Imprescindible en Estambul

Rodeada por siete colinas, de ahí su sobrenombre de ‘la nueva Roma’ y habitada por 13 millones de personas, Estambul es el vestigio vivo de la herencia cristiano-musulmana, a las mismas puertas de Europa y Asia.

Estambul enamora a todo el que la visita, sin saber muy bien si este encantamiento hay que atribuirlo a su perfil de cientos de minaretes, su aroma a especias o la encrucijada cultural que se da cita a pie de calle, lo cierto es que la mítica ciudad de Turquía no deja indiferente a sus visitantes.

Mezquita azul desde Santa Sofía
Mezquita azul desde Santa Sofía @Pictfactory


La visita a Estambul puede ser todo lo larga que el visitante quiera, en cada esquina nos ofrece una interesante excusa para pararnos. Por eso, si no dispones de mucho tiempo, ésta es una selección de lo más destacado, lo que no puedes perderte, a partir de aquí… sólo queda añadir la experiencia personal y otros muchos lugares interesantes que hacen que cada viaje sea diferente.

Lo imprescindible de Istambul

  • La iglesia de Santa Sofía es sin duda el símbolo de Estambul. Reconocible por su gran cúpula, esta iglesia reconvertida en mezquita durante el Imperio Otomano, ha sido remodelada en numerosas ocasiones, aunando su origen cristiano con la tradición de las construcciones religiosas del islam.
    Es esta mezcla de estilos casi opuestos pero con tanto en común, lo que le da ese aire tan especial a Santa Sofía, como representación arquitectónica del crisol de culturas que ha modelado a la actual Turquía.
  • Puente del Bósforo @Bigdani
    Puente del Bósforo @Bigdani
  • El Bósforo. Desde el puerto se divisan las dos orillas, la occidental y la oriental. Es un lugar estratégico y muchas veces disputado a lo largo de la historia, y al que Turquía debe en gran parte su poderío como imperio durante siglos.
  • El barrio del puerto. Este barrio es uno de los más animados por sus numerosos cafés y lugares para tomar un tentenpié. Es el lugar perfecto para hacer una parada y planificar el resto de nuestras visitas.
  • Mezquita de Solimán el Magnífico. Esta mezquita forma parte de un complejo religioso mucho más amplio que incluye un hospital, unos baños públicos, una escuela coránica, seis centros teológicos, numerosas tiendas y el mausoleo al sultán Soliman y su esposa.

    La mezquita se caracteriza por sus cuatro minaretes, que simbolizan a los tres sultanes otomanos de Estambul anteriores a Solimán, y a él mismo, como número cuatro en la dinastía. La simbología recorre todo el templo, y la construcción de sus diez blacones tampoco es arbitraria, sino que nos recuerdan que Soliman fue el décimo en la dinastía otomana.

    La decoración interior es sobria pero cuidada, respetando los principios del Islam. Ante la prohibición de representar figuras humanas, la mezquita está decorada con magníficas caligrafías islámicas en relieve.

    La luminosidad de su interior es también una maravilla arquitectónica, que sus constructores consiguieron gracias a la colocación de numerosas pequeñas ventanas (138 en total) que captan los rayos de sol y los difuminan en su interior.

  • Cerámica en el Gran Bazar de Estambul @bigdani
    Cerámica en el Gran Bazar de Estambul @bigdani
  • El Gran Bazar. Es uno de los más grandes del mundo y una cita ineludible para todos los visitantes que recalan por primera vez en la ciudad. Tiene un total de 58 calle interiores y más de 4.000 tiendas. En el bazar podrás comprar hasta lo inimaginable, desde lo más habitual como especias, pastelería típica, telas, recuerdos varios, hasta oro al peso. Eso sí ¡es imprescindible regatear y mucho! El precio inicial puede ser de hasta el doble del precio al que podrás llegar negociando.
  • La basílica Cisterna (Yerebatan Sarnici) está situada al oeste de Santa Sofía. Esta gigantesca cisterna subterránea fue construida durante el Imperio Bizantino, cuando la ciudad aún se conocía como Constantinopla. Fue edificada a petición del emperador Justino, para almacenar grandes cantidades de agua ante las épocas de sequía. En su interior hay un total de 336 columnas de 8 metros de altura, de las cuales dos tienen unas dimensiones espectaculares debido a las dos cabezas de medusa que las sustentan en su base. Todo el conjunto parece dedicado al agua y a las divinidades acuáticas.
  • Basílica Cisterna @sssputnik
    Basílica Cisterna @sssputnik
  • Palacio Topkapi. Un vasto complejo arquitectónico construido sobre el mar de Marmara. La elección de su emplazamiento fue propiciada por su excelente defensa natural. El complejo se extiende a lo largo y ancho de 70 hectáreas. En un tiempo fue casi una pequeña ciudad construida dentro de otra más grande.
  • Las islas de los Príncipes. En el mar de Marmara, estas islas están muy próximas a Estambul y su tranquilidad junto con una frondosa vegetación mediterránea las convirtieron en el lugar de asilo elegido por la realeza y la aristocracia caida en desgracia. Hoy en día en cambio, es donde muchas familias ricas han establecido su domicilio. Dos características de estas islas son las impresionantes mansiones que se han construido y la prohibición de circular con vehículos motorizados. ¡Un reducto de paz y aire puro!

Seguramente eches en falta otros muchos rincones maravillosos de la ciudad otomana ¿que añadirías tu a esta lista?sidebar:ciudad:estambul

Continúa leyendo la serie 'Viaje a Turquía'Semana Santa en Estambul  

#Bósforo#compras#Estambul#Europa#Gran Bazar#turquia

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
8 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *