Visita a Sant Cugat del Vallès

Visita a Sant Cugat del Vallès

Sant Cugat del Vallès es una importante ciudad barcelonesa que destaca en muchos ámbitos, no siendo quizá el turismo uno de los más conocidos; y sin embargo ofrece importantes atractivos turísticos, vaya si los tiene… Hemos disfrutado de algunos de ellos durante un fin de semana de otoño, y os contamos nuestras impresiones.

Mercat Vell de Sant Cugat

Ubicado en la Plaça de Sant Pere, la antigua Plaça Major, este mercado centenario inspirado en la arquitectura de Puig i Cadafalch ha vuelto a cobrar vida en el último año. Y es que esta plaza y su mercado fueron el alma de la villa catalana hasta que la gran transformación urbanística y el flujo constante de población de las últimas tres décadas la convirtieron en una ciudad que hoy en día dobla sobradamente el censo de 1996, y transformaron también su casco antiguo e hicieron que la pequeña plaza y su entorno fueran entrando poco a poco en desuso. Sólo hace tres años que la santcugatenca Montse Garcia y su marido, arquitecto nacido en la vecina Sabadell, vieron la oportunidad –o más bien, tuvieron la osadía– de presentar un proyecto de rehabilitación del mercado, modernizando su estructura y su uso con el objetivo de recuperar un espacio emblemático y volver a dar vida a la Plaça de Sant Pere de Sant Cugat. Y aunque no era ni el primer ni el segundo anteproyecto que se había presentado para la reforma del Mercat Vell (mercado viejo) que no había tirado adelante, y por ello existían ciertas dudas, aún así esta transformación en un espacio gastronómico parece que está funcionando muy bien a tenor de la gran afluencia de clientes de que disfruta a diario.

mercat_vell-sant-cugat-00

Hay varios aspectos interesantes en esta renovación del Mercat Vell de Sant Cugat: por un lado, en su vertiente arquitectónica, se ha respetado la fachada y la estructura pero se ha transformado profundamente su interior y se han abierto espacios a la luz en un edificio que se consideraba un búnker –como muchos mercados antiguos, su arquitectura era estrictamente funcional–. De otro lado, se ha buscado intencionadamente dotar al nuevo espacio de una mezcla de locales con producto de mercado del día junto a locales orientados a la restauración y el ocio gastronómico. Y con esta combinación, se ha conseguido insuflar nueva vida al Mercat Vell no sólo los fines de semana. Así, la Plaça de Sant Pere ha rejuvenecido y se ha vuelto a integrar en la ruta de paseos por el centro de Sant Cugat tanto para residentes como para visitantes, en donde encontraremos una completa oferta gastronómica, además de excelente calidad. Por ejemplo, tenemos el Forn de Pa i degustació Bonaparte, que elabora el 100% de sus productos in situ y que recientemente consiguió el segundo puesto a nivel español en elaboración de croissants artesanales ¡No hay que irse del mercado sin probarlos!

mercat_vell-sant-cugat-01

mercat_vell-sant-cugat-02

Monestir de Sant Cugat

Este monasterio excelentemente conservado de primeros del XI fue durante siglos uno de los más importantes e influyentes de Barcelona y gran parte de Catalunya. Se dice que fue fundado por Carlomagno y varias veces devastado por las incursiones árabes del siglo IX, pero en cuanto comenzó a vivir tiempos más apacibles fue creciendo en tamaño y poder, y se trataba de una suerte de paraíso terrenal de la cultura y del bienestar, pues los afortunados que conseguían acceder a monjes de la orden benedictina que lo gestionaba disponían de tres comidas diarias aseguradas junto al privilegio de aprender a leer y a escribir, un lujo para el resto de la población en tiempos de la Edad Media. Además, acceder al Monestir de Sant Cugat –adentro del recinto amurallado– era muy complicado puesto que sólo habría sus puertas al público un par o tres de veces al año, en fiestas eucarísticas muy señaladas.

monasterio-sant-cugat-00

Esta dinámica continuó durante siglos y no fue hasta la desamortización de Mendizábal de 1836 que los monjes benedictinos tuvieron que abandonar definitivamente el monasterio, en medio además de un gran tumulto social en el que se quemaron algunos bienes eclesiásticos y se desfiguraron tristemente los 144 capiteles de su enorme claustro, y cuyas cicatrices podemos todavía observar en su visita. Para entonces, después de más de 600 años de construcción y reformas continuadas, y a pesar de la venta de algunos de sus tesoros, quedó un imponente monasterio que presenta y fusiona magníficos ejemplos de obras arquitectónicas y artísticas del románico, el gótico y el barroco. Más adelante, se restaurarían las murallas que definían el recinto sacro y que lo separaban del pueblo de Sant Cugat, y hoy estas murallas están armónicamente integradas en la ciudad formando parte de su identidad.

monasterio-sant-cugat-01

No debemos perdernos como decimos el claustro ni el enorme y preciosista rosetón de la iglesia –donde se siguen celebrando bodas y eventos religiosos–, tampoco su interior desvestido prácticamente de ornamentación pero de una arquitectura y unas dimensiones que hablan claramente de su magnificencia en el pasado. Disponemos de audioguías en varios idiomas para realizar la visita al interior del monasterio, así como de visitas teatralizadas que amenizarán la experiencia de los pequeños y los menos interesados en aspectos puramente históricos.

monasterio-sant-cugat-02

Museu Cal Gerrer y museo de Marilyn Monroe

En la Casa Museu Cal Gerrer, ubicada en pleno centro de Sant Cugat y a sólo unos pocos metros del Monestir encontraremos una colección singular en el mundo, la única dedicada de manera permanente a la figura y a la vida de Marilyn Monroe. El artista local Frederic Cabanas es uno de los mayores coleccionistas de memorabilia de Marilyn Monroe, y lleva nada menos que cuatro décadas amasando todo tipo de material relacionado con la leyenda rubia del cine, la gran mayoría del cuál se encuentra expuesto en Cal Gerrer.

Museo de Marilyn Monroe en Sant Cugat

Allí encontraremos objetos relacionados con la actriz como mechones de cabello auténticos, vestidos, zapatos, cartas firmadas, el ukelele que se sabe tocaba en ocasiones, pósters, discos y libros sobre su vida y su trágica muerte; nos acercaremos a la época de esplendor de Marilyn Monroe y también a sus últimos días, y nos impregnaremos de la fascinación y del misterio que la persiguieron durante toda su carrera.

La figura de Marilyn Monroe ha dado y dará pie a escribir miles de libros, y el Archivo Cabanas se encuentra en posesión de más de 2.000 de estos; nosotros obviamente no sabríamos profundizar tanto, aunque sirva esta entrada sobre el Museo de Marilyn Monroe para cubrir nuestra visita en detalle.

museo-marylin-sant-cugat-01

Mercantic

El concepto y el espacio Mercantic resultan algo complicados de explicar por su riqueza y diversidad, pero vamos a intentarlo: se trata de un enorme complejo de 15.000m2 destinado a la venta de antigüedades y productos de artesanía, también a exposiciones, eventos, presentaciones y talleres relacionados con todo tipo de artes; al mismo tiempo se llevan a cabo tareas de mecenazgo para artistas desconocidos y noveles, que les proporcionan el espacio y los recursos para aprender, explorar y exponer sus creaciones. Y para el público general, consiste en el mayor espacio permanente de venta de antigüedades en Europa, que se sepa. Además, abre sus puertas prácticamente todos los días del año.

mercantic-sant-cugat-09

Entrar en Mercantic es descender al país de las maravillas vintage de Alicia, perderse por las estancias y pasillos de una tienda de anticuario que se van dilatando y ramificando en combinaciones infinitas y te hacen abandonar por completo la noción del tiempo, del espacio y –en mi caso– el sentido de la orientación; es como un cementerio de elefantes para objetos largamente olvidados de todos los tipos y usos imaginables y que creías que habían dejado de existir hace mucho tiempo, pero no, ahí están, descansando pacientemente en suelos y estanterías, apilados unos encima de otros, algunos maltrechos y otros como nuevos, cogiendo polvo, fantasmas del pasado que se aparecen en cualquier rincón parapetados tras un desorden fascinante y contemplan indiferentes a una sociedad obsesionada por el culto a lo nuevo. Y como lo viejo acaba siendo lo nuevo y viceversa, en realidad en Mercantic nos vamos a encontrar ante verdaderos tesoros que desearemos llevarnos a casa a vivir una segunda juventud. Mercantic puede ser altamente adictivo. Quedáis avisados.

mercantic-sant-cugat-02

mercantic-sant-cugat-04

mercantic-sant-cugat-05

mercantic-sant-cugat-07

En Mercantic también nos esperan alrededor de 250 comercios especializados, una barbería de las de antes, animados mercadillos y food markets los fines de semana, también la enorme librería de libros antiguos y usados El Siglo Mercantic en donde además podremos disfrutar de conciertos en directo sábados y domingos mientras tomamos el vermú en una magnífica sala que nos transporta a un club literario de otra época.

mercantic-sant-cugat-03

mercantic-sant-cugat-08

Si planificamos nuestra visita con una comida o cena en Can Gula (xiringuito gastronómico) estamos además ante una combinación potente que aúna gastronomía moderna con antigüedades, mercadillo, artesanía y música en directo, más que suficientes para dedicar a Mercantic todo un día. Aconsejamos degustar cualquiera de las tapas de Can gula y sus famosas patatas bravas, con un punto picante muy interesante.

mercantic-sant-cugat-01

Platos de Can Gula en Mercantic

Visitar Sant Cugat en un día

Con todo lo visto, os aconsejamos acercaros al Mercat Vell por la mañana (o para cenar), a continuación visitar el Monestir de Sant Cugat, después entrar a la Casa Museo Cal Gerrer y recorrer entre otros espacios las salas dedicadas a Marilyn Monroe, luego subir a la azotea del mismo museo y contemplar unas magníficas vistas del monasterio y del centro de Sant Cugat. Seguidamente, desplazaros hasta El Siglo Mercantic y tomar un vermú escuchando excelente música en directo, reservar en Can Gula y degustar algunos de sus excelentes platos y finalmente, con toda la tarde por delante, adentraros en Mercantic y recorrer todos sus recovecos en busca de tesoros perdidos. Y si os queda algo de tiempo para la cena, pasear por el animado Carrer Major de Sant Cugat donde hay gran variedad de restauración y comercios, y quizá volver al Mercat Vell (abierto fines de semana hasta las 23h).

#cataluña#catalunya#españa#Europa#iglesias#mercados

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *