Cena con encanto en Gante

Situada entre Bruselas y Brujas, Gante es tranquila y acogedora, muchas veces la gran olvidada entre las famosas ciudades belgas.

Cuando empieza a anochecer Gante cambia su color y se vuelve misteriosa y encantadora. La iluminación de los muelles de las hierbas y del trigo y de las casas donde se ubicaban los diferentes gremios, se refleja en el agua y nos trasporta a otro tiempo.

Muelle de Gante


Es un buen momento para decidirnos a subir a una de las barcas que recorre los canales y donde podremos evocar otros momentos de la historia de esta ciudad, cuna del emperador Carlos I de España y V de Alemania.

El centro de Gante tiene una oferta amplia de restaurantes, al ver sus cartas y su decoración lo difícil será escoger. No podemos irnos sin probar los mejillones al vapor con patatas fritas, el plato nacional belga. Servidos directamente en la olla, seguramente no nos arrepentiremos de la elección.

Un lugar donde degustarlos, es el restaurante Monopol, situado en la calle Korenmarkt 37, en pleno centro. Podemos escoger entre sentarnos en la terraza o en el interior, donde desde los ventanales de la planta baja o del altillo y a la luz de las velas, no dejaremos de disfrutar en ningún momento del ambiente de la calle.
sidebar:ciudad:gante

#anochecer#bar#Brujas#bruselas#canales#Ciudades#gante#noche#restaurantes

Publicado por Ana Belén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *