‘Moros y Cristianos’ en Alicante

Entre el mar y los cerros que le sirvieron de defensa en época de conquistas, Alicante ha sido desde la antigüedad una confluencia de caminos y culturas que han ido dejando su huella en el paisaje y la cultura. Los primeros vestigios se remontan a la Edad del Bronce, pero es sin duda la ocupación musulmana lo que ha configurado tanto en la ciudad como en toda la provincia la toponimia de las localidades y los accidentes geográficos.

La presencia musulmana sigue hoy muy presente con la celebración de las fiestas de ‘Moros y Cristianos’, con las que se conmemoran los hitos bélicos que se produjeron durante la contienda de la conquista y reconquista.

Moros y Cristianos


Fiestas de moros y cristianos
Se celebran en la ciudad de Alicante durante todo el año, ya que cada barrio tiene las suyas propias. Son unas fiestas con mucha participación ciudadana. Los festeros forman parte de comparsas en el caso del bando ‘cristiano’ y de cávilas para los ‘moros’, que representan las diferentes participaciones tanto en la vida en la época, como en las batallas.

Los templarios, los zulúes, los almoradíes, los piratas o los maseros y campesinos, son sólo algunos ejemplos de las distintas formaciones que toman parte de la fiesta, luciendo vistosos trajes en los desfiles que recorren las calles de la ciudad, acompañados de las numerosas bandas de música alicantinas.

La tradición de las bandas de música en toda la Comunidad Valenciana permite la existencia de cientos de ellas y su calidad está reconocida nacional e internacionalmente. Hasta el pueblo más pequeño tiene su propia banda, lo que fomenta la enseñanza de la música desde la infancia.

Musica en Moros y Cristianos

El centro de las fiestas son los desfiles, se celebran por la tarde y todas las comparsas y cávilas muestran sus vestimentas, con pasos y coreografías específicos para cada una de ellas. Cada población y barrio tiene sus peculiaridades, pero es muy común que también se incluyan espectáculos de grupos de danza, luchas de espadas y caballos. La escenificación recorre la historia con actos durante todo el día, donde se conmemoran las batallas que tuvieron lugar en tierras alicantinas. Los festeros comen y cenan juntos, y por la noche, los locales se abren al público con música y barras de bar.

Las fiestas de ‘Moros y Cristianos’ de Alcoy o de Villena son muy famosas por la gran participación de los ciudadanos, pero se pueden ver en practicamente todas las localidades de la provincia, e incluso se extienden a algunos pueblos del norte de la Región de Murcia.

Moros y Cristianos

Visitas imprescindibles en Alicante:

Las playas de la Costa Blanca le quitan a menudo todo el protagonismo a la ciudad, pero si te alojas en un hotel de Alicante, hay algunos puntos de la ciudad que no puedes perderte.

Castillo de Santa Bárbara.
Se encuentra sobre el monte Benacantil. Desde la fortaleza se puede ver una completa panorámica de la ciudad y la costa. Dentro del recinto se pueden visitar las piezas escultóricas del siglo XX de la colección Capa.

Explanada de España.
Es el paseo más importante de la ciudad. Es durante los fines de semana y festivos cuando más actividad tiene. Se abren los puestos de artesanías, hay actuaciones, pintores y cientos de alicantinos pasean por sus amplias aceras. Las losetas de la zona peatonal se han convertido en un elemento distintivo de la ciudad, ya que el dibujo recuerda a las olas del mar.

Explanada de Alicante

El barrio de Santa Cruz.
Es uno de los lugares más pintorescos de alicante. Decenas casa encaladas y con flores de llamativos colores pueblan la falda del monte Benacantil. La Procesión de la Santa Cruz es la más destacada de Alicante. Los costaleros bajan y luego vuelven a ascender a su ermita al Cristo Gitano. La maniobra por las empinadas calles es una impresionante demostración de esfuerzo y habilidad, que cada año concentra a miles de espectadores.

Es el barrio más alto de la ciudad y en sus calles también se celebra la festividad de la Cruz de Mayo. En estas fechas se engalanan aún más los balcones, pórticos y miradores, consiguiendo una explosión de color que contrasta con el blanco de las fachadas de las casas y la aridez del monte.

Iglesia de Santa María.
Levantada en el siglo XII sobre los restos de una antigua mezquita. A lo largo de los siglos se han realizado numerosas reformas, la más grande fue su reconstrucción en el siglo XV y la ampliación de pórtico barroco más tarde.

Concatedral de San Nicolás de Bari.
Resulta dificil disfrutar de una vista completa de la construcción, ya que se encuentra encajada en una pequeña plaza del barrio antiguo. Es muy recomendable visitar el interior, el claustro y los altares barrocos.


Ver mapa más grande

#comunidad-valenciana#españa#Valencia

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
6 comentarios
  • Hombre! Quizá un paseo sí, pero para bañarse, recomiendo ir a otras playas menos abarrotadas y con agua cristalina.
    Para playas de arena, las más cercanas que recomendaría son la de San Juan o Los Arenales del Sol en la otra dirección.

    Para bucear, estar tranquilo y disfrutar de agua transparente, en Cabo Huertas, hay unas calas con terrazas de roca con mucho encanto. En ellas se permite el nudismo, aunque es a la libre elección del bañista.

  • Hola Mianmaro,
    gracias por dejarnos el link a tu blog y tus fotos de las fiestas de San Blas. La verdad es que cuando se ven por primera vez, las fiestas de ‘Moros y Cristianos’ son un espectáculo entretenido y con colorido, además de con mucha pólvora 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *