Los 10 museos más visitados del mundo

Amantes del arte, ésta es una lista de los 10 museos más visitados, que no los mejores. En estos casos, la polémica está servida y seguro que muchos podéis dar más de un ejemplo de otros museos más modestos e interesantes, pero en cuestiones de popularidad, las grandes salas de las capitales europeas se llevan la medalla de oro.

Y es que de los 10 museos más visitados, 8 están en Europa y 3 de ellos en Londres. No es que sorprenda demasiado, pero resulta curioso comprobarlo con cifras.

Louvre
Museo Louvre @al lanni


1. Museo del Louvre (París, Francia)

8,3 millones de visitantes al año

Es uno de los museos más importantes del mundo y no decepciona al visitante. Además de algunas de sus joyas más conocidas y fotografiadas por los turistas, como la Mona Lisa, la Venus de Milo, el escriba sentado (que reclaman y con razón desde el Museo de El Cairo, donde se tienen que conformar con la copia), o la espectacular Victoria de Samotracia.

En el Louvre podemos ver también La libertad guiando al pueblo, de Delacroix, cuadro que se ha convertido en un icono y en la imagen con la que a menudo se representa a la Revolución Francesa.

2. British Museum (Londres, Inglaterra)

5,5 millones de visitantes al año

Visitar el British Museum es una experiencia, un viaje a través del tiempo que nos depara las grandes joyas artísticas de la Historia. El área del Antiguo Egipto es la zona del museo más visitada, por su colección de momias y tesoros faraónicos.

Al British Museu le ocurre algo similar al Louvre, y es que muchas de sus obras provienen de la época de las colonias y dominio europeo, por lo que no nos tiene que extrañar ver templos enteros, traidos piedra a piedra desde la lejana Grecia, eso sí, para maravillarnos con tanto arte recogido en un solo recinto.

El edificio en sí ya merece una visita, y aunque es casi imposible pasar sin fijarse, es muy recomendable pararse un momento a descansar en el Gran Atrio de Isabel II y disfrutar de su espectacular cúpula con vistas al cielo.

British Museum @Sleepless in Somerset
British Museum @Sleepless in Somerset

En Londres los museos son gratuitos, sólo se pide al visitante la voluntad, para colaborar al mantenimiento de estas grandes salas de arte abiertas al público. Quizá esta sea una de las razones por las que tres de los museos más visitados se encuentran en Londres… además, por su puesto, de su calidad.

3. Tate Museum (Londres, Inglaterra)

5,1 millones de visitantes al año

Compuesta en realidad por cuatro museos: Tate Britain (abierta en 1897, y conocida anteriormente como Tate Gallery), Tate Liverpool (1988), Tate St. Ives (1993) y Tate Modern (2000).

La Tate Britain está especializada en arte británico y la Tate Modern, la rama más jóven, se ha convertido ya en un referente en el arte moderno. Una de las peculiaridades de esta última es alojarse en el edificio de ladrillo de una antigua central eléctrica. También dan mucho que hablar las exposiciones temporales del hall de entrada, donde uno puede encontrarse desde toboganes gigantes a grandes cubos de azúcar que construyen un universo de dulces y blancos rascacielos.

Terrones de azúcar en el Tate Modern @3viajes
Terrones de azúcar en el Tate Modern @3viajes

4. Metropolitan Museum (Nueva York, EE.UU.)

4,3 millones de visitantes al año

Más conocido como Met, el Metropolitan es uno de los museos más valorados del mundo. Abrió sus puertas por primera vez en 1872 y cuenta con una importante colección con importantes piezas de arte egipcio, africano, asiático, de Oceanía, Oriente Medio, bizantino e islámico.

Pero con permiso del MOMA, el Met también cuenta con una sección dedicada al arte moderno y más de 10.000 obras de arte sobre todo de artistas europeos y estadounidenses.

Una de sus peculiaridades son los llamados Claustros, unas estructuras de claustros franceses mediales que fueron restauradas e incorporadas al museo, lo que le da un aire muy genuino, con vidrieras y tapices medievales incluidos.

Claustros del museo Metropolitan (NY)
Claustros del museo Metropolitan (NY)

5. Museos Vaticanos (Vaticano)

4,3 millones de visitantes al año

La Iglesia tiene un importante pasado como precursor de la cultura y el acercamiento de algunas de estas obras al gran público. Fue en 1503 cuando el Papa Julio II transformó el patio del Palacio Belvedere en un jardín adornado con algunas de las esculturas que hoy se pueden admirar en los Museos Vaticanos: el impresionante conjunto del grupo de Laocoonte, Apolo o la Venus Feliz.

Por supuesto, la obra más visitada del recinto es la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, aunque la cantidad de visitantes que llega a acumularse es a menudo un gran impedimento para poder disfrutar de esta gran obra.

Y aunque es difícil que pase desapercibida, porque la salida pasa por ella, no os dejéis llevar por la multitud o el cansancio y disfrutad de la escalera de Bramante, de la que ya hablamos en otro post.

6. National Gallery (Londres, Inglaterra)

4,1 millones de visitantes al año

Situado en la parte norte de Trafalgar Square, el museo posee una importante colección de obras europeas que van del año 1250 al 1900. La National Gallery se caracteriza por tener una variada muestra de artistas de gran calidad.

Hay que destacar la joya del museo: la Venus del espejo de Velázquez. Aunque en él se pueden ver también grandes obras como el Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa, de Van Eyck; la Virgen de las Rocas, de Leonardo da Vinci o los Embajadores, de Hans Holbein el Joven.

7. Château de Versailles (Versailles, Francia)

3,4 millones de visitantes al año

El palacio está ubicado en el municipio de Versalles, hoy en día un acomodado barrio donde espectaculares mansiones se arremolinan en los alrededores del majestuoso palacio, como si de una corte se tratara.

Luís XIV, disconforme con todas su residencias reales fue el artífice de la construcción del Castillo de Versailles y sus magníficos jardines. Su esplendor se mantuvo durante su reinado y el de Luís XV, aunque ya en época de Luís XVI su declive se hizo patente y el continuo retraso de las labores de reforma empeoró con la llegada de la Revolución Francesa.

El museo de la historia de Francia se encuentra actualmente en las alas del palacio. En la parte central se pueden visitar gran parte de las estancias privadas y habitaciones de la familia real, restauradas tal y como cuando las ocupaba la realeza. En total 18.000 m2 de museo, que lo convierten en el más grande de la historia del mundo.

8. Museo d’Orsay (París, Francia)

3,1 millones de visitantes al año

Este museo es el complemento perfecto para completar las visitas al Museo del Louvre y el Centro Georges Pompidou. Su colección alberga obras del siclo XIX, sobre todo de los grandes artistas del impresionismo.

En el museo podemos encontrar obras de Jean-François Millet, Delacroix, Claude Monet, Pierre-Auguste Renoir, Paul Gauguin, Vincent van Gogh, Ingres, Edouard Manet, o Gustave Courbet.

Musée d'Orsay @D'Akota
Musée d

9. Museo Nacional de Tokio (Tokio, Japón)

3,1 millones de visitantes al año

El Museo Nacional de Tokio fue fundado en 1872. Es el museo más antiguo y más grande de Japón. Es desde luego la primera referencia para adentrarnos en el arte asiático y japonés.

También cuenta con parte de la galería Heiseikan dedicada a la arqueología japonesa.

Museo Nacional de Tokio
Museo Nacional de Tokio

10. Museo del Prado (Madrid, España)

3,4 millones de visitantes al año

La visita de El Prado puede ocuparnos todo un día, por eso es conveniente tener claro qué obras se quieren ver, para no perdernos entre las salas y sucumbir a un colapso artístico al estilo Stendhal.

En el museo se puede disfrutar del acercamiento a obras tan fundamentales en la historia del arte como Las Meninas de Velázquez, El 3 de mayo de 1808 de Goya, El emperador Carlos V de Tiziano, Las tres gracias de Rubens o El caballero de la mano en el pecho de El Greco.

Aunque ya se haya visitado, una buena razón para acercarnos actualmente es el proyecto de Rafael Moneo, inaugurado en 2007. Es la mayor ampliación del museo que se ha hecho en casi 200 años.

El famoso cubo de Moneo alberga la ampliación realizada hacia el claustro de los Jerónimos.

Cubo de Moneo @losminimos
Cubo de Moneo @losminimos
#British Museum#Estados-Unidos#Europa#Japón#Londres#Louvre#National Gallery#roma#Tokio

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
6 comentarios
  • Muy bellos. Excepto el Prado, D’Orsay y Tokio he tenido la fortuna de vistar el resto. En cuanto a la ‘libertad guiando al pueblo’, este cuadro retrata las 3 gloriosas jornadas en la revolución liberal de 1830, aunque es cierto que se utiliza como imagen de la revolución de 1789. A propósito, retrataría el movimiento camino al Louvre, a un costado del Sena, frente al Hotel de ville. Gracias

  • Disfrutar del arte (pintura, escultura, arquitectura) es algo muy particular. Más que en ninguna otra rama artística debido a su mayor “hermetismo”. Hay que estar receptivos. Por ello un museo pequeño pero bueno, o una simple obra de arte aislada, puede resultarnos mucho más interesante que el más grande de los museos a veces. Ello no quita que los halla mejores y peores, pero cuidado que la cantidad no indica necesariamente calidad. Recomendaría no guiarse por este tipo de información aunque sé que es imposible….¿donde va Vicente?, donde va la gente. Además estos datos son engañosos porque un museo en una ciudad con 8 millones de habitantes será más visitado que el mismo museo situado en una de 1 millón, por ejemplo.

  • Toda la razón, Miguel Ángel… De todas formas, siempre es uno mismo quien decide cómo disfrutar del arte. A veces puede ser visitando atropelladamente un museo como el Louvre, otras puede ser visitando un pequeño museo etnológico y saboreando los pequeños detalles. E incluso podemos visitar la National Gallery de Londres –una de las pinacotecas más impresionantes del mundo– y recorrerla sin centrarnos exactamente en nada, o sobrecojernos por la escena de un cuadro como el de La Ejecución de Lady Jane Grey, y quedarnos absortos en él durante media hora, olvidando todo lo demás. Está en nuestras manos decidir cómo disfrutamos del arte en cualquier momento 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *