Comedor real en el Palacio de Schönbrunn

 Comedor real en el Palacio de Schönbrunn

El emperador Francisco José I de Austria (reinó del 1848 al 1916) nació en el Palacio de Schönbrunn y pasó los últimos años de su vida por entero en él. En 1918, tras el fin de la I Guerra Mundial, el palacio pasó a ser propiedad de la nueva república.

Es a partir de entonces que se convirtió en un museo de la vida de algunos de los Habsburgo más famosos que habitaron allí, como el mismo Francisco José I o su esposa, la emperatriz Sisí. Hoy en día se pueden visitar las estancias donde vivieron.

En la foto, el comedor donde la familia imperial cenaba cada noche.sidebar:ciudad:viena

#austria#habsburgo#Historia#museos#viena

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios
  • Hola a todos! soy Eliana de Argentina, tengo 30 años y estuve con mi hermana recorriendo EEUU y Europa en los meses de junio, julio y agosto de 2008. Entre los países que visité se encuentra Austria, con su bellísimo e impresionante Palacio de Schonbrunn… qué elegancia! qué lujo! No dejen de conocerlo…
    En cuanto a Praga, también estuvimos, pero será que tanto dicen que es hermosa que a mi no me resultó tan maravillosa?! Es muy bonita, pero tampoco para taaaanto! en 3 días ya la conocieron muy bien, todo gira alrededor del Puente de Carlos, el paseo por el rio Moldava es simple, corto y pasa varias veces por el mismo lugar… También estuvimos en Budapest y no tiene nada que envidiarle a Praga, sin embargo la gente no dice nada de este lugar… en fin, son diferentes opiniones y pienso que todas válidas. Cada persona es distinta, por ende, cada opinión y sensación será distinta tambien. Saludos desde Mendoza, Argentina!

  • ¡Gracias por los comentarios, Eliana! Yo opino igual que tú con respecto a Praga y Budapest. Para mí, Budapest es la gran joya de la Europa central, es una ciudad impresionante de verdad.

    Supongo que con el tiempo Budapest volverá a ganar protanomismo como lo tuvo a finales del siglo XIX, pero ahora pareciera como que es el segundo plato de cualquier viaje a centroeuropa, que siempre se centra en las visitas de Viena y Praga. Pero vaya, tampoco quiero decir que estas dos ciudades no sean bonitas de verdad, que también lo son… 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *