La mítica Ruta 66 [concurso]

La mítica Ruta 66 [concurso]

La Ruta 66. Por Chuck Cocker
La Ruta 66. Por Chuck Cocker

“La 66 es la carretera madre”. Con esta sencilla frase John Steinbeck inmortalizaba la Ruta 66 en un capítulo dedicado a ella de su célebre novela “Las uvas de la ira” (1939). En la obra, el escritor norteamericano presentaba las miserias de la América profunda y rural tras el crack del 29, personificadas en una familia de Oklahoma que se veía obligada a emigrar a la próspera California a través de un duro y penoso viaje. Steinbeck obtuvo con ello la obra cumbre de La Gran Depresión, y la película de John Ford del año siguiente, con Henry Fonda en el papel de Tom Joad, no haría más que asentar las bases de la leyenda para una ruta que llegaría con el tiempo a simbolizar libertad y oportunidades, la esencia misma de los Estados Unidos.

Una ruta mítica

Desde hace décadas, la Ruta 66 atraviesa Norteamérica de este a oeste, desde Chicago hasta el sudoeste de Missouri, seis estados a través de nada menos que 3.940 kilómetros hasta morir en Los Ángeles. Y aunque hace 30 años que fue completamente sustituida por autopistas más amplias y modernas, sin embargo la nostalgia y la fuerza del turismo han evitado que desaparezca entre polvo y matojos. La suya es una leyenda justificada. Antes de la puesta en servicio de la Ruta 66, viajar de una punta a la otra de los Estados Unidos era difícil e incomfortable, pero sobre todo consumía muchísimo tiempo. La apertura de la vía permitió mucha más movilidad a los norteamericanos para hacer negocios, visitar a la familia o simplemente para viajar por placer. Hay quien le atribuye un cambio todavía más profundo, la homogeneización de una sociedad estadounidense a través de una facilidad de transporte que continúa vigente en la actualidad.

Ruta 66. Por Charles Henry
Ruta 66. Por Charles Henry

La clase media ya no dependía pues del transporte público para atravesar Norteamérica, y tenía por primera vez en su mano el ir donde quería y cuando quería. Paradójicamente, lo que hoy vemos como absolutamente normal viene no obstante acompañado de atascos y estreses, connotaciones negativas que nos hacen mirar hacia atrás con romanticismo y añoranza. La Ruta 66 aparece en el siglo XXI como un soplo de aire libre, como un trayecto –más bien una road movie— que más que llevarnos a un destino, nos adentra en la Norteamérica más genuina y nos aleja de nuestra rutina por unas semanas.

Sin embargo, vista desde otro punto de vista mucho menos halagüeño, la Ruta 66, tal y como la presentaba John Steinbeck, era también una ruta de esperanzas rotas, con largos tramos desprovistos de civilización a la vista, y cuando ésta asomaba no lo hacía con carteles de abierto las 24h, como sucede hoy día. En su época de mayor apogeo —años 60— la Ruta 66 podía ser una carretera áspera, donde muchas ciudades y restaurantes de paso se mostraban abiertamente racistas con la población negra, donde todos los viajeros que la atravesaban debían llevarse su propia comida y no siempre podían dormir bajo techo. Aún así, “la vida era simple entonces”, dice un propietario de la gasolinera Soulsby Service Station, hoy día restaurada tal y como era en la América del 1950, para deleite de los turistas europeos.

Símbología de la Ruta 66. Por Doug Wertman
Símbología de la Ruta 66. Por Doug Wertman
Ruta 66 histórica. Por Randy Heinitz
Ruta 66 histórica. Por Randy Heinitz

Una historia tan rica como en ocasiones controvertida, la añoranza de un pasado idealizado y visto como más auténtico, la sed de aventura plasmada en una carretera que recorre miles de kilómetros a través de paisajes decadentes junto con otros fuertemente restaurados, y por supuesto la imaginería del cine, la música y la literatura han dado a la Ruta 66 una mística propia que tardará décadas en desaparecer, si es que jamás lo hace.

¡Gana un viaje por la Ruta 66!

Y hablando de la ruta de las oportunidades… La marca de lubricantes para motos WD-40 presenta un concurso en el que simplemente introduciendo el email en formulario del registro, los participantes optan al premio estrella de un Viaje por la Ruta 66 para dos personas valorado en 8.000 euros. El ganador se decidirá mediante un sorteo entre todos los participantes cuando acabe el concurso.

Gana un viaje a la Ruta 66 con WD-40
Gana un viaje a la Ruta 66 con WD-40

Además, por participar también se opta a alguno de los premios instantáneos, que son 4 altavoces Bosé, 20 relojes de muñeca y 100 entradas de cine dobles.

¿A qué esperas para participar y descubrir la leyenda de la Ruta 66 por ti mismo?

***
Este post es un publireportaje preparado en colaboración con WD-40.

sidebar:ciudad:los-angeles

#Estados-Unidos

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *