La Dune du Pyla, un desierto en plena Francia

La Dune du Pyla es simplemente impresionante. Cuando se visita la duna más grande de Europa, en plena costa atlántica francesa, y con estos pocos datos en la mente, es imposible no maravillarse ante esta formación que más se parece a una cordillera de arena que a una duna.

Duna Pilat

Con una cumbre de 104 metros sobre el nivel del mar, la Dune du Pilat se conoce como la reina de las dunas por su imponente dominio sobre la costa. Está situada en la pintoresca Bahía de Arcachon, bañada por el océano y numerosos ríos que cruzan Aquitania para morir en este extraordinario paisaje de bancos de arena de 1.500 hectáreas. Desde su cima se puede ver como ejércitos de estacas, llamadas ‘pignots’, desvelan la sittuación de los cultivos de ostras, muy numerosos en la zona.


Antes de llegar a la Dune du Pyla, soprende ver sobre el mapa una enorme extensión de verde que nos anuncia una vegetación frondosa y que se pierde en el horizonte. Se trata de Las Landas, el mayor bosque de Europa de pinos marítimos, unas 600.000 hectáreas que contrastan con la dorada arena de la duna.

Pasado y futuro
En invierno, cuando la duna está menos concurrida y pisoteada, pueden verse en sus laderas líneas más oscuras, que delatan la formación de los paleosuelos, que nos cuentan su historia. A la entrada de la zona, un interesante cartel informativo nos descubre la historia de Pyla y también su futuro. La formación se mueve a una velocidad de cuatro metros al año y ya ha engullido a un hotel y partes del cercano camping. Los expertos calculan que en cien años, la duna habrá llegado a la carretera de acceso y una de sus hijas, má pequeña, pero muy activa, se mueve aún a más velocidad.

Informacion duna

Surfista de agua y arena
Para subir a la duna, unos escalones artificiales facilitan el camino. Los más intrépidos pueden ascender directamente por su ladera, o lo que es mucho más divertido, bajar por su ladera, aunque recomendamos hacerlo en diagonal, porque se pueden alcanzar velocidades peligrosas en caso de caída. La pendiente ofrece grandes emociones que no desprovechan los surfistas de todo el mundo que acuden a la zona, sobre todo a Hossegor y Capbreton, donde van a la caza de las gigantes olas atlánticas, pero es habitual ver a algunos grupos de jóvenes hacer un alto y surfear en las laderas de Pyla.

Histórico cruce de caminos
La belleza, abundancia de agua y vegetación de Las Landas justifica su colonización desde la prehistoria. La zona, actualmente un departamento francés, ha sido testigo directo de conflictos bélicos como la guerra de los Cien Años y los conflictos religiosos que sacudieron la región en el siglo XIX. Por la zona cruzan tres de los cuatro caminos de peregrinación que pasan por Francia hacia Santiago de Compostela, por lo que es una región muy transitada, con una gran riqueza cultural y atractivos como las cercanas viñas de Pomerol, que se merecen un post a parte.

Enlaces útiles

Casas rurales en Arcachon y alrededores
La formación de la duna (en francés)sidebar:ciudad:burdeos

#Playas

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *