Un viaje por Renania-Palatinado, la Alemania romántica

Mucho hemos escrito por aquí sobre nuestros viajes a Alemania de los últimos años, desde varias escapadas a Berlín, Frankfurt, Múnich, Colonia o Lübeck, a rutas por la Selva Negra o los mercadillos navideños alemanes.

Sin embargo, hay regiones alemanas como la de Renania-Palatinado que todavía no las han pisado nuestros pies, y por lo que nos cuentan los responsables de su oficina de turismo, esta es una preciosa región de espacios naturales, viñedos y pueblos medievales todavía por descubrir por el turismo español. Los ríos Rin y Mosela bañan unas tierras fértiles y ricas, salpicadas de paisajes montañosos, castillos y pintorescos pueblos, y podemos imaginarnos que la gastronomía también es protagonista en esta región del sur de Alemania.

Viñedo de Calmont y el Mosela. Fuente http://www.mosellandtouristik.de/es/
Viñedo de Calmont y el Mosela. Fuente http://www.mosellandtouristik.de/es/

A partir de hoy y durante unos días recorreremos y saborearemos varios de los parajes y puntos de interés turístico de la región de Renania-Palatinado, y por supuesto que os iremos contando nuestra experiencia, durante el viaje en las redes sociales (@3viajes en Twitter, hashtag #AlemaniaRomantica, también en Facebook e Instagram), y posteriormente en el blog. A continuación van algunos de los highlights que visitaremos para ir abriendo boca.

El Rin en Llamas

Cada año, a lo largo del curso del Rin se celebran cinco grandes espectáculos pirotécnicos, que arrancan en primavera y se caracterizan por la llegada al evento de una flota de barcos iluminados también para la ocasión. El más grande de estos festivales tiene lugar en Coblenza a mediados de agosto, sin embargo nosotros presenciaremos uno que no le desmerece en absoluto, se trata del Rin en Llamas a su paso por Bonn, a primeros de mayo.

Rin en llamas. Fuente: http://en.romantischer-rhein.de/
Rin en llamas. Fuente: o: http://en.romantischer-rhein.de/

Kastellaun y su castillo medieval

Ya en pleno Hunsrück, pasearemos por el casco viejo de esta bonita ciudad de origen medieval y visitaremos su castillo (siglo XIII), donde nos hablarán de algunos de sus muchísimos propietarios, ya que por lo visto conservar las llaves del castillo de Kastellaun no era tarea fácil.

Remagen y el Museo del puente de la Paz

Remagen es un pueblo que se originó cerca del primer puente levantado sobre el Rin por Julio César, y le siguió un rica historia medieval. No fue hasta primeros del siglo XX que surgiría otro famoso puente que llegaría a convertirse en uno de los protagonistas de la Segunda Guerra Mundial, cuando en 1945 se produjo una encarnizada batalla entre aliados y alemanes por tomar el control del entonces único puente en pie sobre el Rin –curiosamente, otra vez–. Después visitaremos el museo de arte moderno Arp Museum.

Rolandsbogen, una leyenda romántica

Los restos de este bonito arco medieval siguen en pie para susurrarnos la bonita leyenda de Hildegunde y Roland, una pareja de enamorados en tiempos de Carlomagno cuyo romance se vio truncado por la guerra y la separación forzosa de los amantes. Hoy en día, el arco inspira a los novios en sus fotos de bodas.

Rolandsbogen
Rolandsbogen. Fuente: http://en.romantischer-rhein.de/

Lago Laach y la abadía de María

Las vistas de este lago de origen volcánico prometen ser bucólicas, al estilo de las del lago Bled en Eslovenia. Ojalá que nos haga buen tiempo y podamos disfrutar fotografiando este bonito paraje natural.

20130507-235014.jpg

Beilstein, la bella durmiente de Mosela

Otra pequeña villa medieval a orillas del Mosela y con un casco antiguo muy bien conservado. Su visita augura una mañana de fotos de casas de entramado de madera y calles empedradas, con escenas costumbristas de la vida en Renania-Palatinado.

20130507-235026.jpg

Castillo de Eltz

Este castillo quizá demasiado fotogénico son en realidad tres castillos unidos armónicamente en lo alto de un pingorote que corona uno de tantos meandros que surcan el Rin. El castillo de Eltz ha sido habitado por 33 generaciones de 3 ramales de la misma familia durante 800 años, y al tener usos de vivienda habitual durante tanto tiempo nos podemos imaginar que las reformas han sido muchas y variadas. El aspecto actual del castillo de Eltz proviene de una importante reforma en el 1815, que lo estilizó y le dio el aspecto actual de cuento de hadas. Perfectamente situado en la confluencia de los ríos Rin y Mosela, hay que caminar unos 45 minutos por un denso bosque de pinos para plantarse de bruces ante sus puertas, y ya adentro una visita guiada nos descubrirá los entresijos de las tres dinastías de la nobleza alemana que siguen compartiendo este interesante asentamiento desde hace siglos.

20130508-000409.jpg

Calmont, el viñedo más escarpado de Europa

Este es otro de los puntos álgidos del viaje, visitar el viñedo con las pendientes más escarpadas de Europa, y unas de las mejores vistas sobre el Mosela. Su origen se remonta mil años atrás, pero tras un siglo XX de declive absoluto, el viñedo resurgió con fuerza en 2001 gracias a la idea –y la cabezonería– de Uli Franzen, quien ya no está entre nosotros –precisamente sufrió un accidente mortal al caer mientras trabajaba ayudando en otro viñedo–, pero cuyos descendientes honran su proyecto vital continuando con la tradición y mostrando hoy día el viñedo con orgullo.

Viñedo de Calmont. Fuente: http://www.mosellandtouristik.de/es/
Viñedo de Calmont. Fuente: http://www.mosellandtouristik.de/es/

Esto y mucho más dará de sí nuestra visita a Renania-Palatinado. Puedes seguir el viaje en directo a través del hashtag #AlemaniaRomantica o la cuenta @3viajes de Twitter, y también con publicaciones en nuestro Facebook e Instagram de @3viajes.

sidebar:ciudad:bonn

#alemania#medieval#rutas#vino

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *