La Catedral de Gloucester

La Catedral de Gloucester

En esta ocasión os traemos un artículo sobre una de las catedrales que personalmente más nos han gustado de todas las que hemos visto hasta ahora. Se trata de la Catedral de Gloucester, una ciudad situada al suroeste de Inglaterra junto a la frontera con Gales.

Muchas ciudades y pueblos con cierta historia comenzaron su existencia o se desarrollaron gracias a la construcción de una iglesia o una abadía. Con el tiempo entorno a ellas crecían núcleos urbanos de clase trabajadora. Si el desarrollo era lo suficientemente importante ésas, en su origen, modestas construcciones eran reformadas y ampliadas sucesivamente. Es por esto que a menudo nos encontramos con iglesias que mezclan varios estilos arquitectónicos distintos. El paso final era la designación como catedral en la que se mezclaban intereses religiosos y económicos alimentados por familias nobles.

Algo de historia

La presente Catedral de Gloucester nace como un pequeño monasterio fundado por el Príncipe Osric en el año 678-9. Poco se sabe de la comunidad que habitó el lugar durante los siguientes 400 años aunque parece probado que la Orden de los Benedictinos se instaló en Gloucester a principios del siglo XI.

Parece ser que tras la conquista Normanda (año 1066) el monasterio no pasaba por sus mejores horas. En 1072 el rey Guillermo I eligió a un monje llamado Serlo como abad. Éste consiguió enderezar el rumbo de la nave hasta el punto de que en el año 1089 comenzó la construcción de la iglesia de la Abadía de San Pedro (nombre de la época) y que oficialmente quedó terminada 404 años más tarde, en 1493.

catedral-gloucester-interior

La Abadía de San Pedro vivía su época dorada. Tenía muchas posesiones y estaba conectada con la realeza. En 1216 Enrique III con tan sólo nueve años fue coronado aquí y el rey Eduardo II se encuentra enterrado en ella desde 1327. Durante el siglo XV se emprendieron nuevas reformas que retocaron el lado oeste, la entrada sur, la torre y la actual Capilla de Nuestra Señora. En éstas llegó Enrique VIII y la Disolución de los Monasterios. La Abadía de Gloucester cedió al mandato real en enero de 1540. Un año más tarde la abadía se convirtió en catedral y fue la sede de la Diócesis de Gloucester.

catedral-gloucester-figuras

Los siglos XVI y XVII fueron muy turbulentos. En noviembre de 1554 se restauraba oficialmente el catolicismo en Inglaterra. La Reina María se lanzó a la tarea purificadora persiguiendo a los protestantes y, así, en 1555, John Hooper, obispo de Gloucester, fue quemado frente a su propia catedral.

Durante el gobierno de Oliver Cromwell la historia de la abadía pudo acabar en tragedia si hubieran triunfado los planes para demoler el edificio. Tras la restauración de la monarquía en 1660, la vida en Gloucester volvió a la normalidad. Desde entonces la catedral sólo ha conocido labores de restauración y conservación.

Paseo por el interior de la catedral de Gloucester

Al entrar por la puerta del lado sur nos encontramos en la Nave, un espacio en estilo románico del siglo XI cuya bóveda de crucería fue añadida durante una reforma del siglo XIII. Seguimos caminado hasta un pórtico que sostiene el órgano, que conserva su decoración original de 1665, para llegar al coro con el altar al fondo. Los bancos del coro son de 1350 y es aquí donde observamos el mayor contraste entre la zona románica y la gótica de los siglos XIV y XV. No podemos evitar mirar al techo y admirar el impresionante trabajo de los artesanos.

catedral-gloucester-dentro

El lugar es realmente alucinante no sólo por el colorido sino por soluciones técnicas que personalmente nunca había visto como son las dos columnas apoyadas sobre arcos en la zona del órgano.

En el lado oeste se encuentra el claustro, el espacio abierto donde los monjes tomaban el aire. Para acceder a él recorremos los pasillos cuya decoración nuevamente nos deja atónitos. Para completar el conjunto en el lado oeste del claustro se encuentran los lavatorios, una pila originalmente alimentada por agua corriente donde los monjes se lavaban a la hora de las comidas. Un lugar simple y cotidiano finamente adornado.

catedral-gloucester-claustro

Y con esto terminamos nuestro paseo por un lugar de obligada visita si estáis por la zona. No os defraudará. La entrada es gratis y el permiso para sacar fotos cuesta 5£ que merecen la pena pagar, eso sí, no os olvidéis de un buen trípode porque la iluminación es escasa. Como dato curioso algunas escenas de las películas de Harry Potter se rodaron en este lugar.

***
Texto: Txemi Saiz
Fotografía: Gary Ullah, Nick

Descubre con nosotros y Visit Britain las ciudades, pueblos y aldeas más bonitos de Reino Unido.

sidebar:ciudad:bristol

#arquitectura#catedral#catedrales#Europa#Harry Potter#inglaterra#Reino Unido

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *