran incendio devastó el castillo hasta tal punto que algunas partes tuvieron que ser demolidas. Hoy en día la Record Tower (1228-1230) es la única torre superviviente del original.

El Castillo de Dublin
Record Tower. Castillo de Dublín

Suomenlinna, la fortaleza-isla

Como guinda a este pastel cambiamos el inglés por el finlandés. En las afueras de Helsinki hay una fortaleza de lo más curiosa ya que para llegar hasta ella hay que salir en dirección al mar. A mediados del siglo XVIII los suecos comenzaron la construcción de una base militar que con el tiempo fue extendida hasta abarcar un total de seis islas. Desde el siglo XIX, bajo ocupación rusa, el complejo hizo las funciones de prisión y tras la independencia de Finlandia el lugar fue utilizado nuevamente como base naval. En 1973 pasó a manos del estado con excepción de una de las islas que sigue albergando una academia.

En Suomenlinna se encuentra una institución cuanto menos interesante y buena prueba de la mentalidad finlandesa, la Cárcel Abierta de Helsinki. Se trata de una penitenciaria en la que los presos, alojados en habitaciones individuales, tienen a su disposición cocina, sauna, TV y otra serie de comodidades de uso común. La idea es prepararles para la vida civil en vez de echarlos a la calle una vez cumplida su condena. No sé como está la cosa en otros países pero a mi esto me deja muy sorprendido. En estas “instituciones abiertas” los presos trabajan y reciben un salario por el que deben rendir cuentas a hacienda al igual que si reciben cualquier otra ayuda estatal, ¡cómo cualquier ciudadano libre!. Todo suena muy bonito pero creedme que conociendo a los finlandeses lo dicho no puede estar lejos de la realidad.

Fortaleza de Suomenlinna desde el ferry a Estocolmo en pleno febrero

La Unesco tiene a Suomenlinna en su lista de lugares Patrimonio de la Humanidad y es una de las atracciones más famosas de Finlandia.

***
Texto: Txemi Saiz
Fotografía: Txemi Saiz, Lawrence OP

Descubre con nosotros y Visit Britain las ciudades, pueblos y aldeas más bonitos de Reino Unido.

sidebar:ciudad:londres

#castillos#Europa#Guerras#Historia#inglaterra#medieval#monumentos#museos#Reino Unido

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *