La cultura de la cerveza en Chequia

Cervezas checas

Uno de los “nuevos” proverbios checos dice que “La cerveza modela cuerpos bonitos”, y esto supuestamente se puede ver allá por doquier. Yo no estaría tan seguro, visto lo visto en Praga, pero quien soy yo para contradecirles…

En todo caso, la cerveza y la cultura del beber están muy arraigadas en la sociedad checa. El primer manual de elaboración de cervezas checo data del siglo XVIII, y su autor, Frantisek Ondrej Poupe, también influyó decisivamente en la industria cervecera al institucionalizar el uso de termómetros y otros instrumentos de medida en su proceso de elaboración. Durante el socialismo, ir de bares era una de las pocas actividades de ocio legalmente permitidas, por lo que no es de extrañar la potencia y prestigio adquiridos por la industria cervecera en el país.

Después de la separación pacífica de Checoslovaquia, en 1993, la República Checa nació liderando el ranking mundial de consumo de cerveza por habitante (muchos eslovacos prefieren el vino). En 1995, los checos bebían una media de 161 litros por persona. Esto sería una botella de cerveza diaria por cada hombre, mujer y niño en Chequia. Esta posición privilegiada solamente podría verse amenazada en el supuesto de que la región de Bavaria se independizara de Alemania.

Cerveza Pilsen

Hay una leyenda urbana checa que le ayuda a estar en lo más alto de podio. Dice que beber cerveza te hace vivir más años, porque reduce el aluminio en el cuerpo, atrasando los efectos de la edad y el Alzheimer. Así, cualquiera…

¿En qué lugar se consume tanta cerveza?
Los checos prefieren beber cerveza en pubs en vez de en casa. Es todo un acto social, que los reúne para hablar de cualquier cosa, ya sea fútbol, hockey sobre hielo, política o mujeres. Lo habitual es consumir cerveza de barril, no menos de medio litro por jarra. La cerveza más consumida es la rubia, de 10 o 12 grados, aunque la negra, algo más suave, está recortando terreno actualmente. También es muy habitual consumir cervezas de botella, mientras que las latas no están muy establecidas y están destinadas principalmente al turismo.

¿Cuál es la mejor cerveza checa?
La calidad de las cervezas checas es legendaria pero, ¿cuál es la mejor entre ellas? No hay una clara ganadora, pero sí datos que nos pueden dar pistas al respecto. Radgast ha ganado el concurso a la mejor cerveza checa tres veces seguidas. Velkopopovicky kozel ganó en 1995. Plzensky Prazdoj (Pilsner Urquell) es la más conocida. La Gambrinus tiene un grandísimo prestigio. Dejémoslo estar como una competición absurda, promovida como tantas otras exclusivamente con fines comerciales.

De todas formas, hay una marca que une a muchas de estas cervezas. Pilsner es sin duda el método de elaboración de cervezas más famoso del mundo. Original de la ciudad de Pilsen (Plzen), se comenzó a usar cuando la fábrica de cerveza de la localidad desarrolló en 1842 una cerveza denominada Plzensky Prazdoj (Pilsner Urquell). Se trataba de una cerveza rubia de 10 o 12 grados, con un característico y suave sabor proporcionado por el lúpulo utilizado en su elaboración. Y de ahí, a conquistar el mundo. Hoy en día podremos encontrar en el centro de Plzen un museo de la cerveza, el más antiguo del mundo. El museo también elabora su propia variante de Pilsen, en pequeñas cantidades.

Cerveza Gambrinus

¿Y cuál es la cerveza más popular entre los checos?
De una pequeña encuesta a 1220 checos mayores de edad, con una sencilla pregunta: “imagina que estás disfrutando de una deliciosa comida o cena, o simplemente te apetece beberte una cerveza. No te preocupes del precio, puedes escoger la que más te guste. ¿Cuál eligirías?” surgieron los siguientes resultados: Plzensky Prazdroj (Pilsner Urquell), Gambrinus, Radegast, Velkopopovicky kozel, Budvar, Staropramen y seguidamente decenas de cervezas de difusión más limitada.

Como se ve, la competencia cervezera extranjera no tiene mucho que hacer en Chequia. Los precios de las marcas extranjeras son demasiado elevados para el checo medio, que no ve motivos para pagar más caro por una cerveza de peor calidad, por regla general. Además, los checos son muy leales a sus productos. Como consecuencia de todo esto, la penetración de marcas extranjeras ha sido de un pírrico 1%.

Cerveza Zlatopramen

Algunos consejos
– Si visitas Chequia (suele ser Praga), no te prives de probar las diferentes variedades de cerveza. Los precios son muy baratos, por unos 50 céntimos tienes medio litro de cerveza buenísima.
– La mejor temperatura para consumir la cerveza está entre los 7 y los 10 grados centígrados.
– Si compras cerveza embotellada, mírala al trasluz. Debería estar limpia de depósitos flotantes.
– Antes de volverte a casa, repasa las marcas de cerveza que has bebido. No deberías haberte olvidado la Gambrinus bajo ningún concepto 🙂

Enlaces de interés

– Alojamiento en Pragasidebar:ciudad:praga

#cerveza#chequia#Europa#Praga

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *