Ponme un cuarto de grillos para el camino

En Camboya se come todo lo que alimenta. Eso queda claro desde el primer día que uno comienza a recorrer las calles de Phnom Penh o las carreteras del país. Duros tiempos han sufrido los camboyanos y aún están demasiado cerca los años de barbarie de los Jemeres Rojos, que diezmaron el país no sólo con la violencia sino con la simple inanición.

Puesto de insectos en la ruta Phnom Penh - Angkor @3viajes
Puesto de insectos en la ruta Phnom Penh - Angkor @3viajes

Pero el tema de este post no era hablar de las tristes historias de Pol Pot y sus amigos, mejor lo dejamos para otro día más gris y nos centramos en la increíble variedad culinaria de los camboyanos.

Venía ya de seis meses de viaje, y unos cuantos países recorridos, digamos que no me sorprende comer serpiente, lagartos, incluso algún que otro insecto, pero para lo que no estaba preparada es para que el puesto de insectos se pareciera al de golosinas del cine. “¿Qué quieres bonita? Tengo grillos, cucarachas, saltamontes… ¡Y todo fresco oiga!”.

Recomendaría el viaje en autobús entre Phnom Penh y Angkor sólo por el viaje gastronómico. Con un poco de suerte en la capital ya habrás visto los puestos de perro asado, con sus cabezas colgadas y eso te ayuda a irte metiendo en situación. Luego vienen las tortugas al vapor con la panza arriba y todos los huevos a punto para darse un atracón. Esto ya casi te deja inmune a los insectos y hasta dan ganas de darle un mordisquito a una de las tarántulas fritas de tu compañera de viaje.

Con mirar es suficiente, pero si no te da un vuelco el estómago y estás animado, entonces únete al festín con los locales y pídete un cuarto de grillos para el viaje. Te lo envuelven en un cucurucho y de vuelta al autobús, a disfrutar del paisaje con tus pipas camboyanas.

#asia#Camboya#gastronomía

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *