La financiación de los blogs de viajes (parte 3)

En esta tercera entrega de la serie centrada en la relación entre oficinas de turismo y blogs de viajes hablaré de un tema algo tangencial, aunque peliagudo donde los haya: la financiación de los blogs de viaje. E intentaré ser más directo y breve que en los posts anteriores, porque lo realmente valioso e interesante está en vuestros comentarios y en el debate que se pueda suscitar en Twitter.

De la financiación de un blog de viajes

Érase una vez un blog de viajes…

Pero permitidme antes comenzar por el principio: el principio de un blog de viajes, me refiero. Todos hemos arrancado prácticamente igual, con la ilusión de compartir nuestras experiencias, consejos y puntos de vista de los viajes que hemos realizado. No nos consideramos unos expertos en la materia –ni mucho menos–, y sin embargo nos atrevemos, porque todo lo puede la ilusión por compartir nuestra pasión viajera con los demás.

Los primeros posts son torpes, dubidativos, estamos buscando nuestro tono de voz y nos estamos adaptando a un nuevo medio de comunicación. Nos falta ritmo y enfoque, la nueva casa está muy vacía –poco material– y sobre todo muy muy silenciosa –no tenemos lectores–.

Y aquí se produce la primera criba, muchos blogs no superan esta fase inicial de lactancia. Pero los que se llevan con determinación y constancia, esos siguen. Crecen y se hacen altos y fuertes, encuentran un público y se van asentando, se miran en el espejo y parece que se van reconociendo. Y aquí se produce la segunda de las cribas, aunque vendrán más.

Llevar un blog no es nada fácil. Es un trabajo de años, una maratón donde se suda mucho, se padece, se sufre de calambres y de flato. A veces hay tropezones y hay quien no se levanta. Da igual que sea un proyecto de uno o de varios creadores, al menos vamos a tener que superar una crisis existencial, la motivación y las ganas de seguir no se mantienen solas y si nos paramos en seco ya no hay quien nos arranque después. Tenemos público que nos anima (¿he dicho que con un blog de viajes también se disfruta mucho?), así que hay que apretar los dientes y hacer caso omiso a las señales de fatiga del cuerpo, porque si no no vamos a llegar a meta. Ni de coña.

¿Por qué me pongo tan melodramático? Porque me parece una verdadera tragedia que por el camino vayan cayendo blogs que prometían tanto, tienen auténticas joyas de artículos y sin embargo paran de publicar durante meses. Eso si es que vuelven a arrancar alguna vez. A veces es falta de motivación, a veces de tiempo, otras veces se seca la fuente de las ideas. Un blog de viajes que no publica con asiduidad es un blog muerto. Y casi como en un proceso de selección natural, van quedando los fuertes, los que aprenden de los errores y saben evitar nuevas situaciones de peligro. No son los más jóvenes ni ya los más rápidos, pero sí los más resistentes. Atesoran centenares de artículos –algunos miles–, están muy bien posicionados en los buscadores y casi todos tienen el regalo de un considerable número de lectores que vienen a consumir su contenido. A veces incluso los números pueden rivalizar con medios de comunicación más tradicionales. Estos blogs de viajes tienen personalidad, un propósito claro y se sienten responsables y dueños de su futuro.

Los cuatro mandamientos de un blog de viajes

Esto es lo mínimo que ha de aportar un blog de viajes en mi opinión:

  1. Conexión (comunicar, hallar un público, conectar, empatizar, fidelizar)
  2. Valor (contenido único, calidad, personalidad, diferenciación)
  3. Persuasión (seducir, influir, motivar, transmitir valores, vender)
  4. Continuidad (permanecer, mantener un ritmo, comprometerse, responsabilidad)

Fijáos en la negrita del punto 3. Aquí es donde empiezo a perder seguidores. He dicho persuasión, o sea vender, y sé que es una palabra que levanta urticaria y sentimientos negativos en muchos blogueros de viajes. E inmediatamente comienzan a oirse de fondo algunas voces para ahuyentar a los malos espíritus. Invocan oraciones que contienen palabras como: autenticidad, honestidad, integridad, credibilidad, etc.

Pero es que resulta que todos somos vendedores, de una u otra forma. ¿Y qué vendemos?

Vendedores de…

¿Qué vendemos en los blogs de viajes?

  • nuestros valores, nuestra visión de los viajes y del mundo,
  • algunos la imagen de viajeros intrépidos e independientes,
  • otros la calidad de su pluma y sus finas dotes de periodista,
  • otros su extenso conocimiento de paises como Namibia, Bolivia o incluso Myanmar,
  • otros productos propios o de terceros asociados al mundo del viaje,
  • y un largo etc.

De nuevo la negrita. Parece que todo lo que vendemos –sin negrita– es muy correcto, válido y honesto. Pero ¡ay! cuando se trata de productos de terceros… Entonces nos estamos vendiendo y perdemos toda credibilidad, además de que estamos engañando a nuestros lectores. ¿No nos estaremos engañando a nosotros mismos? Los blogueros estamos vendiendo continuamente, a veces un concepto (imagen, calidad), a veces un producto (conocimiento, productos de terceros), o una combinación de ambos. Y al final todos queremos aportar valor a nuestros lectores. ¿Cómo lo conseguimos? Si les ofrecemos información relevante y de calidad.

Algunos productos propios que están comercializando blogueros de viajes a través de su plataforma: e-books, asesoramiento en viajes, cursos de fotografía, contenidos (como posts patrocinados), merchandising (p.e. camisetas), tweets, etc. La mayoría de los casos reales que conozco son del mercado anglosajón.

Pongamos ahora un ejemplo más cercano de venta de producto de terceros, que quizá es lo más difícil de ver: tenemos un artículo muy popular sobre el Oktoberfest de Munich, resulta que está excelentemente posicionado en Google (‘consejos oktoberfest‘, ‘oktoberfest‘) y no paramos de recibir visitas cuando se acerca el mes de la celebración cervecera más multitudinaria del mundo. ¿Quien nos lee? Parece lógico pensar que es gente que está preparando una escapada a Munich y quiere informarse sobre situación, precios, horarios y consejos. Le podemos mostrar nuestro artículo tal cual, y ya le estamos aportando valor. O le podemos mostrar además hoteles cercanos al recinto del Oktoberfest que probablemente le serán de utilidad a la hora de preparar el viaje.

¿En qué caso aportamos más valor al lector? Yo creo que claramente en el segundo. La cuestión es ofrecer productos que se ajusten a lo que un lector puede necesitar –lo contrario de banners totalmente descontextualizados, google adsense con anuncios de reformas, etc. Algo que tenemos que mejorar en este mismo blog–. Volviendo al Oktoberfest, nuestro lector está interesado en todo lo relacionado con la fiesta, tanto nuestra información como todo producto que le sea de utilidad para animarse y hacer el viaje cervecero de su vida. Eso incluye vuelos, hoteles, descuentos, etc. Nosotros, además de cumplir con nuestro objetivo de promover un viaje, damos visibilidad a productos de interés del lector y podemos ingresar unos eurillos de comisión por la compra de alguno de ellos. A esto se llama afiliación.

Sólo es un ejemplo, una de las mil maneras diferentes de monetizar que existen en Internet.

Oferta de hoteles en Munich de 3viajesaldia

Jugando con nuestra reputación

Al final, para viajar todos tenemos que consumir varios productos: vuelos, alojamiento, entradas a espectáculos y museos, etc. Si siempre estamos hablando de viajes desde nuestro blog, puede que tenga sentido que promocionemos buenos productos de viaje.

Siempre que ofrezcamos un servicio o producto, hemos de evaluar si es de calidad porque nuestra reputación va ligada a él, y no queremos tirar algo que tanto sudor y esfuerzo nos ha costado conseguir. Mejor aún, si tenemos la posibilidad hemos de promocionar productos que ya hemos probado y de los que nos sentimos satisfechos como consumidores. Seguro que no nos cuesta nada hablar bien de ellos.

Las oficinas de turismo nos pueden ayudar

Las oficinas de turismo pueden ser excelentes intermediarios entre blogueros de viajes y empresas del destino que gestionan. Tras volver de un blogtrip, ¿por qué no podemos promocionar ofertas especiales de productos del destino? ¿Y si ofrecemos en un concurso un viaje gratis a la región? Todos salimos ganando: agentes de promoción turística, blogueros, lectores.

Este año se habla mucho de evolucionar la fórmula de los blogtrips, llegar a unos escenarios en que todos ganemos y nos sintamos cómodos. Aparte de conseguir mejores viajes para los blogueros, propongo trabajar también la promoción de productos del destino de una forma atractiva y que aporte valor para todos.

Otras razones para intentar monetizar un blog de viajes

‘Pero es que resulta que nosotros tenemos el blog por razones muy castas y puras… como por ejemplo que nos apasiona explicar viajes, queremos fomentar las ganas de conocer mundo, ver a través de los ojos del otro, inspirar con nuestros escritos, etc.’

¡Que siiiiiiií! Una cosa no quita la otra, y volviendo a las cuatro obligaciones de un blog de antes, tenemos la obligación de permanecer. Y os aseguro que haciendo dinero, aunque sea poco, tenemos más posibilidades de sobrevivir que si además de trabajar el blog tenemos que rascarnos el bolsillo. ¿Es la única vía para asegurar la subsistencia de nuestro blog? Por supuesto que no, pero es una muy válida.

¿Cómo nos puede ayudar la venta de productos propios o de otros? Con el dinero conseguido, podemos financiar:

  • Mejoras técnicas en el blog: rediseño, programación, mejor y más rápido hospedaje, etc.
  • Actividades y networking: dietas de viaje, eventos, tarjetas de visita, etc. Los AVEs que nos han acercado a Fitur, Madrid o Barcelona en numerosas ocasiones y que han sido estratégicos para nosotros hay que pagarlos…
  • Concursos y regalos. Atraemos a más lectores, les aportamos más valor, fidelizamos a nuestros fans.
  • ¡Viajes! Pensad en el mensaje machacón de muchos blogueros estos días en #debateblogtrips… ‘somos viajeros independientes, queremos financiación para hacer los viajes a nuestro gusto y ritmo‘. Pues aquí tenéis otro motivo, el dinero generado en el blog lo podemos invertir en nuevos viajes.
  • Conseguir más tiempo de dedicación al blog: si nos permitimos unos ingresos fijos, podemos dejar el trabajo actual o pasar a media jornada, y dedicar más tiempo al blog. No digo que sea el objetivo de cualquier bloguero de viajes, sólo que puede convertirse en una posibilidad.

Con cualquiera de estas acciones avanzamos en asegurar que el blog perdure en el tiempo. ¿Qué puede haber mejor que eso?

Continúa leyendo la serie 'Oficinas de turismo y blogs de viajes'Blogtrip, ¿viajar por la patilla, sucedáneo de viaje o simplemente un trabajo? (parte 2)7 consejos para crecer como blog de viajes  

#blog de viajes#Blogtrip#oficinas de turismo

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
18 comentarios
  • Me ha parecido un artículo muy sensato y realista.Creo que cuando dices que el contenido del blog debe aportar valor al lector estás citando la clave de todo: diseño, artículos, anuncios y también los tan comentados blogtrips.Me considero una gran lectora de blogs de viajes y como tal he seguido varios blogtrips, tanto a través de twitter como de las crónicas publicadas en los blogs y en mi opinión hay de todo.Desde el viaje que parece una excursión de jubilados(de esas que venden mantas eléctricas)a base de visitas programadas y comilonas hasta los que ayudan a descubrir nuevos destinos y nos aportan valor al lector.Otras veces el interés claramente lo aporta el blogger sacando un jugo increible de lo que a priori no parece tener tanto.Me refiero a videos super profesionales, fotografías de calidad por las que cualquier agencia pagaría, crónicas que enganchan…Sinceramente creo que las oficinas de turismo tienen un filón con vosotros que si sabeis encauzar será beneficioso para todos:destino+lectores+bloggers pero por favor, no os olvideis de los lectores…cuesta poco hacer un unfollow o dejar la suscripción rss y el spam no le gusta a nadie.Es insoportable que 10 personas de tu timeline de twitter envien a la vez fotos de cada comilona que se dan o intenten venderte un destino por lo bien que se está en el jacuzzi del hotel de lujo en el que están invitados.Si te alojas en un hotel al que tu nunca irías porque está apartado de la ciudad o es muy caro, mejor dilo, porque como lector interesado lo voy a averiguar y perderas mi confianza y tu credibilidad…Los lectores apreciamos sobre todo la honestidad del autor y creo que ahí está la clave.A partir de ahí unos sobrevivirán y otros no.
    Gracias por dejarme expresar mi opinión en este espacio y seguiré atentamente el debate en twitter.

  • Muy bien explicado. Siempre hay puntos en los que uno se ve reflejado. Lo realmente complicado es cómo mantenerse “puro” (sin ser purista) si al final, aunque nos pese, podamos necesitar de financiación externa para poder ofrecer nuestro producto durante más tiempo o de forma más continuada.

    A mi en particular me encantaría no necesitar de ese patrocinador de confianza que me ayuda a poder generar nuevos contenidos. Pero mi hija (se llama Hipoteca) me lo impide hacerlo con la libertad que desearía. Pero para llegar a este punto, la OT y agencias deben tener mecanismos fiables de medición (o de intuir un posible beneficio) y por nuestra parte, un trabajo serio, constante y muucha paciencia.

    En el equilibrio está el secreto. Seguro.

    Además, creo que sería muy positivo que las agencias hicieran una apuesta mixta por los valores seguros de siempre, y a la vez apueste por los nuevos (algunas ya lo hacen, me consta) para “cultivar” y facilitar el aprendizaje de un modelo que beneficie a ambas partes.

    Vamos, que financiación sí pero compartida, y en ningún caso (hablo por mí) signifique convertirse en un redactor de la propia agencia, porque para eso, ya habría echado mi CV a cualquier agencia u oficina de turismo (y ganaría más dinero).

    Saludos!!

  • Me imagino la cantidad de tiempo que le habrás echado a este post, así que sólo por eso enhorabuena.

    Hay muchas formas de ganar dinero con el blog sin perder la autenticidad o la calidad.

    Está claro que hoy por hoy es muy difícil vivir sólo del blog, pero si apuestas por la calidad, tarde o temprano llegarán formas de monetizarlo.

    En ese punto hay que tener mucha sangre fría y no dejarse vencer por le dinero fácil. He visto muchos ejemplos de grandes blogs que parecen folletos publicitarios y cuya calidad e influencia caen en picado.

    En fin que esto da para muchos y muy interesantes debates.

  • Genial Manel! habra 4ª entrega?? jaja y el comentario de Maria como lectora muy acertado.
    En el tema de la financiación (si es que se quiere) creo que cada uno tiene que buscar su propio modelo. Me gusta el vuestro de mostrar hoteles relacionados con el destino seleccionado a un lado y sin entrometerse en el texto.
    En viajablog recientemente hemos empezado a colaborar con pequeñas agencias o destinos que nos gustan y son acordes a la filosofia para vender paquetes a cambio de comision en el apartado de viajes (separado del texto). Por ahora uno para hacer el trekking al Everest y otro sobre un safari fotografico en Kenia.
    Incluso blogtrips como el de Laponia sueca han servido para desarrollar colaboraciones de venta de paquetes a cambio de comision que espero se plasmen en breve.
    El modelo me gusta. Ellos tienen productos interesantes y pocas visitas, nosotros la audiencia indicada. Veremos como funciona.

    Concretando: publicidad si -y habran multiples posibilidades- pero fuera del texto please. Cada decision es respetable pero si se contamina el articulo con publicidad encubierta estamos matando la esencia de un blog y lo que busca Maria: su credibilidad.

  • Hola Manuel!
    Muy interesante (una vez más) que lo tú nos planteas. Supongo que tendremos tantos casos como personas detrás de nuestros blogs … Confieso que soy muy reticente al tema de la publicidad, porque no me gustan las companías aéreas de low cost, porque no me gustan las cadenas hotaleras (sean de una o cinco estrellas) y no me gusta que en realidad MUY POCOS blogueros realmente comparten lo que ellos sientan en sus viajes, convirtiéndose sus notas en máquinas de donar información y no contar realmente cómo es la sociedad detrás del sitio que visiten … en fin, un tema sumamente actual y que evolucionará como corresponde. Pero, será que tengo cierta edad, realmente no me gusta seguir el rebaño y no me gusta ‘tanta conexión’ instantánea …

    Un saludo grande!

    GUSPLANET

  • ¡Muchas gracias por los comentarios!

    @María, yo soy de los que opinan que tuitear sobre la comilona que nos estamos pegando en el blogtrip no aporta absolutamente nada… Tienes toda la razón, el bloguero no tiene que perder el oremus y saber discriminar las comodidades artificiales que aporta la buena organización de una OT de lo que es puramente el destino. Quizá si las OT pasaran factura simbólica de los gastos al bloguero… Lo digo de cara a que supiera lo que cuesta el hotel de lujo con jacuzzi, 2 noches.

    @aitor_vca, totalmente de acuerdo en lo que dices!!! ¿Y qué gracia tiene convertirse en un redactor de la propia agencia? Como si fuera tan fácil desvestirnos de nuestra personalidad (quiero creer que no lo es para nadie). Unos posts con opiniones blandas y narración insulsa no interesan a nadie…

    @Pau, jajaja, sabes perfectamente las horas que hay que echar para redactar una serie como ésta… Pero me hacía mucha ilusión por el momento en que estamos y por contar con la atención y los comentarios de lectores, blogueros y oficinas de turismo. Estoy encantado de la respuesta.

    Efectivamente corremos el peligro de pasarnos de la ralla con publicidad y ofrecimientos varios, y encontrar un buen equilibrio es todo un arte al que se dedican varias profesiones en exclusiva (analítica web, marketing online, usabilidad, etc.). Además hay que ir haciendo pruebas constantemente… Esperemos saber encontrar ese equilibrio todos.

    @Quique, ¡podría haber 4a entrega! Pero no sé si interesa y tenemos que descansar un poco todos del chute de información y debates que nos hemos dado estos días 🙂 Un posible cuarto post iría sobre los perfiles que se necesitan para un blog de viajes hoy día, y todas las actividades que hay que desarrollar entre bambalinas… Un poco para ofrecer una dimensión del currazo que hay detrás de un blog.

    Me encanta el modelo que estais siguiendo con agencias de viaje pequeñas y catálogos súper especializados. Nosotros vamos en la misma línea 🙂 En cuanto a publicidad en texto estoy de acuerdo, de hecho lo he estado siempre y cada vez que veo adsense en nuestros posts (que conste que lo puse yo) pierdo puntos de karma, pero actualmente nos da un dinero muy interesante al mes con el que pagar viajes a Madrid, etc., y no veo la hora de quitarlo para ofrecer productos de más calidad. Igual me animo y lo quito yaa…

    @Gusplanet, ¡muchas gracias! Así que eres viajer@/lector altenativo! 🙂 Obviamente hay tantas maneras de cubrir un blogtrip como blogueros… Y cada uno tiene su público. Yo no soy mucho de narrar cronológicamente lo que he hecho y aderezarlo de horarios y precios, pero hay gente a quien le gusta más ese tipo de crónicas. Un ejemplo muy diferente de crónica muy personal lo tienes en Rafa Pérez, de El Fotógrafo Viajero.

    Encantado de tenerte por aquí, ¡sé que te pasas desde hace tiempo! 🙂

  • Manuel, felicidades por tu blog y por esta trilogía que aporta una información fundamental sobre un tema que a todos los blogueros nos preocupa porque, como explicas muy bien, puede ser decisivo para la continuidad de un blog.
    Saludos cordiales.
    Paco Elvira

  • Enhorabuena, muy buen análisis.

    Y prestemos mucha atención a este comentario de María, con el que estoy muy de acuerdo

    “Es insoportable que 10 personas de tu timeline de twitter envien a la vez fotos de cada comilona que se dan o intenten venderte un destino por lo bien que se está en el jacuzzi del hotel de lujo en el que están invitados”

  • Manuel,

    ¡Enhorabuena! Un post así de currado merece una repuesta igual de currada…

    Como sabes no soy bloguero ni oficina de turismo pero estoy condenado (bueno, secretamente encantado) a trabajar para consolidar la relación entre ambos lados. Durante muchos años he ejercido un papel de mediador entre OTs y los medios offline o periodistas freelance precisamente porque entendemos los problemas de cada parte. Está claro que el problema de como rentabilizar (o por lo menos costear) un blog es importante para muchos blogueros (aunque no para todos) y yo personalmente y el equipo que tengo detrás estamos trabajando mucho en encontrar distintas fórmulas de generar ingresos sin comprometer la independencia del blog…yo personalmente no tengo blog ni interés comercial en el proyecto más allá que la amistad que tengo con muchos blogueros y la pasión que tengo por todo lo referente a la promoción de destinos.

    Para mi, como empresario, todo este asunto es fascinante porque refleja una nueva cultura social y mentalidad colaborativa cuando los propios blogs plantean abiertamente la cuestión de “cómo puedo ganar dinero con esto”. Yo empecé mi empresa con 19 años y lo primero que hice fue hacer un plan de negocios para saber antes de empezar como iba a ganar dinero (vale que no seguí el plan en absoluto pero oye la intención era buena y asi se hacía entonces). Luego llegó la locura de los Punto Com de tener una idea creativa aunque a veces inviable y gasta millones en crear una marca sin un sólido producto ni mucho menos un plan detrás. Lo que estoy viendo hoy es la tercera fase nacida de la generación de los cinco millones de parados…”tenemos un interés, común somos buenos en lo que hacemos, somos amigos y no competencia… diseñemos entre todos, en público y en vivo un nuevo modelo de negocio”.

    Antes en la comunicación había una estructura empresarial detrás los que escribían se dedicaban a escribir sin importarles de dónde salía el dinero para pagarles su trabajo. Ahora el bloguero (en la mayoría de los casos) se lo tiene que guisar y comer solito.

    En los debates que he visto en las últimas semanas está claro que hay muchos blogueros que aun no entienden la realidad de las oficinas de turismo y esto causa frustración cuando ven que las OT no entienden tampoco la situación de los blogueros. El tiempo que has invertido en tu post es de agradecer porque aporta información básica que puede conseguir que no se pierda el norte. Yo me considero un profesional del marketing de destinos “apañaito” y sigo con interés las nuevas tendencias pero cuando hace poco pasé un día entre blogueros de viajes en un barco salí con sensación de “Future Shock”. No me malinterpretes, me encantó y me entusiasmo todo lo que vi y no tengo duda que es el presente y el futuro pero dentro de ese barco (a lo mejor influido por su decoración 😉 me sentía como si me hubieran abducido unos marcianos y que estaba en un mundo paralelo. Para no perder el hilo de la realidad de la situación es conveniente recordar que, para la gran mayoría de las OT, pero también para la mayoría agentes de viajes e incluso sus clientes… los blogueros son aún “simpáticos seres del futuro”.
    Cambiará esta percepción y muy de prisa pero hoy por hoy es así y no conviene dar nada por hecho.

    El ser humano tiende a miniaturizar el mundo (ver todo el mundo como su propia vida) y nostros leyendo esto online podemos decir “si mis amigos son blogueros y están todo el día en redes sociales …todo el mundo es asi” mientras que ninguno de mis amigos, clientes, familiares en el mundo real están leyendo esto y piensan “yo no leo blogs entonces nadie los lee”.

    Por ejemplo: Toda esta semana, mientras intento seguir los diferentes debates sobre blog trips, financiación de blogs, etc. he estado visitando las grandes mayoristas de viajes para promocionar Chile como destino y proponer acciones de co-marketing entre destino y touroperador. Es como vivir en dos mundos…”nuestros clientes son gente de 40-60 años con 4000-5000 € para un viaje y no les gusta internet”. Por supuesto puedo promocionar también Chile al viajero independiente a través de blogs (y pienso hacerlo) pero la realidad de la situación es que el 95% del pasaje vacacional de España a Chile hoy se compra a mayoristas y ellos mejor que nadie conocen a sus clientes. La “generación digital” ya es mayoría en turismo nacional y intra-europeo y pronto lo será para larga distancia (viajes caros) también. Mientras tanto para pedir dinero de una oficina de turismo el bloguero tendrá que demostrar que el ROI es mejor (ojo, no niego que puede ser el caso) que cualquier otro uso del presupuesto.

    Yo creo que igual que el caso de los medios offline y las páginas online el blog tiene que buscar fuentes de financiación fuera del sector. Tiene mucho más sentido que un destino de turismo se anuncie en un blog de coches o moda mientras y que una marca de coche o colonia se anuncie en un blog de viajes. Las OT deben, pueden, y quieren, ayudar al bloguero a visitar su destino y describir libremente la realidad de su experiencia pero no creo que sea bueno para ninguna parte (incluyendo el lector) que el bloguero dependa economicamente del sector sobre el que escribe. La cadena que yo veo es: El bloguero demuestra su influencia y talento (en esta fase sin ingresos) – Los destinos Y PRODUCTOS turísticos conscientes de la influencia del bloguero le invitan al probar su producto y escribir libremente sobre su experiencia – el apoyo del las OT ayuda al bloguero a generar más contenidos de calidad y ganar más seguidores – Cuando tiene un gran volumen de visitas al blog, el bloguero puede empezar a vender patrocinios y publicidad a empresas interesadas en comunicar con su público pero sin ningún vinculación a los contenidos e temática del blog (evitando cualquier problema de imparcialidad).

    Existen ya varios modelos de negocios 2.0 que funcionan (pero son adaptaciones del concepto blog) y estoy convencido que entre todos encontraremos…puede incluso que el término blog desaparezca con la innovación para ser reemplazado con otro que distinga los diferentes tipos de blog y grados de profesionalización. Puede que haya cambiado la teoría en la escuelas de negocios pero la antigua ley de “oferta y demanda” no ha cambiado y si tu ofreces algo de valor que yo necesito y sólo tu me lo puedes dar, yo te lo voy a comprar…si no lo necesito o lo puedo conseguir en otro lado por menos pues dificil lo tienes.

    Cuenta conmigo para ayudar a encontrar la forma de conseguir que los buenos blogs puedan generar los ingresos que correspondan a su valor e influencia.

    Perdona que hay aprovechado tu espacio para soltar todo este rollo pero como no tengo blog propio soy “okupa” de otros 😉

    Animo a a seguir innovando

    @chrisinterface

  • Esta nueva entrega de la saga blogtrips es estupenda, como el resto, y da un poco de pena saber que se acaba. Felicidades Manuel. Por suerte los comentarios son muy interesantes y la cosa continua. Yo quería añadir una vía de financiación. Y no es otra que la reelaboración del contenido para otros formatos. Un ejemplo muy claro lo vimos en el encuentro del TBMBCN, con el libro de Marc Serena. Charlas, conferencias, elaboración de reportajes, descarga de guías en pdf,… Los que sacan buenas fotos de los viajes también las pueden vender a los bancos de imágenes. No digo que sea fácil; son otras vías.

    Respecto al comentario de Chris @chrisinterface pienso que su propuesta de ofrecer productos o servicios de terceros, no relacionados con el sector viajes, es sumamente complicada. Es muy interesante la reflexión pero no veo el encaje con el panorama de blogs hoy día. Si es vía afiliación, sí, y cada uno probará lo que le funciona en su blog (formación, seguros, ordenadores, juego..???). Pero para llegar a acuerdos en directo con terceros…Buf. Esto es para blogs de primera división, o de la Champions. Exige tamaño y profesionalidad. Es una vía complicadísima para la inmensa mayoría de blogs de viajes. Quizás la otra opción, la común, es demasiado simple pero da dinero, tal y como están las cosas. Es la vía Google. Alguien busca Tarragona, resulta que tenemos un buen post de la ciudad, y de una forma más o menos elegante aparece ahí el enlace/banner/buscador de hoteles o lo que sea.

    Lo que sí me parece muy acertado es que el blogger no perciba remuneración alguna directamente de las OT.

    Saludos y felicidades de nuevo Manuel
    Daniel Ruiz
    @viajares

  • Genial entrada, mi enhorabuena porque escribrir un post así no debe ser nada fácil. Llevas mucha razón en tus palabras, sacar a delante un blog de viajes cuesta mucho esfuerzo pero todo sea por el placer de contar tus viajes y experiencias. A mi el blog de momento me aporta muy poco, monetariamente hablando, pero es mi hobby y me gusta. Pero si tengo la posibilidad de monetizar sin perder “mi estilo” no veo problema alguno. Otra cosa sería primar mucha publicidad, post teledirigidos a mansalva y mensajes artificiales a costa de dinero. Creo que en el término medio está la virtud. Monetizar el blog, sí, pero no debemos perder el norte ni olvidar el objetivo principal de un blog de viajes.
    Un saludo y seguimos atentos.

  • @chrisinterface, lo que decía al principio del post se ha producido de nuevo: vuestros comentarios aquí valen mucho más que toda la serie, y además provienen de lectores (María), blogueros experimentados y ahora el tuyo en calidad de mediador entre OTs y medios… Es simplemente fantástico.

    Efectivamente que no todos los blogs de viajes quieren ni tienen porqué ser rentabilizados. Los blogueros que no tienen nociones de e-commerce o marketing online ni siquiera se lo han planteado (ni lo harán). Los que provienen del ámbito periodístico sólo conocen de cobrar por generar contenidos (soportados por estructura empresarial). Luego estamos unos pocos (muy pocos) que llevamos varios años en e-commerce y conocemos más o menos cómo fluye el dinero por Internet. No hablamos el mismo idioma.

    Con lo sucedido en las últimas semanas estamos intentando conseguir un vocabulario, unas reglas, cultura y buenas prácticas a seguir entre todos los blogueros. Nos es fundamental porque si no no hay forma de que los mediadores ni las OTs podáis manejaros con semejante diversidad. La diversidad ha de seguir, obviamente, pero para hablar de viajes y no para acercarse a algunas fuentes de materia prima (OTs) e ingresos (mediadores, anunciantes, afiliadores, etc.).

    Los blogueros que quieran financiarse tendrán que aprender el lenguaje del dinero de Internet: roi, ctr, cpm, call to action, conversion rate, newsletter, landing pages, etc. Ahí tenemos un reto de formación importante, y los mediadores podéis ayudar mucho también 🙂

    En cuanto a la colaboración abierta y sincera, yo me guío por la filosofía de un gran bloguero de viajes: Chris Guillebeau. Además de ser un grandioso ejemplo de cómo aportar valor y al mismo tiempo sacar dinero de hasta debajo de las piedras, tiene un artículo, Expanding the Pie, que define lo que está pasando aquí: hay suficiente pastel para todos, y si no, hay que hacer el pastel más grande –no pelearse por las porciones–. Esta filosofía está basada en la transparencia, la generosidad y la colaboración abierta con los colegas. Y estoy de acuerdo en que es la que estamos llevando, visto lo sucedido en las últimas semanas. Yo desde luego tengo interés porque sea así, tenemos tanto que construir y que ganar (no sólo me refiero a lo económico) entre todos que no hay tiempo que perder con competencia, envidias, agravios comparativos, etc.

    Me reitero en que la ayuda de gente como tú y Eddy nos ayudará a crecer a todos y mejorar este nuevo ecosistema de viajeros (y turistas :-p), blogueros, mediadores, OTs y productos de viaje.

    ¡Gracias por tus aportaciones y un fuerte abrazo!

  • @Daniel, efectivamente que la reelaboración de contenidos en otros formatos (e-book, guías, conferencias, venta, etc.) es una manera principal de crear productos propios que comercializar luego. Tú lo has dejado más claro que yo en el post 🙂

    Estoy totalmente de acuerdo en que la OT aporte el valor que sabe y puede: por una parte, mostrar el destino, la materia prima que necesitamos para publicar contenidos. Y si está presentada de la mejor manera posible –para cada bloguero–, eso ya es historia, es lo que discutimos en los debates sobre blogtrips.

    Por otra parte, creo que la OT debería hacer de mediador entre empresas locales del destino y nuestros lectores, a través de nosotros. Con ello saldríamos ganando todos.

    Lo de que la OT pague por acudir a un blogtrip lo veo más complicado… Pero seguro que se acabará dando también, habrá blogueros influyentes y con mucho impacto en redes sociales que supongo que les interesará traerlos sí o sí.

  • @Fran, ahí está el arte de cada blog de viajes para saber encontrar el equilibrio entre contenidos propios y productos de viajes que puedan interesar a su público. Y desde luego, saber presentarlo de una manera eficaz.

    Así que toca aprender –además– de usabilidad y marketing online… 🙂

  • He seguido con enorme interés el post y los comentarios, y como “simpático ser del futuro” que soy, como magistralmente nos define Chris, quiero aportar mi granito de arena. He trabajado 20 años en empresas españolas y multinacionales en el área técnica como programador y analista, luego me pasé a ventas, y finalmente a marketing.

    Hace 11 años rompí con mi vida profesional de raíz, creé un blog de viajes, http://www.vagamundos.net, y puedo (mal)vivir de ello. Ingreso un 10% de lo que ganaba hace 11 años pero me compensa porque ya no vivo para viajar, si no que viajo para vivir.

    Llevo años hablando con oficinas de turismo de todo el mundo para hacerles ver el papel de las redes sociales y el concepto de turismo experiencial, y casi siempre salía con la sensación de hablar con las paredes.

    Me ha sido siempre mucho más fácil llegar a acuerdos e intercambios con empresas privadas, eso sí, de países que tienen un turismo mucho más especializado y de nichos, como Australia y Nueva Zelanda, mientras que en 11 años apenas he podido hacer nada con instituciones y empresas españolas. Acabo de terminar un viaje de 5 meses por Asia en el que he podido ahorrarme más de 10.000€ en actividades y alojamiento gracias a acuerdos locales.

    Nunca me he desanimado, he tenido claro que mi fondo de comercio son los contenidos generados, la continuidad del proyecto, y la claridad de objetivos en estos 11 años: ofrecer información veraz, de tú a tú, experiencial y subjetiva sobre destinos de todo el mundo, y sabía que llegaría el día que ese muro con el que chocaba se desmoronaría.

    Para mi un blogtrip es algo totalmente diferente a un viaje de prensa, y creo que un pago directo por parte de la OT puede comprometer la objetividad de algunos blogueros y el futuro de este modelo. Ya hoy se puede ver que algunos blogueros están hasta en la sopa, y me parece un poco endogámico; estoy seguro de que en poco tiempo los blogueros más populares acabarán teniendo agentes o representantes para que les gestionen la agenda de blogtrips.

    Yo seguiré viajando y escribiendo sobre los destinos que me apetezcan, aceptando invitaciones a blogtrips donde vea que mi independencia está garantizada y el destino me atrae, e intentando convencer a los responsables de turismo de que cada vez más la gente decidirá sus destinos de viaje basándose en experiencias de otros viajeros, y no en un anuncio de prensa, un artículo en una revista o un documental patrocinado, actividades en todo caso complementarias y no excluyentes.

    Si el 90% de los españoles dice que usa internet para planificar sus vacaciones y el 80% de los vuelos se compran por Internet, para mi es diáfano que las opiniones de otros viajeros, ya sea en blogs propios, en foros o en webs tipo tripadvisor, pesará cada vez más en la decisión final del destino

    Saludos desde un pequeño y acogedor hostel en Bangkok, a donde he llegado por la recomendación personal de un amigo viajero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *