Un paseo por Narbonne

Un paseo por Narbonne

Cita obligada si visitas la región francesa de Languedoc Roussillon, quizá no sea tan conocida como la medieval y cercana Carcassone pero Narbonne también está llena de encanto y ofrece cantidad de opciones culturales para el visitante.

cathedrale©Laurie Biral Ville de Narbonne 2

Con 2500 años de historia, su herencia arquitectónica permite transportarte tanto a la época romana (no en vano Narbonne fue la primera colonia romana fuera de Italia) como al medievo o a tiempos de la Revolución Francesa.

Pasar un día paseando por su centro histórico te permite visitar sus mejores monumentos: la inmensa catedral gótica de Saint-Just, el antiguo polvorín del siglo XVII ahora reconvertido en sala de exposiciones o la basílica de Saint-Paul pero, esto es importante a tener en cuenta, ¡a las 12 del mediodía todo se para! Esto puede romper la mañana, pero si somos madrugadores podremos aprovechar todas estas visitas antes de que nos echen del monumento de turno.

Porque sí sí, lo cierran todo. Los franceses interrumpen su actividad desde las 12 hasta las 14h, hora en que todo vuelve a ponerse en marcha. Bien aconsejados por una guía del lugar, aprovechamos ese tiempo de parón comercial para pasear por la ribera del canal de la Robine, precioso en primavera. Desde uno de sus puentes, toca la foto clásica al Puente de los Marchantes (Pont des Marchands), una vista bucólica a más no poder sobre todo si, como tuve la suerte de ver, el paisaje ya está con miles de flores alrededor.

barques-8©Laurie Biral- Ville de Narbonne

Mirando al canal se encuentra el célebre mercado de Les Halles, un auténtico pabellón Baltard construido en 1901 y que ahora alberga todo tipo de productos frescos franceses. Pasear por sus paradas es una auténtica experiencia para vivir la autenticidad de un mercado e incluso puedes comer en muchos de sus puestos (de 12 a 14h estará bastante lleno, eso sí). Como una Boqueria pero más pequeñito y no tan saturado. Muy bonito y agradable.

Les Halles©Laurie Biral - Ville de Narbonne

Para saltar de siglo en siglo y tiro porque me toca, en Narbonne puedes visitar el Horreum romano, unas misteriosas galerías subterráneas; y si coges en una boulangerie la merienda para llevar, puedes pasar la tarde paseando por el barrio medieval de Bourg. ¡Un viaje por el tiempo en tan sólo un día!

Comer en Narbonne
Puedes vivir una experiencia gastronómica tradicional francesa al completo en Les Grands Buffets, ubicado a las afueras de la ciudad y que destaca por su enorme variedad de quesos y foies, al igual que degustar la mejor selección de vinos de Francia y más de 100 postres de escándalo. Todo ello a un precio más asequible de lo que parece, pretende ofrecer una experiencia gastronómica total. Aunque puedas coger todo lo que quieras, habría que ir decenas de veces para llegar a probar todos sus exquisitos platos.
Como curiosidad, destacar también La Taberna Andaluza, bar de tapas españolas auténticas que se encuentra justo al lado de la catedral de Saint-Just, para los que se sientan más nostálgicos…

sidebar:ciudad:narbona

#Europa#Francia

Publicado por Diana Campo

“No se viaja para escapar de la vida. Se viaja para que la vida no se escape”. Cuando Diana leyó esto algo hizo click para siempre. Enamorada del mar y las playas de ensueño, sólo le gusta madrugar cuando está de viaje.
1 comentario
  • Vaya por delante que me siento muy orgullosa de ser andaluza, pero con la estupenda gastronomía que hay en Francia, sería un pecado ir a comer a la Taberna Andaluza… 😉

    Bromas aparte, tengo que hacer un viaje intensivo por el país vecino. Hay zonas maravillosas que aún desconozco, como ésta de Narbonne.

    Saludossss 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *