Semana Santa en Estambul

La Semana Santa del año anterior pude descubrir Estambul con familia y la verdad es que es una ciudad maravillosa. La mayor ciudad de Turquía comparte parte de la ciudad entre Europa y Asia controlando desde sus orillas el estrecho del Bósforo, el Cuerno de Oro. Estambul es una ciudad tan grande y con tantos atractivos que es imposible verla en solo un viaje, es uno de esos destinos que se debe descubrir sin prisa pero sin pausa.

Paseando por Estambul
Paseando por Estambul

En la parte antigua (europea) de Estambul se respira historia y una mezcla de culturas que han pasado por esa tierra que nos deja boquiabiertos. Igualmente esta parte antigua es la parte más turística de la ciudad, sin embargo merece la pena perder varios días por los palacios, museos y mequitas, además de dejarse “engañar” en los bazares y mercados. En la parte más nueva (asiática) de Estambul se puede ver cómo la nueva ciudad evoluciona. Hoy en este post intentaré proponer una serie de rutas por Estambul para ir visitando la ciudad y toda su historia.

Primer día en Estambul

El primer día lo dedicaremos a visitar los lugares más importantes de la antigua Constantinopla y el Gran Bazar.

Mezquita Azul de Estambul

Vista de la Mezquita Azul de Estambul
Vista de la Mezquita Azul de Estambul

La Mezquita Azul también es conocida como la Mezquita del Sultán Ahmed se encuentra enfrente de Santa Sofía y es una espectacular mezquita del siglo XVII que se construyó sobre el Gran Palacio de Constantinopla y justo al lado de dónde había el hipódromo. El Gran Palacio de Constantinopla fue la residencia de los emperadores bizantinos desde el siglo IV hasta el siglo XI. A partir de ese momento el Gran Palacio de Constantinopla fue abandonado por los emperadores y cuando los otomanos entraron en Constantinopla en el siglo XV el Gran Palacio estaba casi en ruinas. El sután Ahmed cuando empezó a construír la Mezquita Azul quiso hacer una obra que compitiera con su vecina Santa Sofía.

Mezquita Azul de Estambul
Mezquita Azul de Estambul

El exterior de la Mezquita Azul está hecho en mármol y tiene 6 minaretes. Lo de los 6 minaretes causó muchas críticas al sután Ahmed I porque igualaba en minaretes a La Meca.

Interior de la mezquita Azul de Estambul
Interior de la mezquita Azul de Estambul

Los interiores de la mezquita no son menos espectaculares ya que está recubierta por más de 200 vidrieras que iluminan las paredes recubiertas por azulejos, que aunque han perdido el color, crean un espacio muy especial.

Cúpula de la Mezquita Azul de Estambul
Cúpula de la Mezquita Azul de Estambul

Para entrar en la Mezquita Azul no se debe pagar, sin embargo solo se puede vistar una parte reducida para turistas porque se celebran ceremonias en el interior. Después de una larga cola deberás dejar tus zapatos en la entrada y entrar descalzo en la mezquita que está llena de alfombras. Es recomendable usar calcetines, sin embargo yo la encontré bastante limpia.

Santa Sofía

La Basílica de Santa Sofía o Hagia Sophia de Estambul fue construída en el siglo IV. Durante 900 años, Santa Sofía fue una iglesia cristiana y durante los siguientes 500 años fue una mezquita musulmana. A partir de la reforma de Turquía (1931), Santa Sofía se convirtió en un museo y uno de los lugares más interesantes y visitados de Estambul.

Vista de la basílica de Santa Sofía de Estambul
Vista de la basílica de Santa Sofía de Estambul

Santa Sofía fue la catedral más grande del mundo hasta el siglo XVI cuando se terminó la Catedral de Sevilla. Santa Sofía también es famosa por su grandiosa cúpula, que se considera una obra genial de la arquitectura bizantina. Después de la ocupación otomana de Constantinopla en 1453, Santa Sofía fue convertida en mezquita, eliminando su campanario y altares. Además la mayoría de los frescos fueron tapados o eliminados.

Entrando en Santa Sofia de Estambul
Entrando en Santa Sofia de Estambul

El interior de Santa Sofía es aun más espectacular que el exterior. Con la mayoría de frescos originales destapados se puede pasear por toda la planta de Santa Sofía y ver el mihrab que apunta a La Meca cerca de dónde habría habido el altar de la iglesia. Desde el interior de Santa Sofía se puede subir al segundo piso donde desde los balcones que hay vistas impresionantes de toda la planta.

Interior de Santa Sofia en Estambul
Interior de Santa Sofia en Estambul
Fresco de Santa Sofía de Estambul
Fresco de Santa Sofía de Estambul

En la segunda planta hay frescos del siglo XIII de emperadores de Bizancio con pantocrátors. En el exterior de Santa Sofía se pueden encontrar vestigios de las primeras iglesias que había en Santa Sofía, además de la fuente para los rituales de purificación que se construyó para la mezquita.

Emperador de bizancio en Santa Sofia de Estambul
Emperador de bizancio en Santa Sofia de Estambul

Entrar en Santa Sofía es una aventura. En general las colas son infinitas porque las agencias de turismo tienen prioridad frente los turistas “normales”, así que para entrar en Santa Sofía cárgate de paciencia. Ten cuidado porque los lunes Santa Sofía está cerrada al público.

La Cisterna

La Basílica de la Cisterna de Estambul es uno de los lugares más especiales de la ciudad. Después de leer libros como el Baudolino de Umberto Eco, entre otros hablando de la Cisterna tenía muchísimas ganas de visitarla. Justiniano I, emperador bizantino, mandó construír esta cisterna en el siglo VI. La Basílica de la Cisterna es la cisterna más grande de las 60 cisternas que existieron en Constantinopla. El objetivo de esta cisterna era disponer de agua en Constantinopla en el caso de que la ciudad fuera asediada. Esta cisterna, cuyo agua proviene de 19km a las afueras de la ciudad, proveía agua al Gran Palacio de Constantinopla (la actual Mezquita Azul) que se encuentra a pocos centenares de metros y después de la ocupación otomana pasó a proveer agua al Palacio Topkapi de Estambul.

Basílica de la cisterna de Estambul
Basílica de la cisterna de Estambul

Pasear por dentro de la Cisterna es casi como viajar en el tiempo (lástima de los centenares de turistas que están también a tu lado). Una de las curiosidades de la Cisterna son las columnas con cabeza de medusa que hay en el final de la Cisterna. Estas cabezas de medusa están inclinadas en 90 grados o al revés, y dice la tradición que esto es así porque decían que estas medusas de piedra tenían poderes con su mirada y dejaban petrificado a quién las miraba.

Columna con la cabeza de la medusa en la Cisterna de Estambul
Columna con la cabeza de la medusa en la Cisterna de Estambul

Para entrar en la cisterna también deberás tener paciencia. El lugar es muy limitado y no dejan entrar a todo el mundo de golpe, sin embargo merece muchísimo la pena visitarla.

Palacio de Topkapi

El Palacio de Topkapi fue el palacio desde dónde se controló el Imperio Otomano desde el siglo XV hasta el siglo XIX. Lo espectacular del Palacio Topkapi son las vistas del Bósforo gracias a su magnífica ubicación en el Cuerno de Oro.

Entrada del Palacio Topkapi de Estambul
Entrada del Palacio Topkapi de Estambul

El Palacio Topkapi está formado por pequeños edificios y patios. Algunos de los edificios tienen exposiciones con distintas muestras de orfebrería otomana, ropa de los sutanes o las estancias dónde vivían. Merece la pena entrar en el Palacio del Topkapi solo para ver el Bósforo y quizás la mejor hora para visitarlo es al final del día cuando el sol se pone y los colores mejoran aun las vistas de Estambul.

El Gran Bazar

Después de un día tan ajetreado quizás lo mejor no sería entrar en el bazar más grande y más antiguo del mundo. Sin embargo este es un lugar fundamental en Estambul. El actual Gran Bazar de Estambul es ya un famoso bazar que no se parece en nada a los zocos de Marrakech o El Cairo, sinó que están preparados para el turismo de dinero que reciben.

Entrada en el Gran Bazar de Estambul
Entrada en el Gran Bazar de Estambul

Como amantes de los bazares y las compras, el Gran Bazar de Estambul lo econtramos muy caro y muy difícil de regatear, así que casi no nos compramos nada. Comparado con China, Malasia o Vietnam es muy aburrido visitar este bazar 😉

Dónde dormir en Estambul

Una de mis recomendaciones a los visitantes de Estambul es que en las primeras visitas reserven un hotel u hostal cercano al Gran Bazar de Estambul. ¿Por qué razón? Porque desde allí estaremos muy cerca andando de la Mezquita Azul, de Santa Sofía y también del Gran Bazar, unos de los mayores tesoros que tiene la ciudad y dónde posiblemente perderemos un día entero visitándolos. Esta zona tambíen está muy bien comunicada con tramvías y autobuses que se van hacia el puerto o a las afueras de la ciudad, así que recomendaría 100% alojarse lo más cerca posible del Gran Bazar.

sidebar:ciudad:estambul

Continúa leyendo la serie 'Viaje a Turquía'Imprescindible en EstambulFotos desde Estambul  

#Estambul#Istambul#semana-santa#turquia

Publicado por Marc

"Seamos realistas y hagamos lo imposible". El Che Guevara
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *