Aprendiendo a volar

Nuestro medio es la tierra y precisamente porque carecemos de alas, se nos antoja realmente apetecible sentir la sensación de estar suspendido en el aire, como un pájaro.

Ver la tierra y el mar desde arriba, sentir el viento a 4.000 metros de altura y perder todas las referencias que normalmente nos acompañan en el día a día, distancias, velocidad, e incluso la sensación de riesgo que queda totalmente desdibujada y relativizada, son algunas de las sensaciones que puedes sentir al tirarte en paracaidas.


Vivir experiencias está de moda, quizá porque cada vez tenemos y queremos más, las cosas más simples comienzan a darse por supuestas y necesitamos emociones fuerte y especiales para recordar un momento concreto. Aunque me parece realmente importante seguir valorando algunas de las sensaciones más simples, aquellas que nos acompañan en nuestros viajes, la sorpresa, el relax, el conocimiento del mundo que nos rodea y otras muchas, tan personales y subjetivas como cada viajero, es cierto, que acompañar nuestros viajes de experiencias especiales le da un valor añadido, el ingrediente final para que quede grabado en nuestra memoria.

Si te gusta experimentar nuevas sensaciones, el paracaidismo es quizá una de las experiencias más extremas pero también más bonitas, porque te permitirá disfrutar del paisaje donde elijas realizar el salto. En Girona, y más concretamente en Empuria Brava, hay un aeródromo que ofrece todo lo necesario para disfrutar del primer salto en paracaídas con monitor y la posibilidad de inmortalizarlo para la posteridad en vídeo y fotografías.

Lo interesante Sky dive Empuria Brava es el enclave donde se realizan los saltos. El aeródromo se encuentra muy cerca del mar Mediterráneo, y después de la primera impresión de la caída libre a 200 km por hora, cuando se abre el paracaídas y pasamos a la parte más sosegada de la experiencia, podemos disfrutar de un paisaje que merece la pena: el mar, la playa, las montañas al fondo, los canales, las embarcaciones de Empuria brava, el campo y toda la Bahía de Rosas.

Esta actividad se oferta también en algunos hoteles de la ciudad de Barcelona, como complemento a la estancia en la ciudad condal. Una nueva iniciativa que ha apostado por este tipo de turismo es Style Hotels (Experience Community), que en colaboración con Golden Moments, ofrece paquetes ‘especiales’ en ciudades de toda Europa. Para poner algunos ejemplos, se puede celebrar una ocasión especial con estancia en Londres y viaje en globo, estancia en Ibiza con cena privada en una cala… Y todo lo que dé de sí la imaginación.

#barcelona#experiencia#Girona

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *