Volar o no volar, esa es la cuestión

Llevo mucho tiempo dándole vueltas al asunto y al final me he decidido a hablar de las compañías aéreas. Como usuario frecuente y después de más de tres años de uso intensivo (25 a 40 vuelos anuales) siento que ya he sufrido lo suficiente como para escribir del tema. Que conste que todo lo cuento desde un punto de vista personal y basado en mis experiencias voladoras.

Cartel de Aeropuerto
Cartel de Aeropuerto

Hubo un tiempo no tan lejano en que todos pensábamos que volar era algo elitista y sólo para “gente de clase”. Hoy en día, afortunadamente, el servicio se ha popularizado y cualquiera puede volar, esto también es extensible a las compañías aéreas, “cualquiera puede volar”. Sí amigos, vivimos el tiempo de los descuentos, rebajas, “outlets” y de la cultura de bajo coste (“low cost”) en general. Todo este chollazo que nos venden tiene lógicamente un precio y se llama la comodidad del pasajero. Lamentablemente volar hoy es más un ejercicio de paciencia y estoicismo que un medio para llegar a nuestras ilusiones. Me refiero a que es poco habitual llegar contento a destino y mucho más llegar tarde y pensando “¿qué le vamos a hacer?”. Esto es así. No obstante el riesgo de sufrir penurias aumenta exponencialmente volando con ciertas compañías.

Panel de aeropuerto
Panel de aeropuerto

A continuación voy a contar una serie de anécdotas y pareceres acerca de lo mucho que he vivido en los aeropuertos. Os aseguro que estrujándome muy poco el cerebro podría llegar a escribir un libro. Estoy seguro que vosotros también tendréis las vuestras así que no os cortéis y comentad, lo mismo de esto nos sale un manual para futuros usuarios.

 

La paciencia es la madre de la ciencia

Se necesita a raudales puesto que las compañías aéreas saben que los pasajeros están en sus manos y por eso hacen con ellos lo que les da la gana. Las excusas pueden ser muy variadas y algunas veces hasta son verdad pero cuando haces un mismo trayecto y te encuentras con lo mismo cada vez, sabes que te están tomando el pelo. En este sentido cabe destacar el misterioso caso del vuelo Madrid-Bilbao IB0428 de los viernes a las 19:15h, alias “el fantasma”, ése que siempre cancelan o retrasan intencionadamente para llenar el siguiente vuelo si no hay pasajeros suficientes. ¿Para qué lo ofertan?. Me ha pasado 4 de 5 veces este año. ¿Casualidad? Seguro que sí. Otra cosa a tener en cuenta con Iberia es que lo habitual es que la hora de salida del vuelo coincida con el comienzo del embarque. Un claro signo de que necesitan comprar relojes suizos y dejar de usar chinos de baratillo que con lo que pagamos seguro que les llega.

Iberia
Iberia

Tormentas y pesadillas en otro vuelo

Otras veces la caradura se hace más evidente. En julio de 2010 cometí el error de acordarme de la “primera compañía de nueva generación” (Vueling) para mi vuelo de vacaciones a Bilbao. Era un vuelo directo y por eso caí en sus redes.

Vueling, "La primera aerolínea de nueva generación"
Vueling, “La primera aerolínea de nueva generación”

Resulta que nos embarcaron y se desató una tormenta que paralizó Schiphol (Ámsterdam) un par de horas. Finalmente el avión despegó muy retrasado pero con un plan B oculto. En pleno vuelo nos comunican que el Aeropuerto de Bilbao estaría cerrado a nuestra llegada (vaya novedad a esas horas, todos lo sabíamos) y que habían hablado con el de Foronda (Vitoria) para aterrizar pero que desafortunadamente estaba obras. ¡Vaya, que mala pata!. Así que nos dirigíamos a El Prat (Barcelona). Todo esto al tiempo que las azafatas repartían vales descuento de 20 euros para el próximo viaje y disculpas. ¿Habían hecho algo mal? Yo hasta entonces creía que estaban haciendo todo lo posible para proteger los intereses de su querido ganado, digo pasajeros. Llegamos a las 2:00 y nos prometieron que nuestro avión despegaba a las 6:00 así que sólo las familias con niños fueron a hotel. El resto nos quedamos en la terminal con vales descuento para la cafetería. Aún no había vuelos operando cuando nuestro vuelo ya aparecía retrasado. Entretanto nos dieron todas las excusas del manual:

  • “El avión que os ha traído tiene problemas técnicos y no puede volar”
  • “Vuestro avión viene de una conexión en Mallorca y el mal tiempo ha retrasado el vuelo”
  • “La tripulación no ha llegado porque deben respetar las horas de descanso”

Tres explicaciones para una misma realidad, incompetencia. Lógicamente reaccionamos y subimos a facturación a protestar frente a los mostradores. Llegaron los Mossos d´Esquadra y por fin apareció un representante de Vueling-Iberia a dar la cara. Nos prometió un avión en una hora cosa que cumplió a costa de unos pobres pasajeros que iban a París Orly que se quedaron en tierra. Total, 24 horas para hacer Ámsterdam-Bilbao en avión y un cabreo monumental. Por otro lado es de destacar que, al igual que Ryanair, Vueling es la campeona de puntualidad, siendo muy habitual que anuncien haber llegado con mucha antelación a destino. Lo que no cuentan es que inflan el tiempo estimado de trayecto para que se de tal circunstancia.

Más aventuras con compañías low-cost

Ya que entramos en el terreno del “low cost” voy a hacer mención de las comodidades que nos brindan estas compañías que ahorran en lo superfluo con objeto de ajustar el precio. Lo primero es el espacio, viajar con Vueling, EasyJet o Ryanair requiere hacer un curso de contorsionismo durante al menos 3 meses antes de vuelo. En esta categoría Vueling es la ganadora del premio a la “Gestión Eficiente del Espacio” con su modelo “sardinas en lata”. Yo que no soy precisamente un jugador de baloncesto me encuentro incómodo así que no quiero pensar como lo pasará gente de más de 1,75 m. o nuestro compañero Marc.

Espacio "business class" entre asientos en Vueling
Espacio “business class” entre asientos en Vueling

Luego cada compañía aporta sus propias ideas que la distinguen del resto en una competición por ser la más cutre y mediocre. Yo lo siento mucho pero eso de que Vueling me presente a la tripulación como una panda de amigos de Sevilla, Madrid y Jaén (por poner un ejemplo) me resulta cómico. Con EasyJet he volado un par de veces y la verdad no hay demasiado que decir, aviones sucios, poco espacio y mucho olor a humanidad.

Ryanair es un compendio de calamidades, aviones sucios, bombardeo continuo de publicidad y ausencia total de servicio abordo. A lo mejor me han tocado siempre los aviones más viejos pero hasta ahora no puedo decir otra cosa. La traca final viene con la musiquita ridícula que ponen al final recordando que el vuelo ha llegado a tiempo (haciendo trampa con el tiempo estimado). Estas condiciones y la “política social” de la compañía (robar al pasajero, extorsionar a las administraciones públicas o las ideas creativas de su CEO) la ponen en el lugar número 1 en mis preferencias. Cuidado con la ofertas demasiado baratas. En marzo de 2011 encontré un vuelo muy barato a Salzburgo. A priori tras asegurarme ningún coste oculto todo era de color rosa pero el truco estaba en el horario de llegada. El transporte público. Al final al chollo hubo que sumarle 180 euros de taxi. Si algo es muy barato es por algo.

Ryanair
Ryanair

Otra de mis anécdotas favoritas con este tipo de aerolíneas es algo que me pasó con AirBerlin en 2010. Resulta que mi empresa reservó un vuelo con ellos en febrero para mis vacaciones de verano. Llega el día en Julio y en el aeropuerto me dicen que no hay nada. Tras reclamar en el mostrador de Atención al Cliente me dicen que cambiaron el vuelo para el día siguiente por motivos que no me pueden confirmar. Todo esto claro sin previo aviso y sin mi aprobación. Una vergüenza. El colmo de la mala suerte fue que salí corriendo a reservar un vuelo para el mismo día con Vueling y me pasó lo que os he contado un poco más arriba.

Compañías con servicios mucho mejores

Pero no todo son malas experiencias y a pesar de algunas incidencias en general no puedo quejarme de Air France, KLM o Lufthansa. En diciembre de 2008 las nevadas me dejaron atrapado en el Charles de Gaulle (París). Fue una noche incomodísima en la que fuimos torturados en la terminal (sin mantas y sin comida, nos dieron unos vales pero no servían para nada). Al final llegué a Southampton pero mi maleta no. Tras una reclamación AirFrance me compensó con 100 euros por un día sin maleta, habiendo mandado facturas por valor de 40. En el mismo sentido Lufthansa me perdió la maleta en mi viaje a Obertauern via Munich. Como iba de esquí me quedé sin material. Sin problema. Me compré unos buenos guantes de Gore-Tex, calcetines, camisetas térmicas y alquilé el resto de la ropa. Todo a cargo de Lufthansa que me devolvió el dinero.

Los cáterings

Por último me gustaría dedicar unas líneas al servicio a bordo y en especial al catering. Este es claramente un punto diferenciador entre las compañías de bandera y las low cost entre las que incluyo la cada vez más devaluada Iberia. Todos sabemos que en general la comida de hospitales y aviones no es muy buena pero algo es algo. Creo que pagar 200 euros por un billete te da derecho aunque sea a un triste sándwich y un vaso de agua. No en Iberia claro.

Delicious sweet by KLM
Delicious sweet by KLM
Delicious deli by KLM
Delicious deli by KLM
Be invited by Lufthansa
Be invited by Lufthansa

La mejor experiencia culinaria que he tenido fue en “Clase Business” con Qatar Airways que era como volar en un restaurante. Esto sólo fue un sueño pasajero ya que el vuelo estaba pagado por un cliente. Los mortales no pronunciamos esa palabra (Business) a no ser que el banco nos proponga algún trato.

Os preguntaréis si después de todo sigo volando con las ovejas negras y la respuesta es que sí aunque lo menos posible. A veces es inevitable por disponibilidad o por una diferencia abismal en el precio del billete pero lo que es seguro es que prefiero pagar más por viajar como una persona.

Para terminar dejo unas preguntas en el aire, ¿por qué las aerolíneas tardan una eternidad en informar de las causas de los retrasos? ¿por qué mantienen al pasaje tirado en la terminal viviendo en la absoluta ignorancia? ¿por qué será que nadie se cree la excusas, perdón, quiero decir razones que se dan ante un retraso?. ¡Oopps! creo que la última pregunta se contesta con las dos primeras.

¿Os animáis a contarnos vuestras experiencias? Os esperamos.

#aeropuerto#Consejos#ryanair#viajar#vueling#vuelos

Publicado por Txemi

Por el momento ha viajado a 32 países y vivido como expatriado 18 meses en Inglaterra y casi tres años en Holanda. No es extraño toparse con él en cualquier aeropuerto y es un gran "fan" de las aerolíneas a las que adora con devoción. También puedes seguir a Txemi en "las afueras de Bilbao" // txemivirtual.com
6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *