Fin de semana en Viena

Viena, la capital de Austria, es una ciudad ideal para pasar un fin de semana inolvidable visitando su centro histórico, o sus increíbles palacios, como el de Schönbrunn, e interesantes museos como el Belvedere.

Para empezar a conocer Vienna (en caso de que sea sábado) recomendamos iniciar la ruta por el mercado de antigüedades de Naschmarket (estación de Metro Kettenbrückengasse), donde podremos encontrar cualquier tipo de objeto inimaginable nuevo o usado. Al terminar las paradas de antigüedades, empieza el mercado de la comida, con muchos bares y tiendas con frutas y productos extravagantes.

Parada del mercado de NaschMarket en Vienna

Después de este agradable paseo, llegaremos al museo de la Secesión que contiene algunas de las obras de Klimt. El autor es constantemente nombrado por toda la ciudad, destacando su obra maestra del Beso. Tres calles más arriba encontramos el fabuloso centro cultural Museumquartier, y delante el Museo de Historia y el Museo Natural, separados por un jardín (que durante la Eurocopa estará tapado y ocupado por una carpa).

Si continuamos desde el MuseumQuartier por la calle principal Babenbergerstraze llegaremos a los jardines del palacio de Heldenplatz, llamados de Burggarten, te recomendamos dar un paseo por el parque y volver a salir a la calle por la salida donde se encuentra la estatua de Goethe. En la siguiente esquina encontraremos la Opera de Vienna, donde se pueden hacer visitas guiadas, si vas por la mañana, podrás elegirla en español. Una vez salgamos de la Opera, ya nos encontramos en pleno centro de Vienna (Ringstasse), una ruta interesante es seguir por la calle peatonal hasta Stephanplatz, donde se encuentra la immensa catedral de Vienna.

La catedral de Vienna, también llamada Stephansdom, es un edificio que empezó a construírse en el siglo XII con un estilo gótico, y un campanar que llega a los 140 metros de altura. No os perdáis su bello tejado y los detalles que se pueden percibir en cada una de sus esquinas. Destacar también su órgano y las múltiples capillas que tiene. Actualmente se encuentra en restauración de la fachada principal.

Catedral de Vienna

Después dirigiros hacia Am Hof, una plaza donde conviven unos vestigios de la muralla de la ciudad de época romana, con una bonita iglesia Michaelerkirche, y la entrada al palacio de los Hofburg. Una advertencia, durante el verano, o fechas en las que hace mucho calor, notaréis que la acumulación de carruajes con caballos crea un olor bastante fuerte a estiercol. Esta es una de las puertas principales a los palacios donde vivieron entre otros monarcas Sisí la Emperadriz.

Llegados a este punto, de casi inicio de la ruta, una posibilidad es buscar un café típico vienés para degustar un café y alguna de las riquísimas galletas que preparan, o también alguna de las tartas que puedan tener.

Durante el día del domingo, os sugerimos visitar el palacio de Schönbrunn, que es uno de los más bellos palacios de Europa. Después de recorrer sus jardines (es gratis), y quizás visitar las estancias donde los Hasburgo vivieron, y si el visitante tiene más ganas de caminar, os recomendamos llegar a Karlplatz en metro, y visitar la bonita iglesia de Karlskirche, una iglesia del siglo XVIII pero con dos espectaculares columnas trajanas de la época de los romanos.

Iglesia Karlskirche en Vienna

A 20 minutos de Karlplatz andando, llegaremos al palacio de Belvedere. Un pequeño palacio con bonitos jardines, donde podremos disfrutar de otro museo de Vienna. Posiblemente en este museo se encuentre la mayor colección de obras de Gustav Klimt, además, también se puede disfrutar de cuadros de Monet o Van Gogh, entre otras obras de pintores.

No te pierdas la ciudad de Viena, y disfrútala haciendo una escapada de fin de semana.
sidebar:ciudad:viena

#austria#Consejos#museos#palacios#pasear#viena

Publicado por Marc

"Seamos realistas y hagamos lo imposible". El Che Guevara
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *