Qué visitar en Helsinki (2)

Aquí terminamos nuestra visita a la capital de Finlandia. Si te perdiste la primera parte pincha aquí.

 

Dejamos la Plaza del Senado a nuestras espaldas y caminamos en dirección Oeste para adentrarnos en el distrito commercial. Helsinki   es   una  gran  ciudad  para   ir   de  compras,  tenemos  desde  centros comerciales  donde  se  puede  encontrar  de  todo  hasta  las  boutiques  más exclusivas donde no ponen precios  en  los  escaparates.  Llegamos entonces a una de las calles principales, Mannerheimintie, también repleta de tiendas. Subiendo  por  ella  se llega  a  un  edificio  alargado  que  resulta  ser  el Museo de Arte Contemporáneo Kiasma, fuente de cierta polémica ya que su imagen no encaja muy bien con el estilo neoclásico de la ciudad y, por tanto, no es del agrado de los todos finlandeses.

Museo de Arte Contemporáneo Kiasma
Museo de Arte Contemporáneo Kiasma

 

Justo enfrente se encuentra la sede del Parlamento (Eduskuntatalo). En 1924 se abrió un concurso para  su  construcción. El proyecto ganador, llamado Oratoribus, hechó a andar dos años más tarde para concluir  en 1931. La  inauguración  oficial  fue  el  7 de marzo del mismo año. En 1978  el  edificio  fue reformado para añadir una biblioteca  y  en  2004  se  le  añadió  un  bloque  de  oficinas. Los  fines  de  semana  se organizan visitas guiadas y los martes y viernes se puede asistir a las sesiones parlamentarias como público.

Parlamento (Eduskuntatalo)
Parlamento (Eduskuntatalo)

Un poco más al norte tenemos otra curiosidad que no debemos perdernos. Se trata de la Iglesia Temppeliaukio (Temppeliaukion kirkko), una iglesia literalmente excavada en la roca. Se  dice  que  parece  un  OVNI  estrellado y es  que  mirada  desde el cielo tiene forma de huevo frito en el que la yema  es  un  disco  de  cobre fabricado con 22 km. de hilo enrollado. Construida en 1969 es otra de las grandes atracciones de la ciudad y un excelente  lugar  para celebrar  conciertos  gracias  a  su  excelente  acústica.  Prestad mucha  atención  cuando  estéis  buscando  la  entrada  no  os  vaya  a  pasar  que  la confundáis con un garaje como le pasó a un servidor.

Iglesia Temppeliaukio
¡Alto! No metáis el coche aquí
Iglesia de Temppeliaukio
Iglesia de Temppeliaukio

 

En verano el panorama cambia por completo y la ciudad fría y oscura del invierno queda atrás para dar paso a un sol que “pega” desde las seis de la mañana, para que todos nos entendamos,  como lo hace en España a mediodía. Las noches son muy cortas hasta el punto de que en el norte del país ni siquiera llega a anochecer en un fenómeno que se conoce como el sol de medianoche.

Las once y veinte de la noche
Las once y veinte de la noche

 

Esta vez pasamos del taxi y tomamos el tren, algo más económico, para dirigirnos al centro. Nos bajamos y notamos que la parada del tren no es una cualquiera, se trata de la Estación Central de Helsinki (Helsingin päärautatieasema – 1919). Éste es uno de los edificios más característicos de la ciudad y el centro neurálgico del transporte ferroviario finlandés.

Estación Central de Helsinki
Estación Central de Helsinki
 

Volvemos a Esplanadi para ver qué ha cambiado con respecto a febrero. Bajo un sol de justicia y 28ºC la Plaza del Mercado (Kauppatori) está abarrotada de gente comprando pescado fresco, fruta de temporada o productos de artesanía local. Al fondo el mar ya no está congelado y nos avisan que tengamos cuidado con las gaviotas que atacan a aquellos incautos que no vigilan el helado que se están comiendo.

Kauppatori con la estatua de Havis Amanda en primer plano
Kauppatori con la estatua de Havis Amanda en primer plano
Mercado
Mercado

 

La  parte  Este  es  ahora  un  parque  muy  animado  con  espectáculos  callejeros  incluidos. El Café-Restaurante Kappeli (1867) que en tiempos reunía a la élite cultural  de  Helsinki  hoy  saca sus mesas a la terraza para disfrute de turistas.

Kappeli
Kappeli
Esplanadi
Esplanadi
Actuación callejera
Actuación callejera

 

Los amantes del deporte pueden acercarse al Estadio Olímpico y  subirse  a  la  torre de 72 metros para disfrutar de una vista panorámica de la ciudad. Recordemos que 1952 ardió la llama olímpica en la ciudad. Si sóis aficionados al atletismo el Parque Central (Keskuspuisto) es vuestro sitio, nace en el Estadio Olímpico y se extiende 10 km hacia el norte. Suficiente para un buen rodaje. 

Helsinki no es muy grande y con buen tiempo se puede llegar caminando a casi todos los lugares de interés. Sólo hay que tener cuidado con los tranvías que pueden atropellarnos a su paso. Arte, historia, diseño, cultura y hasta un submarino nos esperan.

Museo de Historia Natural
Museo de Historia Natural

 

Por último cabe señalar que Helsinki  suele  ser  parte  del  típico tour por el Báltico que empieza en San Petesburgo (Rusia), pasa por Finlandia y salta a Tallin (Estonia), Riga (Letonia) o Estocolmo (Suecia) en ferry.

En resumen, una ciudad muy recomendable para aquellos que quieran conocer una cultura diferente y les guste trasnochar, especialmente en verano.

#escandinavia#finlandia#helsinki#suecia

Publicado por Txemi

Por el momento ha viajado a 32 países y vivido como expatriado 18 meses en Inglaterra y casi tres años en Holanda. No es extraño toparse con él en cualquier aeropuerto y es un gran "fan" de las aerolíneas a las que adora con devoción. También puedes seguir a Txemi en "las afueras de Bilbao" // txemivirtual.com
2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *