Entrevista a Toño Cañadas, el artesano detrás de NOPO cameras

Entrevista a Toño Cañadas, el artesano detrás de NOPO cameras

En la pasada edición del festival de fotografía analógica Revela-t tuvimos la ocasión de conversar con Toño Cañadas, artífice de la línea de cámaras estenopeicas NOPO que elabora de manera 100% artesanal en su taller de Madrid. Y como clientes satisfechos suyos que somos –lo podéis comprobar por ejemplo en este artículo sobre la NOPO pan 135— y apasionados de este tipo de fotografía, hemos querido acercaros un poco a este fascinante mundo a través de una entrevista con uno de los máximos exponentes de la fotografía estenopeica en la actualidad en España.

¿Por qué la fotografía estenopeica, y qué es lo que te ha llevado a volcarte totalmente en este proyecto?

Bueno, pues hay dos razones realmente para que el proyecto sea lo que es: la fotografía estenopeica la he usado porque me apasiona, es la primera técnica que todo fotógrafo empieza a conocer en sus inicios académicos y supone el momento más mágico en el que conoces cómo funciona la fotografía. Aprendes a prever la foto, entiendes cómo dibuja la luz y sus efectos, casi se palpa… al trabajar con herramientas tan básicas realmente lo percibes… Y luego está todo el proceso fotográfico de positivado y/o escaneado, donde realmente te das cuenta de cómo funciona esto de la fotografía, y la propia práctica es muy intensa y requiere de involucración en todo el proceso.

Por otro lado, el proyecto es estenopeico porque gracias a él utilizo las tecnologías más sencillas a la hora de producir cámaras: no tengo que diseñar ni construir lentes, y aunque haya evidentemente todo un proceso técnico incluyendo por supuesto un control de calidad, la fotografía estenopeica me permite crear cámaras de fotos totalmente funcionales con muy poco.

Mis cámaras NOPO

A la izda. NOPO pan 135, con su sistema de arrastre. A la dcha. NOPO 120

Aún así, dentro de la sencillez, existe una complicación y una evidente sofisticación a la hora de diseñar una cámara pinhole que se aprecia en cada uno de los modelos de tu marca NOPO: entre la típica cámara de cerillas y una NOPO 120, por poner un ejemplo, hay un mundo de diferencia…

Si, hay una cosa ineludible que es la usabilidad: tienes que hacer que el objeto sea útil y que no dé problemas. También quise evitar desde un principio la curva de aprendizaje elevada que tienen otras cámaras estenopeicas, cuyos diseños dan por asumido que el fotógrafo está familiarizado con este tipo de fotografía y su técnica y que le exigen trabajar de una manera muy determinada. Intenté evitar ciertas cosas que para mí eran incómodas para que una persona que se acercara a este mundo por primera vez –e incluso a la fotografía analógica– pudiera hacer fotos con muy buenos resultados pero sin demasiadas complicaciones. El sistema de arrastre de la película, la forma en que se engancha esta… He intentado idear mecanismos para no tener que andar con adhesivos ni cosas muy precarias que desmotiven a alguien que todavía está decidiendo si le gusta o no este tipo de fotografía.

pinhole-ripoll-03

estenopeica-nopo-ripoll-retrato

NOPO es un proyecto enteramente personal con el que llevas varios años fabricando las cámaras una a una con tus propias manos, varios modelos de hecho, y que ha ido poco a poco consiguiendo una cierta repercusión y una pequeña legión de clientes contentos… ¿A dónde quieres seguir llevando la marca NOPO?

Bueno, quiero ampliar a un par de modelos que ya estaban propuestos en la campaña de crowdfunding que lancé a principios de este año y que todavía no los tengo a la venta, pero más allá de ahí, considero que tampoco es bueno ofrecer un montón de opciones; veo que hay modelos de NOPO que funcionan mejor a nivel de ventas, otros peor, y estoy pensando en eliminar modelos para simplificar al máximo; no quiero tener más de 5 modelos, esa es la idea, y de todas maneras justo ahora no te puedo decir cuáles van a ser, pero desde luego quiero cubrir desde el gran formato al 35mm, y ahí estoy deliberando sobre si la nueva NOPO 24 a lo mejor sustituirá a la NOPO 135 antes del salto al modelo panorámico, y luego la NOPO 120 de formato medio, que es un poco como el eje y la más popular de la familia (aunque la que más se vende es la pequeña, la 135, supongo que porque la gente la regala mucho y busca el modelo menos complicado de todos). Eso también me está llevando a derivar el modelo de negocio hacia uno que me permita crear cámaras de entrada más baratas aún y que permitan un primer contacto con la fotografía estenopeica más fácil, y luego seguir manteniendo los formatos clave ya que luego hay fotógrafos que van a seguir pidiendo su formato preferido (formato medio, gran formato). Dentro siempre de unos precios asequibles para lo que es un producto artesanal y con un servicio técnico detrás.

Toño Cañadas, el alma de NOPO cameras

Y no hay que menospreciar el lujo de adquirir unas cámaras concebidas, diseñadas y elaboradas por el trabajo de un mismo artesano y al que además puedes ponerle cara y ojos…

¡Desde luego! 😉 Otro de los objetivos es ampliar el equipo en una o dos personas para agilizar la fabricación y la distribución de las cámaras aunque con el mismo proceso y control de calidad… Aprovechar el empujón que me dio la campaña de crowdfunding y gracias a la cuál dispongo por fin de un taller bien equipado, y por supuesto seguir creciendo.

NOPO-pinhole-6

Supongo que gracias a esta campaña de micromecenazgo has visto un interés claro en tus productos que te lleva a mirar el futuro con cierta confianza…

Sí, he conseguido más visibilidad incluso a nivel mundial, gracias a la cuál han aparecido nuevos distribuidores. Se ha movido la marca NOPO, es un antes y un después, algo muy interesante también a nivel de emprendedor porque no sólo hay que elaborar buenos productos, también hay que darles el máximo de visibilidad y trabajar su venta, y estoy aprendiendo mucho en el proceso.

pinhole-belfast-04

pinhole-irlanda-del-norte-08

Dos preguntas en una: ¿qué modelo de NOPO recomendarías para comenzar con la fotografía estenopeica? y ¿cuál recomendarías para llevar de viaje?

Bueno, si se trata de comenzar de cero, digamos que para alguien que nunca ha hecho un negativo, entonces le recomendaría comenzar por la más pequeña actualmente, la NOPO 135: porque le va a sacar más cantidad de fotos, porque es un formato más fácil para componer las fotos –el habitual 2:3 de la película de 35mm y las cámaras digitales–, además de ser el más fácil de escanear o que te escaneen las fotos en tienda, con lo que los costes asociados al analógico son los más contenidos.

Ahora, si ya has hecho un poco de fotografía analógica, o buscas algo diferente porque tienes varias cámaras, yo siempre recomiendo la panorámica, que para viajes desde luego es la mejor: por ejemplo, para hacer paisajes es súper agradecida, es un formato divertido y muy diferente al convencional, que da mucho juego y que ofrece bastante calidad porque el tamaño del negativo da para ello. Hay gente que va más a por la 120 y el formato medio en tamaño 6×6, por la calidad extra de la película en 120 y porque es un formato cuadrado históricamente más relacionado con los retratos. Pero yo recomendaría para viajes una panorámica sin duda alguna.

Puerto de L'Ametlla de Mar

image

pinhole-ripoll-05

¿Y qué consejos darías para hacer buenas fotos de viaje con cualquiera de ellas? Por ejemplo, a la hora de saber interpretar los tiempos de exposición en base a la luz disponible y al efecto que le queramos dar a nuestras fotos.

Lo bueno de estas cámaras es que la latitud de las películas es tan amplia —N. del E.: se refiere al mayor margen de error a la hora de acertar el tiempo de exposición para obtener imágenes usables— y los tiempos tan largos que es muy difícil que no te salga una foto. Pero si hay que errar en el tiempo de exposición, siempre hay que ir a por el exceso (más tiempo de exposición): la película fotográfica lo aguanta muy bien al contrario de la subexposición (tiempo insuficiente), que es más adecuado para el digital. También es conveniente llevar un filtro de densidad neutra para provocar tiempos más largos (entra menos luz por el estenopo) y así lidiar con los días muy soleados en los que los tiempos de disparo son quizá muy cortos para sacarle el jugo y la magia a la fotografía estenopeica. A nivel de película, recomiendo llevar varios carretes de color, más vistoso que el blanco y negro para empezar, y sobre todo, llevar preparado un discurso para cuando te vayan preguntando por ahí 'y esta cámara de madera, ¿de dónde la has sacado?'

nopo-out-and-about

¡Muchas gracias Toño!

Todas las fotos de este artículo son propiedad de 3viajes. No hemos sido compensados por NOPO cameras de ningún modo por realizar esta entrevista, que parte de nuestro interés por el proyecto NOPO y, porqué no decirlo, del cariño que le profesamos a esta marca desde que adquirimos nuestro primer modelo.

#españa#estenopeica#Europa#fotografia#Madrid#paisajes

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *