Descubriendo Lipari

Descubriendo Lipari

En contraste con el resto de poblaciones de las islas Eolias, Lipari es una urbe relativamente grande y bulliciosa, muy en la línea de otras maravillosas ciudades sicilianas como Palermo, Siracusa, Catania, Piazza Armerina, Cefalú, Enna o Trapani. Hoy os proponemos un paseo por algunos de sus principales escenarios.

Para llegar a Lipari la opción más rápida es hacerlo vía el puerto también siciliano de Milazzo, en un hidroala que parte a las Eolias cada media hora y hace escala en Vulcano, Lipari, Salina, y Estromboli, que son las principales islas que conforman este archipiélago mediterráneo. El trayecto a Lipari dura una hora y cuarto aproximadamente, tiempo suficiente para despedirnos poco a poco de la silueta de Milazzo y de la isla de Sicilia, coronada por el imponente Etna como enorme vigía; no será el único volcán que veamos en nuestro viaje por las islas Eolias.

Esperando el hidroala Milazzo - Vulcano - Lipari

descubriendo-lipari-02

Cualquier puerto con tráfico de barcos estará siempre animado, y en Lipari seremos recibidos por las miradas fugaces, impacientes y cansadas de aquellos pasajeros a quienes les espera un largo viaje o que han de cumplir con los horarios de sus vidas cotidianas, pero también por los vistazos más alegres y expectantes de aquellos para los que el hidroala es origen de una nueva aventura; y, por descontado, también chocaremos con las miradas curiosas e inquisitivas de algunos lugareños que simplemente van al puerto a pasar el rato y distraerse.

descubriendo-lipari-09

Lipari es la población más grande de las islas Eolias, con una variedad de servicios por encima de lo que se supondría para un censo de poco más de 10.000 habitantes –que dobla ampliamente durante los meses de verano–. Fundada por colonos griegos hace más de 2.500 años y con vestigios humanos desde al menos otros 5.000 años atrás, su pasado es por tanto rico en historia y acontecimientos, y paralelo en muchas ocasiones a otras islas mediterráneas como las Baleares, Córcega, Cerdeña, Malta… y obviamente Sicilia: los primeros colonizadores de Lipari se cree que llegaron desde la península itálica en la Edad de Bronce, más adelante fue una polis griega la que fundaría la colonia de Lipara, que luego pasaría a manos de Cartago y Roma, posteriormente a sarracenos, normandos… Más adelante, todas estas islas fueron asediadas por piratas en la Edad Media y víctimas del terrible Barbarroja, que de Lipari esclavizó hasta el último habitante; ocuparían su lugar los españoles de la mano de Carlos V, quienes prontamente reforzarían las murallas —murallas de los españoles— para rematar el castillo (Il Castello, abierto a visitas), que es toda una ciudadela y cuyo corazón contiene los restos y tumbas de la antigua ciudad griega. Pasear por la ciudadela es obligado para los amantes de la historia y para aquellos que no tengan prisas, que podrán acercarse al Museo Archeologico Regionale Eoliano a contemplar los principales vestigios que se han ido encontrando en todas las islas Eolias.

descubriendo-lipari-28

descubriendo-lipari-29

La calle principal de Lipari es Corso Vittorio Emanuele, una animada avenida que parte de la playa de Marina Lunga y llega hasta el castillo. Aquí encontraremos la mayoría de los restaurantes y tiendas, así como la oficina de turismo; cerca, la Necrópolis Diana nos vuelve a recordar el remoto pasado helenístico de Lipari.

descubriendo-lipari-22

descubriendo-lipari-23

descubriendo-lipari-08

Mencionábamos Marina Lunga, el puerto que también hace las veces de playa. Existe un segundo puerto en Lipari más antiguo, pequeño y pintoresco: Marina Corta, que se encuentra al sur del castillo, con críos jugando a fútbol en la plaza, ancianos tomando el sol y el bullicio de los quehaceres diarios, que curiosamente se mezclan con una calma absoluta; esta es sin duda la parte de Lipari ciudad que más nos gusta.

descubriendo-lipari-27

Si tenemos tiempo para visitar el resto de la isla, Pianoconte al oeste, Quattropani más al norte, y Acquacalda más arriba aún, junto con Canneto son las otras poblaciones destacadas de Lipari, y se pueden visitar tanto en autobús público como en taxi –unos taxis con una especie de tarifa plana, que dan vueltas alrededor de la isla y nos dejan y recogen unos u otros indistintamente– o también en transporte de alquiler. Encontraremos playas tranquilas y no muy sofisticadas, con unos colores azul turquesa increíbles causados por los minerales de una isla volcánica afamada –y codiciada– desde siempre por su obsidiana y piedra pómez.

descubriendo-lipari-14

descubriendo-lipari-16

descubriendo-lipari-13

Si tenemos pensado alojarnos en la isla de Lipari, una excelente opción es alguno de los siguientes hoteles pertenecientes a una pareja de emprendedores con quienes compartimos mañana en Lipari: Hotel Mea Lipari, Aeolian Charme Hotels, Hotel Amarea, Hotel Cutimare; de diferentes estilos y precios, todos ellos cuentan con un excelente servicio. Y si tenemos pensado alojarnos en la isla Vulcano, nada mejor que el Therasia resort, con unas vistas increíbles a las islas Eolias. A todos ellos les agradecemos la oportunidad de conocer las islas Eolias y el poderos contar nuestra experiencia.

descubriendo-lipari-19

Continúa leyendo la serie 'Viaje a las islas Eolias'Paisajes de VulcanoHistorias de Lipari  

#eolias#Europa#italia#lipari#Playas#sicilia#vulcano

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *