Respirando el aire puro de Baqueira Beret

Todavía quedan muchos espacios naturales vírgenes, puros e inspiradores en el mundo; son esos escenarios que te hacen olvidarlo todo y empequeñecer hasta tamaño molecular por unos minutos. Todos hemos sentido esa sensación alguna vez ante el espectáculo de la naturaleza, pero qué pocas veces nos sucede a lo largo de nuestras vidas. Da igual que estos entornos naturales impactantes se encuentren a miles de kilómetros o al lado de casa, la clave está en descubrirlos con nuestra mirada.

El espectáculo natural de Baqueira Beret
El espectáculo natural de Baqueira Beret

La estación de esquí de Baqueira Beret, pese a ser la más grande en España, probablemente la mejor y una de las más concurridas, es también una de esas maravillosas atalayas a una naturaleza esculpida por fuerzas descomunales y a fuego muy lento, en el transcurso de miles y miles de años.

Sólo hacen falta tres cosas para apreciar esta belleza semi eterna: 1. subir a las pistas de Baqueira, Beret o Bonaigua, 2. descalzarse los esquís o la tabla de snowboard, y 3. contemplar con calma y atención. La primera de ellas no está al alcance de cualquiera, vistos los altos precios y lo elistista que es Baqueira Beret. La segunda y la tercera, tampoco; tantas horas de camino para llegar a la estación, luego un buen pellizco a la cuenta bancaria y todo con el objetivo de aprovechar al máximo para esquiar unos pocos días, hacen que la mayoría de gente acuda a Baqueira Beret sin tiempo ni ganas de pararse a contemplar este idílico entorno natural de alta montaña.

La actividad desportiva en Baqueira Beret es frenética
La actividad deportiva en Baqueira Beret puede ser frenética
Esquiar y reponer fuerzas... para volver a esquiar
Esquiar y reponer fuerzas… para volver a esquiar
Pararse a contemplar la naturaleza nevada de los Pirineos
Pararse a contemplar la naturaleza nevada de los Pirineos
Esquiar y contemplar la naturaleza que te envuelve
Esquiar y contemplar la naturaleza que te envuelve… ¿el equilibrio?

Pero ahí está el Tuc de Beret con sus majestuosos 2.595 metros, despuntando junto a tantos otros picos en pleno macizo de los Pirineos. Ahí están esos valles a más de 1.000 metros de desnivel, también los destellos de algún río serpenteante como el Garona, en su camino a Francia.

Si el día hace bueno has de pararte, descalzarte los esquís y sentarte tranquilamente en la nieve; respira hondo el aire puro, hazlo pausadamente, y disfruta contemplando este gélido paraiso natural. Estás ante uno de los espectáculos visuales más sublimes que ofrece el planeta Tierra, saboréalo, no hay que tener prisa.

Contemplar la naturaleza nevada de los Pirineos
Una pausa, coge aire… y disfruta del paisaje nevado de los Pirineos

sidebar:ciudad:vielha

#deportes-de-invierno#Esquí#Naturaleza#nieve#pirineos

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *