Revista Altaïr núm. 66: Croacia, joven y milenaria

Revista Altaïr núm. 66: Croacia, joven y milenaria

Hace ya unos días que volví de un viaje de una semana haciendo ruta por Croacia. Os iré contando poco a poco lo más destacado de la experiencia, aunque ya os avanzo que el viaje fue toda una delicia y Croacia me ha parecido uno de los paises más agradables para hacer turismo en Europa.

Un par de semanas antes de salir de viaje fue cuando finalmente escogí Croacia como destino, descartando otras salidas a Escocia o Irlanda. Como véis no tuve mucho tiempo para preparar el viaje, y sólo tenía claro que volaría hasta Dubrovnik, cogería un coche de alquiler y que la vuelta sería desde la capital, Zagreb.

La revista Altaïr

Esta vez, como en tantas otras ocasiones, la revista Altaïr vino al rescate ([número 66, titulado Croacia, joven y milenaria). Me ayudó a hacerme una idea de las zonas más interesantes del país, aprendí un poco de la historia y costumbres croatas, y sobre todo me inspiró lo suficiente para escoger las ciudades que quería ver en detalle en mi ruta. Y es precisamente lo que busco siempre en una guía o revista de viaje: que me introduzca al destino, me cuente en detalle aquellos puntos de interés que considera más importantes, los contextualice con su historia y la del país. Me gusta leer reportajes sobre las costumbres y forma de vida, los contrastes, las gentes y los retos de futuro que afrontan como colectivo. En cambio, no estoy en absoluto interesado en los directorios de restaurantes y alojamientos, no quiero listas de puntos de interés a visitar vacías y sin más explicación, tampoco quiero una relación de pueblos existentes en una región sin más detalle, ni listados interminables de embajadas, farmacias, centros de alquiler de coches, etc.

Sí me interesan en cambio los planos detallados de los cascos antiguos de las ciudades, me encantan los bocetos de monumentos como catedrales y palacios, biografías de los personales que los construyeron o habitaron, y en general disfruto de todos aquellos elementos gráficos que seducen e inspiran a programar una visita a esos puntos de interés. En resumen, en una guía o revista de viajes espero encontrar la persuasión, que me vendan el destino con todo el arsenal que tengan al alcance.

Y para este tipo de lectura la revista Altaïr brilla con luz propia en todos sus números. Os reto a que leáis cualquiera de las revistas Altaïr y no os entren unas ganas locas de iros al país que cubren como tema principal. El número dedicado a Croacia no es menos, así que os relaciono sus artículos y reportajes principales.

Artículos principales de la revista Altaïr sobre Croacia

  • Embarque: trata los Alpes Dináricos, la Catedral de Sibenik, La isla de Mljet y el Castillo de Trakoscan. Las primeras fotos empiezan potentes, cuando veáis las fotos de la catedral de Sibenik vais a comenzar a enamoraros de Croacia… Y todavía queda mucho por ver y leer.

Sibenik

  • Introducción: subtitulado Mil influencias y una identidad se nos presenta el país y su idiosincrasia, a vista de pájaro, y ya se va presentando su geografía, historia y cultura.

  • Split, toda una ciudad dentro del palacio: el palacio no es otro que el del emperador romano Diocleciano, que en siglo III mandó edificar un complejo palaciego tan descomunal e imponente que ha sido usado y abusado desde entonces. El resultado que vemos hoy es uno de los cascos viejos más impresionantes y bellos del mundo. Para mí, se trata sin duda del recuerdo más potente de mi viaje a Croacia.

  • Islas Kornati, paisajes lunares en el Adriático: Aquí Altaïr se aleja bastante de las zonas de Croacia más turísticas, y nos habla de un archipiélago de islas todavía por descubrir.

Altaïr y Croacia, islas de Croacia y paisajes lunares en el Adriático

  • Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, una obra maestra del agua: Plitvice se trata sin duda de uno de los principales puntos de interés a visitar en Croacia, muchos dicen que es imprescindible. Yo lo tuve que descartar en mi ruta por Croacia, así que tendré que esperar a otra ocasión para disfrutarlo.

  • Zagreb, donde conviven mundos distintos: Se nos presenta la bella capital croata, para mí otro de los imprescindibles del viaje. Zagreb es una capital europea magnífica, y el ambiente de paz y convivencia me parecieron geniales. Zagreb tiene tantas cosas por descubrir, y está tan poco publicitada… En ésto y en la ciudad en sí misma me recordó muchísimo a Budapest, otra de las ciudades más espectaculares que he podido visitar en Europa.

  • Dalmacia, con la bendición de San Marcos: Aquí ya se entra a hablar de historia, de cómo la República de Venecia influyó durante siglos en la región, y dónde podemos admirar los vestigios de este dominio. Se presentan ciudades croatas claves como Zadar o Trogir.

  • Historia: la superación del horror En este artículo entramos de lleno en la historia y las muchas guerras que han visto pasar en esta región de los Balcanes. Nos habla también de migraciones y limpieza étnica, el artículo es revelador para intentar entender algo de la idiosincriasia actual del pueblo croata.

  • Llanuras interiores: campo de batalla entre imperios: Una vez que salimos de la costa croata, el resto del territorio no nos es tan conocido, ni hay ciudades de gran nombre —aparte de Zagreb—. Terreno fronterizo durante siglos entre los imperios otomano y austrohúngaro, en este artículo descubriremos la región de Eslavonia, que tiene una identidad original, diferenciada y que mezcla rasgos de todas las potencias que la ocuparon.

El interior de Croacia, visto por Altaïr

  • Dubrovnik, superviviente de guerras y terremotos: Una guía de Croacia no podía olvidarse de la joya de la corona. La que siempre fue la República de Ragusa, soberana durante cuatro siglos y medio, siempre ha ido a la suya y entretanto ha sabido sortear las máximas dificultades: ya sean en forma de terremotos, asedios, negociaciones con turcos y venecianos o bombardeos serbios. Hoy en día Dubrovnik sigue siendo la perla del Adriático más que nunca, la ciudad está limpia como una patena y es todo un placer pasear por sus calles —al atardecer, eso sí, que en verano la combinación de piedra, mármol y sol implacable se hace algo indigesta—. Dubrovnik os dejará con la boca abierta, tanto por su belleza allá donde piséis como por sus precios…

Dubrovnik según Altaïr

  • Península de Istria: Finalmente, se nos habla de otra de las regiones con más solera de Croacia —y son muchas—. La península de Istria colinda con Italia y Eslovenia, y tiene ciudades tan atractivas como Pula, Opatija, Rovinj o Porec. De éstas yo sólo pude estar en Opatija, de la que ya he hablado brevemente de su paseo pero que aún esperan más artículos, puesto que me pareció una ciudad costera encantadora. Como todo lo que pude ver en mi viaje a Croacia.

sidebar:ciudad:dubrovnik

#Altair#Consejos#croacia#guia-de-viajes#revista

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios
  • ….Nuestro próximo viaje (del 20 al 31 de agosto) será a Croacia. El primer gran viaje con nuestro hijo de dos años y medio (hemos hecho viajes/escapadas a Menorca, Milán, Pirineo, Madrid…) pero éste será el primero de otros muchos…Todo tiene su tiempo y ahora que él ya es un poco más grande creemos que es buen momento para volver a viajar….Me ha encantado la descripción que haces de la revista, transmites entusiasmo, ilusión…personalmente también busco ese tipo de información cuando leo sobre un destino…Trataré de conseguir la revista, tiene una pinta estupenda. Te recomiendo también el nº50 de la revista Descubrir (el dossier central es “Costa Dálmata un paraíso en el Adriático” A nuestro regreso prometo pasarme por el blog para comentar en algún punto qué tal nos ha ido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *