Las bandas sonoras de mis viajes

Escuchando música en el tren

¿No os sucede que asociáis arstistas, álbumes o canciones a cada uno de los viajes que realizáis? Bueno, a mí sí me pasa, y es un hecho curioso ya que establezco esa asociación de manera muy fuerte y rememorar el viaje y la música es todo uno.

Esta manera de establecer una banda sonora para cada viaje no siempre la realizo de la misma forma. A veces, es tan previsible como escuchar un solo álbum en todo el viaje, como por ejemplo Eraser de Thom Yorke cuando realizaba un trayecto en tren de Bruselas a Gante, o escuchando Myths of the Near Future de Klaxons en el lento trayecto de tren entre el aeropuerto de Gatwick y la estación Victoria de Londres.

Otras veces, ya voy de viaje con los deberes hechos. Quizá llevo una semana escuchando de manera intensa un nuevo disco, y aunque no lo escuche en absoluto durante la salida, me lo llevo de equipaje de mano, en la cabeza, y va asomando a cada momento, sobre todo aquellos estribillos o lances que más me han impactado. Esto me ha sucedido visitando París con el disco Deadwing de Porcupine Tree, y llegando a un mayor grado de especialización, por así decirlo, asocio desde entonces el tramo final de la canción Mellotron Scratch a una visita de mañana soleada, deliciosa, al Chateau de Versalles. Debe ser que asocio el sonido de lo que me parece un clavicordio con la pompa de la corte de los luises de la Francia monárquica de finales del siglo XVII.

Después, hay veces que uno no controla qué música asociará al viaje. Puede ser una canción que escuche en un momento especial de la salida, u otra que repitan constantemente durante algún evento celebrado en el lugar, o mirando regalos en una tienda… Puede ser yendo en coche de alquiler a visitar Frankfurt y alrededores, y que las radiofórmulas no paren de reproducir el tema You’re Beautiful del disco Back to Bedlam de James Blunt. Ni siquiera me gusta la canción, aunque encuentro que otras del mismo disco sí están bien. Pero el mal ya está hecho, y la asociación me la llevo a casa de por vida.

Luego hay extrañas parejas para las que uno no encuentra el patrón de relación, como puede ser asociar una visita a la Vall d’Arán, lugar idílico en pleno Pirineo catalán, con la canción Lost in Hollywood del álbum Mezmerize de System of a Down. Todo un contraste.

Por supuesto, también hay ocasiones en que no se produce esta conexión entre música y viaje, pero en mi caso son las menos de las veces.

Ya que estoy puesto en la materia, ahí van más asociaciones entre música y viajes que he realizado durante los últimos años… ¿concidiremos en alguna?

  • Lübeck, Hamburgo – In Rainbows (Radiohead)
  • Crucero por el Mediterráneo – Nude (VAST)
  • Stuttgart – Give up (Postal Service)
  • Estocolmo10000 days (Tool)
#estocolmo#gante#música

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
6 comentarios
  • Me ha gustado mucho este post.

    Estoy de acuerdo en que se puede asociar una canción (o disco) a un lugar, pero personalmente prefiero quedarme con la naturalidad del sitio en concreto. Y su ruido (sonidos) los uno al frío/calor/personas/olfato… jejejejeje y así intento guardar una mejor imagen del destino que he visitado.

  • Sí, desde luego, pero diferentes tipos de recuerdos te pueden evocar el mismo viaje, y la música es uno de ellos.

    No siempre sucede que se establece ese vínculo, pero puede ser uno de los más fuertes 🙂

  • totalmente de acuerdo, si que es cierto que muchos otros estimulos te pueden abrir las puertas de los recuerdos de un viaje, pero sin duda en mi caso el mas fuerte estimulo de todos es la musica.

    tanto en viajes como en el dia a dia en mi ciudad la musica es la manera mas rapida y facil de acercarme a los recuerdos, de una epoca, un viaje, una situacion…

  • Las bandas sonoras de tus viajes…

    ¿No os sucede que asociáis artistas, álbumes o canciones a cada uno de los viajes que realizáis? Bueno, a mí sí me pasa, y es un hecho curioso ya que establezco esa asociación de manera muy fuerte y rememorar el viaje y la música es todo uno. E…

  • Estoy de acuerdo, aunque la música que nos gusta y la que no nos gusta influye en esos recuerdos.

    Tristemente tengo de recuerdo de Frankfurt am Main la cutrería de “Dame más gasolina”, que sonaba en una emisora local una y otra vez. A alemanes, austríacos y otros pueblos centro europeos les encanta este tipo de música, y de hecho sabes difierenciar entre Bachata, Cumbia o Merengue y a nosotros bien justo nos va 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *