Horizonte antártico en Puerto Natales

Horizonte antártico en Puerto Natales

Puerto Natales entre dos luces nos acerca al horizonte el Polo Sur. Es un pueblo lejano que además lo parece. Un lugar de esos salido de una serie de ficción, Doctor en Alaska por ejemplo. La creación de una comunidad de aventureros y valientes que un día salieron de sus casas para buscar un mundo mejor y se quedaron a las puertas de la Antártica, en una provincia llamada Nueva Esperanza en Chile.

Esta población chilena de poco más de 21.000 habitantes y situada en una de las zonas más australes del país quizá no sea bonita al primer vistazo, quizá ni siquiera lo sea para todo el que llega a ella, en general buscando el último campamento base para aprovisionarse y adentraste en el Parque Nacional Torres del Paine. Pero cada uno se deja una pequeña parte en los lugares que visita y a cambio nos llevamos una imagen, un momento, una energía…

Algo así me ocurrió en Puerto Natales. Acunada por el frío que vaga por sus tranquilas calles, el paseo desembocó en su bahía, un paisaje de aguas heladas, neblinas y cormoranes que se recortan sobre un fondo de picos nevados. Entonces, la impermeabilidad al frío deja pasar otras sensaciones, la certeza de que aquel es un lugar lejano, diferente, con otro ritmo y azotado por uno de los climas más extremos, que aún así transmite transparencia y calidez.

Barco de pesca en la bahía @3viajes
Barco de pesca en la bahía @3viajes

La puesta de sol en la bahía es una cita imprescindible, para todo el que llegue hasta la XII Región de Magallanes, y si el tiempo acompaña, es posible incluso olvidar el frío intentando ver aún más allá.

Su primer habitante: ‘Dientes de sable’

El smilodon es sin duda uno de sus habitantes más ilustres que recibe a los visitantes en uno de los accesos a Puerto Natales. Con sus 3 metros de altura, este herbívoro, también llamado ‘diente de sable’ es el felino más grande que haya habitado en la Tierra. Aunque apareció en América del Norte, el smilodon migró hacia América del Sur debido a los cambios climáticos y allí acabó de extinguirse.

Réplica de Smilodon en Puerto Natales
Réplica de Smilodon en Puerto Natales

Colonización

Poco queda ya de sus antiguos habitantes aonikenk y kawéskar. Puerto Natales es hoy una población chilena con fuertes raíces europeas, sobre todo teniendo en cuenta que hubo un tiempo en que la zona tenía más contacto con Europa que con Santiago de Chile.

Por ella han pasado científicos y aventureros como Charles Darwin o Robert Fitz Roy, que daría nombre al coloso vertical patagónico que reta año tras año a los mejores escaladores.

Poco después de las primeras expediciones de exploración en la zona, comienza la colonización y en 1893 llegaron los primeros colonos ingleses y alemanes, que se asentaron en Puerto Natales y construyeron otras poblaciones como Puerto Cóndor, Puerto Bories o Puerto Consuelo.

Vista de puerto Natales desde el mar
Vista de puerto Natales desde el mar

Aunque estos primeros colonos dejaron Europa para dedicarse a la ganadería ovina y bovina en la región, la actividad carbonífera se convirtió tras las expropiaciones de los grandes latifundios en una de las principales riquezas y fuentes de empleo en la región, con la explotación de los yacimientos carboníferos de la localidad argentina de Río Turbio, a apenas 48 kilómetros de Puerto Natales. Estas instalaciones están hoy prácticamente abandonadas y han obligado de nuevo a un cambio de rumbo y actividad a sus habitantes.

Rodeados de un paisaje patagónico sencillamente espectacular, no sorprende que la actividad turística se haya convertido hoy en día en una de las fuentes de riqueza del lugar, junto a la pesca que siempre ha sido uno de los sectores más activos.

En sus calles principales los escaparates nos muestran muchas y diferentes formas de acercarnos a las Torres del Paine, desde excursiones de un solo día, lo que no recomiendo (es como quedarse a medias), hasta trekkings organizados con guías y porteadores o la más emocionante sin duda, la de conseguir un mapa y comprarse un billete de autobús para llegar hasta la entrada del parque y explorar la zona a tu aire.

En todos los casos, pero sobre todo si vas por tu cuenta, es muy importante ir preparado para las peores inclemencias meteorológicas, que pueden sucederse en un mismo día. Dedicaremos otro post para explicar los recorridos que se pueden hacer en el Parque Nacional Torres del Paine y algunos consejos para superar lluvias torrenciales, vientos huracanados e incluso nieve, aunque el día comenzara con sol.

Continúa leyendo la serie 'Viaje a Chile'Rapa Nui, el misterio de la isla sin árboles (II)Trekking de la ‘W’ en Torres del Paine  

#antartida#chile

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
7 comentarios
  • Interesante post, lo único que yo me llevé una decepción con Torres del Paine, pensaba que iba a ver mas verde y era todo muy seco, fui en Enero, me pareción un terreno muy triste, en cambio me encató la zona de los lagos y volcanes de chile. Saludos desde Covarrubias

    • Puede ser porque el 2005, 2008 y 2011 hubo incendios que quemaron miles de hectáreas de bosques milenarios por la irresponsabilidad de algunos turistas que hicieron caso omiso a la prohibición de hacer fuego en el parque. Ojalá puedas volver para cambiar la percepción! Saludos.

      • En efecto, esos veranos fueron afectados por turistas inconscientes que fueron expulsados del país. Desde Torres del Paine puedes ir al sur y ver el cambio paisajístico.

    • Te lo recomiendo Lola! Sobre todo porque además también disfrutarás de los paisajes de Torres del Paine, y merece la pena 🙂 Gracias por visitarnos y compartir con nosotros tu blog.
      Te esperamos por aquí.

  • Super interesantes tus post sobre CHile!!! =D
    estoy planeando mi visita y me están ayudando un montón. grandes fotos y datos importantes. gracias!!

    pero permiteme un comentario para mejorarlo, y sin ningún ánimo de ofender =) solo para corregir una pequeña errata de este post, sería mejor cambiar la información referente al Smilodon (http://es.wikipedia.org/wiki/Smilodon) por la del Mylodon (http://es.wikipedia.org/wiki/Mylodon)

    siempre hay gente que se pondrá a poner pegas por un pequeño detalle y olvidará lo importante =)

    • Hola! Muy lindo post 🙂 y aprovechando las fe de erratas, el Milodón no es lo mismo que el tigre dientes de sable; y la provincia se llama “última esperanza” (soy de Natales). Gracias por compartir tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *