Manuel: mis viajes de 2010

Estamos a pocos días de despedir 2010, y es un tiempo muy propicio para recapitular sobre cómo nos ha ido durante el año. Personalmente, no quiero desaprovechar la ocasión para repasar qué tal me ha ido 2010 en cuanto a viajes, y la verdad es que guardo un muy buen sabor de boca.

Febrero. Escapada a Londres

Este ha sido el cuarto año consecutivo que visito la capital inglesa, y aunque suelen ser visitas de no más de tres días, la verdad es que las disfruto al máximo y la de 2010 no ha sido para menos. Por primera vez he dejado de visitar el British Museum –todo un sacrificio para mí–, y ni siquiera me he podido acercar por la espectacular Trafalgar Square, pero a cambio pude hacer una escapada de mediodía a Greenwich absolutamente deliciosa. Visité el National Maritime Museum (museo marítimo), en donde entre otras cosas está expuesta la casaca que llevó Horatio Nelson en la Batalla de Trafalgar (se puede ver claramente el orificio de la bala que le provocó la muerte tras una larga agonía).

Uniforme de Horatio Nelson en la Batalla de Trafalgar

También visité el fabuloso Painted Hall del Royal Naval College de Greenwich, que presume de ser el comedor más impresionante de Occidente, y en donde se montó la capilla ardiente de Nelson, tras su muerte allá por 1805. Pude pasear por uno de los mercadillos más pintorescos de Londres, el de Greenwich, que aunque pequeñito guarda mucho encanto. Y finalmente me acerqué hasta el observatorio astronómico en donde se puede pisar el famoso Meridiano de Greenwich, sin duda la atracción turística más famosa.

Meridiano de Greenwich

Marzo. Ruta en coche por Mallorca

En Semana Santa aprovechamos para cumplir una promesa que mi mujer le había hecho a una amiga de la infancia hacía años, y que por varios motivos siempre le había costado de cumplir: visitarla en su tierra, Mallorca. Nos hospedamos en el puerto de Alcudia, en un hotel repleto de turistas alemanes, por lo visto todos ciclistas. Alcudia estaba muy tranquila por esas fechas, así que nos relajamos paseando y desayunando por el puerto. Nuestra amiga vive en el centro de la isla, en una casita cerca de Inca. La visitamos y nuestro hijo jugó con las cabras que pastaban en la entrada de su casa, en pleno campo. Después, aprovechando que disponíamos de un buen coche de alquiler, hicimos un poco de turismo por el norte de la isla. Recuerdo especialmente la visita a Pollença, un delicioso pueblo de los de antaño, que irradiaba paz y tranquilidad. También me encantó especialmente Sóller, histórico pueblo costero de mucho señorío y con una marcada personalidad. Hacer el viaje en el pequeño tren de madera que conecta Sóller con su puerto es una experiencia de lo más grata.

Tren de Soller

Abril. Ruta por la Provenza francesa

En Abril nos animamos a hacer una ruta por la Provenza francesa, en parte gracias a éste fantástico post de Marc. Visto ahora, en perspectiva, pecamos en exceso de visitar ciudades grandes (Montpellier, Avignon, Nimes), donde nos costó movernos en coche y con niño pequeño, y no les encontramos especial encanto. En cambio, disfrutamos de pueblos más pequeños como Saint-Rémy-de-Provence, Arles, Les-Baux-de-Provence, o Narbonne y Perpignan ya más cerca de casa. Recuerdo la visita al anfiteatro romano de Arles como absolutamente placentera, todo un descubrimiento ya que paramos en el pueblo casi por casualidad. Saint-Rémy-de-Provence es un pueblo encantador y muy pintoresco, con lo que nos quedamos con ganas de visitar su hermano mayor, Aix-en-Provence, así como más pueblos pequeños de la región. Quizá este año 🙂

Canal du Midi en Narbona

Agosto. Viaje a Croacia y Eslovenia

Sin duda el gran viaje del año, a pesar de que lo escogimos casi en el último momento: anduvimos meses barajando Irlanda, Escocia o Suecia como destinos con encanto y asequibles para viajar con niño pequeño, pero al final la moda y el exotismo de Croacia y una pequeña escapada a Eslovenia se impusieron y nos lanzamos a la aventura. Hay que decir que Croacia es un destino súper turístico, y sin embargo las costas de Dalmacia son tan absolutamente arrebatadoras –y semivírgenes–, sus ciudades históricas tan espectaculares, que unidas al buen ambiente y la calidad de sus gentes convierten a Croacia en un destino de verano obligatorio. Dubrovnik, Split, Zadar, Trogir, Opatija, Zagreb… ¡Yo desde luego pienso repetir! Sobre todo Split y Zagreb me parecieron espectaculares: Split tiene un casco antiguo (lo que era el Palacio del emperador Diocleciano) único en el mundo y encantador de una manera muy especial. Y aunque yo iba preparado, me desarboló –imprescindible recorrerlo al anochecer–. En Zagreb estuve poco pero pienso volver, me pareció de las capitales europeas más bonitas y de mayor calidad de vida, junto con su vecina Budapest. En cuanto a Eslovenia, es un pais joven y verde, Ljubljana la capital es una pequeña y muy coqueta Praga (salvando las kilométricas distancias), y nos dimos todo un homenaje en forma de baño en un escenario de ensueño, el lago Bled, que no olvidaremos en la vida.

Anochecer en Split

Lago Bled en Eslovenia

Octubre. Recorrido por Toulouse y la región de Midi-Pirénées

En 3viajesaldia tuvimos el honor de ser invitados a un viaje de prensa por la región francesa de Midi-Pirénées y su capital, Toulouse. Fui con otros bloggers amigos a contar la experiencia, y me reencontré con Toulouse, una ciudad que el año anterior no me había convencido y que sin embargo me fascinó en esta visita. La vitalidad de sus calles, los colores rosados y ocres, la escena cultural palpitante, y unas visitas guiadas de auténtico lujo me hicieron disfrutar muchísimo de Toulouse. La visita al Museo de Historia Natural, el recorrido siguiendo los palacetes de los antiguos comerciantes de Toulouse, descubrir la Cité de le Espace, estar en la habitación de hotel del piloto Antoine de Saint-Exupéry… Y eso que finalmente no me pude quedar a visitar Albi y los viñedos de Midi-Pirénées. Ya he ido contando algo de esta experiencia en varios posts, pero me queda todavía mucho que escribir sobre Toulouse.

Toulouse - Le Capitoile

Diciembre. Mercadillos navideños en Alsacia

Nuestro viaje más reciente, recorriendo los mercadillos navideños más afamados de la región francesa de Alsacia. Navidad inyectada en vena y mucho, mucho frío, pero todo un placer de viaje. Hemos visitado pueblos alsacianos entrañables: Colmar, Kaysersberg, Eguisheim, Ribeauvillé, Riquewhir. Todos ellos llenos de luces y adornos navideños, salpicados de pequeños comercios con productos de la región y casi siempre abarrotados de visitantes, lloviera o nevara. Hemos bebido vin chaud (vino caliente, o glühwein como lo llaman los vecinos alemanes), nos hemos atiborrado de bretzels (panecillos en forma de aro, normalmente azucarados) y recorrido sus callejuelas empedradas durante cuatro entretenidos días. Finalmente, hemos visitado otra de las capitales europeas de postín: Estrasburgo. Ciudad sofisticada y señorial, también gélida, donde se percibe una calidad de vida muy alta. Catedral impresionante como pocas, Estrasburgo da desde luego para una visita de más de medio día. Curiosa mezcla en Alsacia: topónimos y decorados muy alemanes, junto a boulangeries, croissants y acento francés por doquier. Volvemos con deberes para otro año: visitar los mercadillos navideños del sur de Alemania, y descubrir Suiza, ya que a pesar de volar a y desde Basilea, no llegamos a pisar apenas territorio suizo.

Eguisheim y Alsacia en Navidad

Recapitulando mi 2010 viajero

Pues esto es lo que ha dado de sí 2010 en cuanto a viajes para mí. Y estoy muy contento, más teniendo en cuenta que siempre que he ido en familia nos ha acompañado nuestro hijo de dos años, cosa que ha supuesto algunos retos –como pasar una varicela en Croacia, o no poder pasear por Aviñón debido al insoportable viento– pero que ha compensado con creces por viajar todos juntos.

Algunas estadísticas de los viajes: en cuanto a paises, en 2010 he estado en Reino Unido, Francia (3 veces), Croacia, Eslovenia, Alemania (por sexto año consecutivo, y esta vez debido a un vuelo anulado de Easy Jet), unos minutos en Suiza e idem en Bosnia-Herzegovina (Dubrovnik está separado del resto de Croacia por una franja de carretera que transcurre por Bosnia). He volado en 8 ocasiones, y alquilado coche en 3. He pernoctado en hotel unas 25 noches, contando con otras escapadas menores. Y he gastado en viajes… bueno, ni lo quiero saber 🙂

Y vosotros, ¿os animáis a contarnos cómo ha sido vuestro 2010 viajero? Escribidnos a info arroba 3viajes.com ¡y publicaremos vuestro artículo antes de Reyes!

Continúa leyendo la serie 'Nuestros viajes'Marc: mis viajes de 2010Silvia: mis viajes en 2010  

#escapadas#viajar#visitas

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *