Turismo bélico: la Batalla de las Ardenas. Parte 2

Tras los museos vistos en la primera parte, continuamos explorando algunos de los puntos de interés más importantes que Bélgica ha conservado con el fin de dar testimonio de uno de los enfrentamientos más sobrecogedores de la II Guerra Mundial: la Batalla de las Ardenas.

Batalla de las Ardenas

La batalla tuvo lugar entre Diciembre de 1944 y finales de Enero de 1945, y fue la última gran ofensiva del ejército alemán, una demostración de fuerza que pretendía frenar en seco el avance aliado sobre la Europa continental, y así forzar unas hipotéticas negociaciones en condiciones más ventajosas para una Alemania ya anémica y exhausta en lo militar. Más de un millón de hombres –se dice pronto– sumaron los ejércitos de ambos bandos, alemanes contra aliados, o aliados contra alemanes, según se mire. Concentrados en la región belga de las Ardenas, los ejércitos no sólo se sirvieron de soldados, si no que se ayudaron de más de 3.000 blindados e incontable artillería pesada, que fueron claves para el desenlace final.

Un formidable despliegue bélico y el dramático choque que le siguió dejaron evidentes huellas y heridas en la otrora verde y tranquila región de Valonia, que vió morder el polvo en su suelo a alrededor de 200.000 almas en poco más de un mes (90.000 soldados por bando, más 3.000 civiles). Una tragedia de semejantes proporciones no puede ser olvidada, y es por ello que los belgas han dejado preparados multitud de museos y puntos de interés en los lugares donde se libró la Batalla de las Ardenas. Estamos hablando de ciudades como Bastogne, La Roche, o La Gleize.

En la primera parte ya vimos algunos de los museos más importantes. Ahora nos centraremos en los monumentos más espectaculares y llamativos que podremos encontrar al aire libre en esta región del sur de Bélgica.

Tanques en las calles de Valonia

Con el paso de los años, la región de Valonia fue despertando del trauma sufrido, y poco a poco fue tomando conciencia de la responsabilidad y en cierta forma del deber que tenían de conservar la memoria histórica de la Batalla de las Ardenas, que tanto sufrimiento había causado en la región. Aquello no podía ser olvidado. Así, fueron montando poco a poco museos y exposiciones a partir del abundante material gráfico y de guerra de que disponían. Y gracias a esta labor hoy en día podemos visitar, entre otros, algunos de los carros blindados protagonistas de la batalla, que a su vez formaban parte del armamento de guerra más sofisticado de la Segunda Guerra Mundial.

Un Sherman en Bastogne

Sherman M4 en Bastogne

Situado en la plaza principal de Bastogne, este M4 A3 Sherman americano da testimonio del uso masivo de carros blindados durante la Batalla de las Ardenas. Armado con un cañón de 75mm, fue abatido en las cercanías de Renuamont. Sin embargo, durante su restauración fue pintado con los emblemas de la Compañía C del 37th Trank Battalion, Armoured Division, como uno de los tanques que rompió el sitio de Bastogne a finales de 1944. El tanque que lideró el asalto lo llamaban Cobra King, y es con este nombre que han repintado al tanque actual.

Un Panther en Celles

Phanter en Celles

En Nochebuena de 1944, varios blindados de la 2a Panzer Division alemana se disponían a tomar la villa de Celles. Un combinado de tanques aliados pararon en seco la ofensiva en este punto. El tanque alemán que podemos ver en Celles sobrevivió al forcejeo, y estuvo durante muchos años abandonado en las cercanías de una granja de las afueras del pueblo. Recientemente fue retirado y restaurado, para ser colocado en un lugar mucho más visible de Celles. Hay que decir que los colores del tanque no son los originales, todo lo demás es fidedigno.

El King Tiger de La Gleize

King Tiger en Le Gleze

Tras un fulgurante avance de días, otro grupo de acorazados alemanes que se vió con serios problemas fue el legendario Kampfgruppe Peiper, que tuvo que abandonar precipitadamente la posición de La Gleize y dejar más de 135 vehículos (entre ellos 26 tanques) tras de sí.

El Tiger II (o King Tiger) que veremos en las afueras de La Gleize Museum es uno de estos tanques. Con 68 toneladas de peso, una velocidad de 35 km/h y un alcance de 170 km sin repostar, se trataba de uno de los carros blindados más temibles de la época, y muy pocos tanques aliados podían atravesar su blindaje. La gran mayoría de los King Tiger que quedaron en la región de Las Ardenas fue por rotura de las orugas, avería del motor o simplemente porque se quedaron sin combustible. Eran unas rocas. Este tanque en concreto conserva su número original, el 213, y se le ha reparado el cañon y la pintura. Fue abandonado delante del ayundamiento de La Gleize, y posteriormente movido a su emplazamiento actual en 1951.

El M10 Achilles de La Roche
El M10 Achilles de La Roche

El 11 de Enero de 1945, La Roche-en-Ardennes fue liberada de alemanes por tanques M10 Achilles británicos. Unos años después, en 2000, veteranos de guerra de Northamponshire se trajeron un tanque a La Roche, con la colaboración del pueblo belga. El blindado en cuestión que podemos ver en La Roche fue comandado por el Teniente Tony Faulkner, que fue el primer oficial británico del asalto a La Roche.

Memorial Mardasson Hill

Se trata de un monumento muy espectacular en forma de estrella de cinco puntas, que rinde homenaje a los 76.890 soldados norteamericanos que murieron, desaparecieron o fueron gravemente heridos por liberar Bélgica del yugo nazi. Si queremos comprobarlo, no hay más que leer la piedra situada en el mismo centro del memorial, con la inscripción ‘El pueblo belga recuerda a sus liberadores norteamericanos’. Esta piedra marca el punto donde se extrajo tierra belga, que se envió solemnemente al entonces (1946) presidente de EE.UU., Harry Truman.

Memorial Mardasson Hill

En el interior de los muros está inscrita la historia de la Batalla de las Ardenas, y en el exterior hay listados con las incontables unidades norteamericanas que participaron en ella.

El cementerio alemán

Situado en la pequeña población de Recogne, este cementerio acogió en 1945 las tumbas de alemanes y norteamericanos por igual. Sin embargo, en 1947 los restos de los soldados americanos fueron o bien repatriados a EE.UU., o bien trasladados a los nuevos cementerios de Henri-Chapelle y Neuville-en-Condroz. Así que el cementerio de Recogne quedó en exclusiva para los desafortunados soldados alemanes, y allí siguen.

En total hay 6.807 tumbas de soldados, el más joven tenía 17 años y el mayor 52.

Cementerio alemán en Recogne

Rutas por las Ardenas

Os dejamos los enlaces de las cinco rutas oficiales por las Ardenas, que siguen diferentes caminos y orden de visita a los pueblos principales en función de los hechos históricos, la belleza paisajística, etc.

Toda la información sobre los monumentos de la Batalla de las Ardenas

En el siguiente PDF encontraréis toda la información habida y por haber para visitar los museos y puntos de interés relacionado con la Batalla de las Ardenas. Y con un poco de tiempo y paciencia, os podréis configurar una ruta totalmente personalizada.

sidebar:ciudad:bruselas

#batallas#bélgica#Europa#museos#turismo bélico

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *