Roma, un paseo por la ciudad eterna

Roma, non basta una vita. Con este antiguo adagio describieron nuestros antepasados la majestuosidad y gloria de la Ciudad Eterna. Dicen los romanos oriundos del lugar que hasta 900 iglesias la coronan, siendo necesarios sus consiguientes 900 días para ver en detalle cada una de ellas, con sus coloridos y magníficamente conservados frescos y sus auténticas piezas de museo firmadas por los grandes maestros de la época del Renacimiento. Además de los grandiosos monumentos y edificios que visten y engalanan cada una de sus elegantes calles, encabezadas sin duda por la vía Condotti, a unos pocos metros de las célebres Spanish Steps de la plaza de España y lo más parecido a la milla de oro en Italia. Uno de esos lugares para ver y ser visto.

Puesta de sol sobre la cúpula del Vaticano en Roma @3viajes

Un museo al aire libre del Renacimiento

Roma es una bella dama engalanada de colores por el antiguo imperio y por las luces del atardecer. Sus puestas de sol son de color rosa y oro y bañan cada una de las proporcionadas cúpulas que perfilan el lienzo dibujado por las siete colinas que conforman la ciudad. A media tarde, el sonido de las gaviotas resuena a lo lejos, dulcemente, en la plaza de San Pedro y se entremezcla con las campanadas de su célebre basílica.

Plaza de San Pedro en Ciudad del Vaticano, Roma @Marisol Atencio

Otra de las majestuosas obras de arte de este museo al aire libre del Renacimiento, que en su interior conserva celosamente la única pieza firmada por Miguel Ángel Buonarrotti, su célebre Piedad. Una piedad que también parecen clamar a gritos las 240 esculturas de papas y personajes religiosos que coronan las cuatro filas de columnas de esta amplia y vasta plaza de la Ciudad del Vaticano, el único estado del mundo en el que no figuran registrados nacimientos. El obelisco que preside la plaza fue traído desde Heliópolis del antiguo Egipto a Roma por Calígula.

Piedad de Miguel Ángel, Museos Vaticanos Roma @M. Atencio
Parque Villa Borghese en Roma @3viajes

Callejear y perderse por las calles de Roma

Lo mejor sin duda de Roma es perderse por sus calles recoletas y dejarse envolver por los más de 3.000 años de historia que hacen de esta ciudad un lugar tan especial que, al menos, debería ser visita obligatoria una vez en la vida. O, si se lanza una moneda de espaldas a la Fontana di Trevi, repetir visita y cumplir un deseo.

Fontana di Trevi, Roma @Marisol Atencio

El melódico sonido del italiano se funde al pasear sin rumbo por sus calles, y al llegar a la plaza Navona con los deliciosos olores del espresso y del capuccino, que inundan el ambiente junto con los de los mejores platos de pasta, pizza y risotto que probablemente haya probado nunca. El punto culminante del viaje es, cómo no, el legendario Coliseo, única de las siete nuevas maravillas del mundo que se conserva en Europa y cuya calificación se merece sin duda muy justamente. El sol se pone lentamente sobre la bella dama, Roma que al revés se lee Amor, y deja paso a una luna casi llena que ilumina de nuevo este inigualable museo vivo que todavía hoy, miles de años después, sigue conservando su mágico encanto.

Coliseo en Roma @Marisol Atencio
Spanish Steps en la Plaza de España, Roma @Marisol Atencio
Carruaje de caballos en Vía Condotti, Roma @Marisol Atencio

sidebar:ciudad:roma

Continúa leyendo la serie 'Qué ver en Roma'La Bocca della Verità de Roma  

#iglesias#italia#monumentos#renacimiento#roma

Publicado por Doris

Muchas cosas no se pueden averiguar pensando, hay que vivirlas (Michael Ende)
4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *