El Barrio Alto, 100% Lisboa

La nostalgia lusa encuentra en Lisboa su máxima expresión. Campa a sus anchas por las callejuelas, se escapa de sus grietas, la desprenden sus fachadadas y se baña en el Delta del Tajo, que la conecta al mar y a un brillante pasado de descubridores e ilusiones.

Fachadas de Lisboa

En Lisboa hay muchas ciudades que descubrir y transportarse desde la Alfama al Barrio Alto es un ejercio de contrastes que vale la pena disfrutar. Para comenzar un interesante paseo por el Barrio Alto, es imprescindible tener antes una vista panorámica de la ciudad y para conseguirlo, el elevador de Santa Justa es sin duda el balcón sobre Lisboa mas espectacular.

Este ascensor convertido en monumento y en el artífice de tantas fotografías, hace que sea casi imposible no conseguir una preciosa panorámica del Castillo de San Jorge, la Alfama, la Baixa y el Delta en un sólo instante. Precisamente es la unión más vertical entre la calle del mismo nombre de la Baixa y la plaza do Carmo del Barrio Alto.

Raul Mesnier de Ponsard
, nacido en Portugal y de padres franceses, fue su diseñador, aunques existe una equivocación muy generalizada que comete el error de atribuírselo a Gustav Eiffel debido a la similitud en el estilo de ambas construcciones.

Panorámica de Lisboa

Barrio Alto
Es junto a la Alfama una de las zonas de la ciudad donde las raíces lisboetas tienen más presencia y arraigo. Para visitar el Barrio Alto es recomendable hacerlo a pie, para poder pararse a observar los detalles, porque pasarás de callejuelas con los tradicionales balcones con la ropa tendida y los niños jugando con la pelota, a plazas y calles comerciales donde se encuentran vanguardistas tiendas de ropa de diseño, artistas, escultores o marcas internacionales, todo en un mismo entramado de calles.

El Barrio Alto bulle de animación de día y de noche, pero es en las horas nocturnas cuando los jóvenes toman las calles, llenas de restaurantes y bares, para disfrutar de la ciudad. Lisboa es una ciudad donde el visitante no tendrá ningún problema para localizar las zonas de animación nocturna, ya que se concentran principalmente en el Barrio Alto, más juvenil; y en la Baixa, junto al río, con terrazas y un ambiente más relajado.

Una de las ventajas del Barrio Alto es que también cuenta con una variada oferta gastronómica para disfrutar de los abundantes y ricos platos portugueses, como ante sala de una noche movidita. Hay tantos bares y abren y cierran otros tantos, que es casi imposible hacer una selección y la mejor sugerencia es difrutar de la noche y entrar a cualquiera que nos llame la atención y saborear una deliciosa caipirinha.

Si visitamos el Barrio Alto de día, la oferta cultural también está presente. Podemos decantarnos por los museos de Historia Natural y Ciencia, situados junto al Jardim Botánico, un lugar ideal para hacer un alto en el camino y descansar de la accidentada geografía de Lisboa, construída entres 7 colinas, lo que asegura muchas cuestas y escaleras a lo largo del día, pero también vistas realmente hermosas del conjunto de sus barrios y monumentos.

Foto1 – Autor: Alfonso / tochis
Foto2 – Autor: Vitor Oliveirasidebar:ciudad:lisboa

#Lisboa#Portugal

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *