Mandarín Oriental. Ginebra

Mandarín Oriental. Ginebra

En la aparentemente triste Ginebra hay más motivos para la alegría de los que parecen. Por ejemplo, el hotel Mandarin Oriental (esa mole con banderitas que veis en la foto, a orillas del río Ródano), perteneciente a la cadena de lujo asiática del mismo nombre. La alegría es para quien se hospeda allí, claro. Lo han hecho artistas (Paul Tortelier, Dizzie Gillesppie), royals, políticos (los presidentes estadounidenses Carter y Eisenhower) y, por supuesto, altos ejecutivos de las principales entidades financieras. Ese tipo de gente que se hospeda en los hoteles Mandarin Oriental.

El de Ginebra se erigió tras la Segunda Guerra Mundial, en 1950, y en la época fue el primero de la ciudad que ofrecía baños en cada habitación. En general es un gran establecimiento que, además, regenta desde hace muchos años un español, César Gil. César conoce mil anécdotas y es una delicia escuchar cómo las cuenta. Dice que en los días de luna llena varios huéspedes le han hecho saber que han dormido mal. ¿Casualidad?… Si preguntas a César por sus direcciones preferidas en Ginebra y alrededores te hace un recorrido por lo mejorcito en cuestión de museos y restaurantes.

Vistas desde la suite The Mont Blanc Garden
Vistas desde la suite The Mont Blanc Garden

Ginebra es una de las urbes que más dinero mueve de Europa. Su estilo emana estatus. Y en este hotel se palpa. Las suites del último piso, frecuentadas por árabes y familia, cuestan hasta 10.000 euros la noche. Y ellos se hospedan allí durante meses sin despeinarse.

Según el último Índice de Precios Hoteleros de la página web de reservas Hoteles.com, la ciudad más cara del mundo en materia de alojamiento es Capri (Italia), seguida de Ginebra, donde las tarifas de los establecimientos han subido 9% en el último año, pasando de 171 euros por noche en 2010 a 187 euros en lo que llevamos de 2011.

Habitación Deluxe Rhône (Ródano en francés)
Habitación Deluxe Rhône (Ródano en francés)
Han echado el resto en los baños
Han echado el resto en los baños

El del Mandarin Oriental Ginebra es un lujo sin estridencias (el preferido del old money o ricos de toda la vida). Se siente en la calidad de los materiales: sedas, cuero, mohair, mármol, alfombras de lana). Las habitaciones están decoradas en tonos tierra (chocolate, beige, marrón y ciruela), y lucen elementos Art Déco. En la confortable cama, mil almohadas y cojines que cuesta una eternidad quitar, sobre todo cuando se tiene sueño. Y en las estancias de más alta categoría se cruza por un vestidor para llegar al amplísimo baño con amenities de una de nuestras marcas preferidas, Molton Brown. Todas ellas se remodelaron en 2008, y no hay detalle que uno espere (como secador, plancha, etc.) que falte. Mandarin Oriental no puede permitirse fallar.

Restaurante indio Rasoi, con estrella Michelin
Restaurante indio Rasoi, con estrella Michelin

Ficha del Hotel Mandarín Oriental Ginebra

Dirección: Quai Turrettini 1. Ginebra (Suiza)
Web:http://www.mandarinoriental.es/geneva
Categoría: 5 estrellas.
Nº de habitaciones: 161 habitaciones y 20 suites.
Mejor habitación: The Mont Blanc Garden Suite, sólo apta para millonarios. Dispone de un ascensor privado y vistas de 360 grados sobre la ciudad. Compite con la Oriental Suite, de reciente creación, que cuenta con una terraza de 50 metros cuadrados y spa propio.
Lugar de interés más cercano: a pocos minutos caminando se encuentra el centro histórico de la ciudad y su área financiera.
Servicios: centro de fitness, masajes en la habitación, salón de peluquería y belleza, restaurante indio Rasoi by Vineet (una estrella Michelin), brasserie Le Sud, Bar MO (con música en directo), business centre.
Internet:Acceso a Internet, dos líneas de teléfono, cuatro teléfonos, fax (bajo petición), impresora, fotocopiadora y televisión de pantalla plana en cada habitación.
Detalles: cafetera Nespresso en cada estancia y chocolates suizos nocturnos. Además, hay un armario deslizante que incorpora minibar y un compartimento para los zapatos, al que puede acceder el huésped desde la habitación y el servicio del hotel desde el pasillo. Así, el minibar siempre estará lleno, y los zapatos, limpios, sin molestar al cliente.
Precio: entre 600 y 2.300 francos suizos (entre 488 y 1.870 euros) la noche más impuesto municipal de 4,25 francos suizos por persona y por noche. Las suites mencionadas pueden dispararse a 10.000 euros la noche.

sidebar:ciudad:ginebra

Continúa leyendo la serie 'Qué ver en Ginebra'Qué ver en Ginebra: Quartier des Bains y el arte contemporáneoSaas-Fee, la perla de los Alpes  

#alojamientos#Europa#ginebra#La testadora de camas#suiza

Publicado por Ana Franco

La ‘testadora’ de camas. El sueño de mi vida laboral es ser probadora de camas de hoteles de lujo. Ventajas: todas. Duermes mucho (estupendo para el cutis), no pagas alquiler por un piso (ni las facturas que conlleva), el personal te mima como si fuera tu madre y viajas sinfín. Por si fuera poco, el servicio que prestas a las empresas hoteleras con tus informes (el lecho no está suficientemente iluminado, la dureza del cuadrante A3 es excesiva, la almohada pierde pluma…) se me antoja inestimable. Hasta que llegue mi oportunidad seguiré siendo periodista, especialidad: lujo. Que tampoco está mal. Mi profesión y mi vocación de curiosa me llevan a viajar constantemente, y no de cualquier manera. Visito hoteles de playa, de montaña y de monumento; establecimientos de cuatro, cinco y siete estrellas (de seis no, no me preguntéis por qué); espacios minimales, recargados y hórror vacui. A partir de ahora, y gracias a mi querida Doris, los diseccionaré para 3viajesaldia. Que también es un lujo de página. ¿Te gustan los artículos de Ana? No dejes de visitar Deluxes.net
3 comentarios
  • Hola, Curiosilla,
    Ante todo, gracias por leernos. No me llevo bien con la comida muy especiada y, sinceramente, no probé todos los platos. Me ardía la boca. Pero mis acompañantes, que no son tan exagerados, corroboraron la opinión de la Guía Michelin: el restaurante merece una visita. Desde luego, sus especialidades (las que no pican tanto) saben a la India. En Ginebra me consta que es un local conocido, el único indio de alto nivel en la ciudad. Mejor, por lo tanto, reservar con antelación.
    Un saludo,
    Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *