Senderismo y buceo en Córcega

Para disfrutar de Córcega, el mejor momento es fuera de la temporada alta. La isla es mucho más bonita sin multitudes y además las temperaturas también resultan más agradables que durante los tórridos meses veraniegos.

Cala en Corcega

La ‘isla de la belleza’ enamoró desde la antigüedad y si los griegos en cuanto la vieron la llamaron ‘kallisté’, la más sublime; los frances no se quedan cortos y la conocen como Île de Beauté. A esta mezcla de culturas, se une el idioma corso, oficial en la isla junto al francés, que recuerda a algunas variantes toscanas y también muchos de sus topónimos inmortalizan la que fue un día la grandeza genovesa en el Mediterráneo.

En Córcega se puede disfrutar de paisajes que cortan la respiración a pocos kilómetros de los núcleos urbanos. El espíritu salvaje de la isla es perfecto para relajarse y disfrutar de la naturaleza y los espacios abiertos.

Córcega
Foto de: Jaume Meneses.

Históricamente, la isla de Córcega, situada frente a la Costa Azul, comparte historia y tradición entre Italia y Francia, aunque es territorio francés desde 1768.

Siempre se ha dicho que Córcega ha dado muchas personalidades, pero sin duda el corso más reconocido mundialmente es Napoleón Bonaparte.

La isla es una de las menos explotadas en el Mediterráneo, quizá precisamente porque es poco conocida y el turismo que la visita aún no se puede considerar de masas, ni siquiera en verano.

Bosque en Córcega
Foto de: Jaume Meneses.

¿Qué puedes hacer en Córcega?

– Las rutas verdes son realmente impresionantes y discurren tanto por el interior como por la costa, descubriendo paradisíacas playas desiertas. ¡Muy recomendable la playa Du Lodo! Eso sí, hay que pegarse una buena caminata de dos horas.

– El puerto de Saint Florent es un lugar encantador para tomar el aperitivo o una cena ligera en los bares de la zona. No te puedes olvidar de probar los vinos de la isla en una de las tascas de la plaza Doria.

– El queso de cabra es una delicia gastronómica de Córcega, y acompañado con vino y unas tapas de charcutería local es realmente exquisito.

– El submarinismo es un un atractivo de la isla, ya que los preciosos fondos marinos están poco explotados y no se sufren las concentraciones de buceadores que sí se dan en otros puntos del Mediterráneo.

– La leyenda cuenta que el nombre de su capital, Ajaccio, se remonta al mítico héroe griego Ajax. Es sede de la Asamblea Territorial de Córcega y capital del departamento sur. Es la ciudad más grande la isla. No es muy destacable en su conjunto, pero no te puedes perder un paseo por su centro histórico y una visita al Museo Fesch, donde hay verdaderos tesoros pictóricos de Tiziano, Veronés, Fray Bartolomeo o Boticelli.

#islas#italia#playas_desiertas

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *