Un baño en el Lago Bled

El Lago Bled es uno de los puntos de interés turístico más destacados de Eslovenia. Situado a 45 km. al noroeste de Ljubljana (unos 45 minutos en coche), en plenos Alpes Julianos, se trata de una escapada perfecta para un día soleado de verano.

Lago Bled

Bled es un pequeñito pueblo turístico situado cerca de la frontera con Austria, y el pueblo vive por y para el lago de aguas azules, tranquilas y cristalinas que tanta fama tiene en la región. Nosotros veníamos de una ruta de una semana por Croacia, y como la vuelta a Barcelona era desde Zagreb, que está a tocar de Eslovenia, no pudimos dejar pasar la oportunidad de pasearnos durante un par de días por este joven y verde país.

Mapa de Eslovenia - Bled

Tras visitar su capital, Ljubljana, nos animamos a adentrarnos unos pocos kilómetros hacia el norte y visitar el lago que ofrece estampas tan bucólicas como ésta.

Bled Isla de la Asunción

El lago Bled

Aún en pleno Agosto, Bled y su lago son todo un remanso de paz. Unos pocos turistas pasean en barca por el lago, otros tantos toman el sol tumbados en la hierba de sus orillas, algunos se bañan, y poco más. Aún así, unirse a ellos en este lángido disfrutar del lago y su entorno es todo un lujo, y si escogéis un día soleado de verano, os aseguro que el recuerdo que os llevaréis será imborrable. Aparcar el coche no es complicado; hay parkings privados alrededor del perímetro del lago. Nosotros dejamos el coche en un parking de la zona sur, y costaba 1€ la hora. Es muy posible que el área del lago más cercana al pueblo de Bled tenga algo más de actividad, así que esta zona un poco más alejada es ideal para contemplar el escenario con tranquilidad, darnos un chapuzón y tumbarnos en la hierba mientras nos secamos al sol.

Mapa del Lago Bled

Las aguas del Lago Bled tienen una temperatura muy agradable en verano, con lo que darse un bañito es como decimos obligado. Nosotros así lo hicimos, y se convirtió en uno de los mejores recuerdos de nuestro viaje por Croacia y Eslovenia. Os recomiendo eso sí que llevéis unas zapatillas de baño para evitar resbalones al entrar al agua, ya que el piso es de madera y bastante estrecho, y no es estraño que esté completamente cubierto de vegetación muy resbaladiza. Otra cosa importante, todo el lago tiene bastante profundidad, así que abstenerse personas que no sepan nadar.

Un baño en el Lago Bled (1)

Un baño en el Lago Bled (2)

Un baño en el Lago Bled (3)

El lago Bled está rodeado de montañas casi por completo, y gracias a ello cuenta con temperaturas algo más agradables que el resto de Eslovenia. Por ejemplo, en julio la media es de 18ºC (con máximas entre 22 y 26ºC), mientras que en enero la media es es de 2ºC (con mínimas de -5ºC). Los meses de más lluvia son octubre y noviembre, y puede nevar ocasionalmente. En invierno, el lago se hiela y el patinaje sobre hielo cobra todo el protagonismo. El lago se encuentra a 457m de altitud respecto al mar.

Sobre las orillas del norte de lago se erige un peñasco imponente, rematado por el castillo medieval de Bled, una de las fortalezas más antiguas de Eslovenia y que merece ser tratado en un artículo aparte.

Barcas en el Lago Bled

Buscando la suerte en la isla del Lago Bled

Uno de los detalles que más llama la atención del lago es la pequeña isla situada en su lado oeste, y rematada por una preciosa iglesia. Esta estampa del lago es sin duda una de las mejores fotos que podemos realizar. Si queréis visitar la isla, existen varios tipos de embarcaciones que os acercarán. Podéis alquilar un bote y remar vosotros mismos. El precio es de 10€/hora. Si vais en grupo numeroso o preferís que os lleven, hay gondolas en donde un sufrido remero transporta unos 10-12 pasajeros a la isla. Una vez allí, el gondolero anunciará en esloveno, inglés, francés, alemán e italiano que en 30 minutos zarpará de nuevo. El precio de este viaje es de 12€ por persona, y de esta manera podréis visitar la iglesia del lago Bled, que proporciona esas postales fotográficas tan características y espectaculares del sitio. La Iglesia de la Asunción parece más un pequeño castillo de cuento de hadas que un lugar de culto, y es de suponer que la búsqueda de una estética impactante tuvo mucho que ver en su construcción.

Isla Asunción del Lago Bled

Como curiosidad, la tradición eslovena dice que si un recién casado puede cargar en brazos a la novia y llevarla a lo largo de los 99 escalones que les separan de la iglesia de la Asunción, el matrimonio será afortunado. Otra leyenda asegura que si se consigue hacer sonar las campanas de la iglesia por tres veces, nuestros deseos serán cumplidos. Estas campanas fueron construidas en el siglo XV y elaboradas en Ljubljana, la capital, por lo que se puede decir con seguridad que ya han sonado unas cuantas veces a lo largo de su historia. Nosotros no visitamos la isla, pero dicen que para hacer sonar las campanas hay de poner mucha fuerza y empeño, con lo que al final, y como pasa siempre, hay que echarle una mano a la suerte para que ésta termine presentándose.

Bled, un remanso de paz

En cuanto a restauración, no hay demasiadas opciones alrededor del Lago Bled, pero son suficientes para el volumen de turistas que lo visitan, aún en temporada alta. Nosotros comimos muy bien en un restaurante que hay en la zona sur del lago (ver mapa). Lo que sí que hay es una buena cantidad de hoteles y albergues, bastante cucos y pequeños.

Si queréis pasar unos días tranquilos rodeados de naturaleza y con opción a bañaros en un lago de aguas cristalinas, con vistas a un paisaje espectacular, no sé si hay mejores lugares en el mundo que Bled y su lago.

Bled y su lago

sidebar:ciudad:ljubljana

#croacia#eslovenia#Europa#lago

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *