Paseando por La Habana

La Habana, la capital de Cuba es una ciudad encantadora, no tanto por sus calles descuidadas, sus automóviles de los cincuenta, ni por sus playas, sinó por sus habitantes, que con sus muestras de cordialidad y felicidad hacen de la estancia en La Habana una divertida aventura.

La ciudad, herencia de piratas y galeones, de revolucionarios, de ilustrados, de santeros, de aventureros, de soñadores, de mercaderes, de esclavos, de conquistadores, de jugadores y del oro y el ron, fue fundada según cuenta la leyenda en 1519. El mito cuenta que los conquistadores españoles eligieron un pequeño puerto natural y bajo una ceiba vieja celebraron la primera misa y el nuevo asentamiento recibió el nombre de San Cristóbal de la Habana.

Templete_habana

Para empezar a disfrutar de La Habana andando te sugerimos empezar desde el punto de creación de la ciudad, la Plaza de las Armas, delante de la ceiba y el Templete (edificio neoclásico que se puede visitar pagando una entrada de 1 euro, aunque es muy pequeño, vale la pena escuchar toda la explicación de la guía y hacerle todas las preguntas que se quieran).


La Plaza de las Armas es actualmente un bonito mercadillo de libros de segunda mano al aire libre. Una vez en la zona, se puede visitar la Catedral de la Habana y la plaza de la catedral. La vida se respira en la plaza y el colorido ambiente envuelve al visitante. La catedral es del siglo XVIII y de estilo barroco, que recuerda a la catedral de Murcia. A 1 minuto de la plaza de la catedral se encuentra la mítica Bodeguita del Medio, ¡no te pierdas sus paredes!

La catedral de la Habana

Del centro cabe destacar el enorme Capitolio Nacional (entrada 3 euros), que parece un espejismo de su original en Washington, es interesante visitar la Fábrica de Tabaco de Pertegás, y parar en la Floridita dónde Hemingway consumía (con locura e ignorando su diabetes) sus daiquiris. También es interesante visitar el edificio Bacardí, mandado a construir en 1929, dónde por un euro (a negociar con algún camarero del bar) se puede subir a la azotea para divisar unas increíbles vistas panorámicas de la ciudad. Pero sobre lo realmente mágico y con un encanto propio es perderse por el centro de la Habana.

La Habana

No puedes dejar de visitar el barrio chino en el Centro Habana, el más grande de América Latina. Éste se fundó gracias a la gran colonia china que vive en Cuba. Paseando por las calles peatonales del ChinaTown cubano, al visitante le puede dar la impresión de encontrarse en una confusa China con habitantes medio chinos medio caribeños.

El Malecón es otra de las citas obligatorias, la avenida más famosa de La Habana y quizás de Cuba. El Malecón es el paseo que abarca toda la bahía durante 7 km. Es casi un lugar mítico donde se pueden ver declaraciones de amor, peleas, paseos vespertinos, gente pescando o bebiendo ron o simplemente contemplando el horizonte. En los días de tormenta, cuando las olas saltan por encima del muro del Malecón, el espectáculo que ofrece el paseo es impresionante. El Malecón se encuentra en el barrio del Vedado, el alma de la ciudad. Una buena ruta es pasear por la Rampa, tomar un helado en Coppelia y acudir a la Plaza de la Revolución.

La heladería Coppelia es una popular heladería creada en 1965. Su fama se debe a la exquisita elaboración de sabores de las diversas frutas tropicales con los que hacen los helados. La cola es infinita, pero merece la pena perder un par de horas para elegir entre los más de 21 sabores y especialidades, y sentirse un poco más cubano.


La Habana se convirtió en un destino muy popular para los americanos, que popularizaron los clubs y el juego, hasta que la Revolución Cubana los prohibiera en 1959.

Según Carpentier las calles de la Habana,

las que nos quedan, con todo y mal trazadas como pudieran estar, nos brindan una impresión de paz y de frescor que difícilmente hallaríamos en donde los urbanistas conscientes ejercieron su ciencia.

Consejos para disfrutar tranquilamente de la Habana

  • No te dejes guiar por ningún cubano que se encuentre por la calle, y mucho menos si te sugieren un bar para tomar mojitos, ya que puedes ser objeto de algún timo y terminar pagando la ronda de todo el bar.
  • Es recomendable coger un coche americano de los años 40 para disfrutar de la ciudad desde esta maravilla tecnológica. Existe una compañía de taxis para turistas con coches restaurados. Te recomendamos que uses ésta, ya que el resto de taxis tienen prohibido viajar con turistas. Si no quieres sorpresas, viaja con las compañías de taxis oficiales.
  • No compres puros en la calle, a menos que conozcas el producto y puedas comprobar que la caja está bien sellada, ya que también puedes tener algún problema en la aduana.
  • Tómate un mojito o un daiquiri tal y como los disfrutaba Ernest Hemingway en La Floridita o en la Bodeguita del medio, aunque puedes encontrar bares de calidad similar con mejores precios.

sidebar:ciudad:la Habana

#Cuba#hemingway#la-Habana#mojito#pasear#Playas

Publicado por Marc

"Seamos realistas y hagamos lo imposible". El Che Guevara
6 comentarios
  • Muy buen post, gracias por los consejos. Estoy planeando un viaje para enero y ya me han dicho de todo pero no me queda claro si es fácil alojarse en casas particulares.

  • Me parece muy mal que visiteis un pais comunista para darle dinero al que tiene esclavizado a todo un puelbo.

    Ya se ve claramente que clase de gente sois.

    Viva cuba libre!!

  • Menos mal,que no todo el mundo piensa de esa manera, pues claro que el sistema político y económico no es viable para la acumulación de riqueza, sobre todo por el bloqueo de la primera potencia mundial (que nada le conviene que exista paises como Cuba, impidiendo su dominio de “Poder”), e insisto, la busquedad del enriquecimiento personal esta aniquilado llevando éste a conductas sociales pasivas en cuanto ésta y padeciendo toda la escases de recursos en sus vidas cotidianas,y sin meternos en sí la mayoría o su minoría de población quiere o no quiere este comunismo dictatorial(empíricamente inadecuado para la “Economía del Bienestar”), el caso es que sin el turismo la población civil padecería aún más las consecuencias del sistema, subsistiendo únicamente de las cartillas de racionamientos que sólo garantizan el que no mueran de hambre. Perdonarme por ésta intromisión política en un foro de viaje pero,…con éste texto lo único que he querido expresar es que las cosas no son tan fáciles, pues todo tiene su consecuencia (si todo el mundo pensase en no viajar a Cuba por no estar deacuerdo con el sistema político-económico cosa que puede llegar en los países desarrollados -los G8- al 80-90%, la condiciones de vida de los cubanos sería aún mas difíciles)

  • Para hospedarse en la casa de un cubano se debe ir con una referencia, así verás cómo vive la gente y te darás cuenta que no hay un pueblo más libre que el pueblo cubano. Viva la REVOLUCIÓN CUBANA!!

  • por favor, pueblo libre!! si a los cubanos los llevan presos por vender pan con queso en la calle y otro tipo de “practicas capitalistas”,tambien van presos por la ley de peligrosidad si no trabajan o estudian y tienen entre 18 y 25 años
    a lo que hay que agregar que solo se puede trabajar para el estado, que la jornada en algunos trabajos es de 12 horas y que el salario es de 12 dolares al mes…no pueden salir del pais, ni tener internet, bueno que diria de opinar contra el gobierno ,eso es traicion a la patria y se condena con 20 años de prision, libres??
    si vas a Cuba vas a ver que todas las chicas de 14 a 25 años se te regalan aunque seas gordo feo y tengas 60 años, sabes porque, porque quieren escapar!!!
    por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *