Las estaciones de Geiranger

Las estaciones de Geiranger

Se puede decir que los fiordos de Noruega viven las estaciones de primavera y verano peligrosamente; la primera llega algo tarde, tras un invierno que suele languidecer más de la cuenta. Luego el verano en Noruega es corto y experimenta temperaturas y climatología muy variables, aunque es habitual llegar e incluso superar los 25ºC en los fiordos.

Antes, cuando la primavera se asoma por estas latitudes escandinavas y se dedica a alterar con intensidad el paisaje de los fiordos noruegos, lo hace de manera acelerada, ya que dispone de poco tiempo para desarrollar su pleno potencial. Y así es que cuando los turistas llegamos a territorio de fiordos en nuestros flamantes cruceros, normalmente en verano, nos encontramos con un paraíso natural exhuberante de colores, vegetación y contrastes, que en verdad ha sido dispuesto en muy poco tiempo.

Pero no todo el año es así, al contrario: la vida en algunos de los fiordos más famosos de Noruega como el de Geiranger es radicalmente distinta fuera de la temporada de cruceros, cuando los turistas hace tiempo que nos hemos vuelto a casa con memorias imborrables de una naturaleza majestuosa.

Las pocas decenas de noruegos que viven en Geiranger, se quedan, quien sabe si enormemente aliviados ante la perspectiva de dejar de ver esos inmensos buques afeando la entrada del puerto natural, o de descansar del constante ruido de los turistas al deambular por la única calle del pueblo.

En verano siempre hay un mínimo de dos cruceros atracados en el puerto de Geiranger
En verano siempre hay un mínimo de dos cruceros atracados en el puerto de Geiranger

Poco se puede entrever de la vida en el puerto de Geiranger a partir de pasear por él como un turista más durante una tranquila mañana de verano; mejor es preguntar a alguno de sus habitantes aquello que a mí se me antoja un misterio fascinante. ¿cómo es la vida en Geiranger durante el resto del año?

Comercio de Geiranger, abierto en temporada de cruceros
Comercio de Geiranger, abierto en temporada de cruceros

La vida en Geiranger

Aparentemente, la vida en Geiranger no está tan mal. El sueldo de un noruego medio ronda los 4.000€, aunque quizá es algo justo para comprar una casa en propiedad en Geiranger, que de media está en torno a los 500.000€, 5 veces más cara que en otras partes del país. La cerveza está en consonancia y sale por unos 10€, además dicen que no es especialmente buena; un kilo de tomates o una sandía no están mucho más baratos, y en cualquier caso no se dispone ni de lejos de la variedad de productos y servicios que una ciudad grande puede proporcionar a sus habitantes.

Sin embargo, hay ciertas ventajas de vivir en Geiranger. El 90% de la energía que consume el pueblo es hidráulica y se produce en su entorno más inmediato, con lo que el agua y la electricidad son gratis en las viviendas de Geiranger, y el aire no puede ser más puro.

Calle de Geiranger. La única, así que no tiene nombre
Calle de Geiranger. La única, así que no tiene nombre

Sus vecinos no cierran las casas con llave, nadie roba ni existe criminalidad en Geiranger. Por contra, tampoco hay hospital y aparentemente el médico sólo visita los miércoles por la mañana. Los niños noruegos de Geiranger no son escolarizados hasta los 6 años de edad, y la secundaria la hacen a los 16 años a más de 2 horas de camino del pueblo, cuando ya siendo adolescentes duermen 5 noches a la semana fuera de casa.

En Noruega los jóvenes se independizan muy temprano por regla general, pero en Geiranger es casi obligado. La alternativa es quedar aislados, puesto que el fiordo se hiela en invierno y sus aguas dejan de ser navegable durante meses, por peligro de aludes. Lo mismo sucede con la carretera que va a Oslo (6 horas de trayecto) y de hecho con todas las vías de transporte: el invierno les da carpetazo y obliga a cerrar todas las carreteras dado que son muy empinadas y no soportan los grosores de nieve de hasta 8 metros que pueden llegar a acumularse en la zona.

Geiranger está prácticamente aislado del mundo
Geiranger está prácticamente aislado del mundo

No hace mucho tiempo, la vida podía ser muy dura en Geiranger. En 1960 Noruega era uno de los países más pobres de Europa, sin embargo el descubrimiento del petróleo y una gestión eficiente de sus ricos y vastos recursos naturales volcaron totalmente la situación. Hoy en día, Noruega es el pais más rico del mundo y hace ya muchos años que cierra sus ejercicios fiscales con superávit, sin llegar a conocer lo que es la deuda a nivel internacional.

Geiranger en invierno, by @Luca_Bocci
Geiranger en invierno, by @Luca_Bocci

Qué hacer en Geiranger

Geiranger era un pueblo ganadero hasta no hace demasiados años, en que su principal actividad derivó 100% al turismo. Conseguir semejante reconversión no fue fácil y para ello sus habitantes apostaron duro, financiando y construyendo ellos mismos la empinada carretera que nos transporta hoy en día de 0 a 1.500 metros de altitud en sólo media hora, desde las aguas tibias del fiordo hasta un lugar en donde podemos contemplar una de las vistas de fiordos más afamadas de Noruega. Un tramo de esta carretera es de peaje, y hoy en día supone otra fuente de ingresos para un pueblo bien organizado.

Contemplando el fiordo de Geiranger
Contemplando el fiordo de Geiranger
Con mi hijo pequeño en uno de los miradores de Geiranger
Con mi hijo pequeño en uno de los miradores de Geiranger

Hay que decir que las curvas y la pendiente de esta carretera son muy pronunciadas, no recomendables para conductores inexpertos; y la experiencia de ascender en autocar también es para corazones fuertes.

Vistas del fiordo de Geiranger desde 1.500 metros. Fijaros en la carreterita que sube...
Vistas del fiordo de Geiranger desde 1.500 metros. Fijaros en la carreterita que sube…

Iniciamos la ascensión, y en las afueras de Geiranger podemos distinguir unas casitas de piedra en una pequeña zona de descanso entre tanta ladera escarpada. Hasta no hace demasiados años, eran un lugar de refugio al que acudían las mozas del pueblo tras cuidar del ganado que pasturaba allí. Ahora permanecen abandonadas.

A mitad de camino de la ascensión, podemos hacer parada en el pequeño hotel Djupvasshytta, a 1030 m. de altitud. Construído a los pies del lago Djupvatnet, las vistas del lago son muy bonitas y en verano es un remanso de paz. En invierno, claro, la cosa cambia, porque el hotel cierra y queda prácticamente cubierto por 8 metros de nieve. El lago permanece helado 10 meses al año, hasta mediados de junio. Tomamos un café y un pastel danés muy típico de por aquí, nos dicen, no sé si es porque las alturas dan hambre pero está riquísimo.

Hotel de Djupvasshytta
Hotel de Djupvasshytta
Lago de Djupvatnet
Lago de Djupvatnet
Lago de Djupvatnet
Lago de Djupvatnet
Pasta de origen danés que nos dieron en el hotel, riquísima
Pasta de origen danés que nos dieron en el hotel, riquísima

La vegetación deja de crecer a partir de los 600 metros, cediendo paso a la tundra más agreste. Este cambio de vegetación tan repentino lo podremos contemplar directamente en la ascensión a los miradores de los fiordos, donde además, si tenemos mucha suerte, podremos ver algunos renos pastando tranquilamente.

El paisaje se torna yerno a partir de los 600 m. de altura
El paisaje se torna yermo a partir de los 600 m. de altura
Tuvimos la suerte de ver renos, pero sólo hay unos pocos días en que esto es posible en Geiranger
Tuvimos la suerte de ver renos, pero sólo hay unos pocos días en que esto es posible en Geiranger

Estos mamíferos bajan hasta la carretera cuando han pasado unos pocos días desde que se ha fundido la nieve, descubriendo un musgo muy nutritivo que ha necesitado de ese tiempo para secarse. Sucede durante unos pocos días a primeros de agosto, por lo que puede ser muy complicado llegar a verlos.

Llegamos al mirador del fiordo de Geiranger. La visita realmente vale la pena, las vistas del fiordo son absolutamente arrebatadoras. Desde estas alturas es donde se entiende perfectamente la morfología de este pais de fiordos, con las cumbres nevadas que dan paso a una lengua de aguas tranquilas que conforman sin duda uno de los fiordos más bonitos y famosos de Noruega.

Recorrer esta carretera y ver los cambios en el paisaje, observar el fiordo y las montañas desde lo alto del mirador a 1.500 metros, bajar de nuevo al puerto de Geiranger y pasear por la orilla del fiordo, tomar un cafecito en alguna de sus terrazas con vistas al puerto: esas son las actividades que no debemos dejar de hacer en Geiranger.

Pasando un día en Geiranger, Noruega
Pasando un día en Geiranger, Noruega

Callejear por Geiranger

En los últimos tiempos, los habitantes de Geiranger han montado a marchas forzadas una minúscula calle comercial orientada a los turistas con restaurantes, pintorescos cafés y pequeños puestos de souvenirs a lo largo de no más de 300 metros. Poco más conforma el casco urbano de Geiranger, básicamente habría que sumar un camping, varios riachuelos que se unen en una desembocadura muy caudalosa, unas pocas casas residenciales, la mencionada carretera empinada que sube a los miradores del fiordo y cuatro hoteles (tres estacionales) situados en las faldas de las montañas.

Callejeando por Geiranger
Callejeando por Geiranger
Terraza en Geiranger
Terraza en Geiranger
Interesantes casitas en Geiranger
Interesantes casitas en Geiranger

Así que el petróleo de Geiranger se llama en estos tiempos turismo; durante la temporada de cruceros, el puerto de Geiranger recibe entre dos y cinco buques diarios: eso son unos 8.000 turistas, más los turistas que llegan por tierra y que reservan hotel, camping o hacen auto caravana. Es un ambiente y son unos meses de verano radicalmente diferentes a los del resto del año, donde Geiranger apenas llega a sumar un centenar de habitantes.

Y así transcurren los días y las semanas, hasta que los turistas dejan de venir una vez que el frío comienza a acechar de nuevo en este territorio de fiordos. Es entonces cuando Geiranger descansa y se prepara de nuevo para repetir el ciclo.

sidebar:ciudad:bergen

Este artículo ha sido elaborado en colaboración con Iberocruceros, con quienes hemos realizamos un crucero por los fiordos noruegos del cual hemos quedado encantados.

#cruceros#escandinavia#fiordos#noruega

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
6 comentarios
  • Me parece un articulo super interesante por toda la informacion voy a viajar a Geiranger a finales de agosto voy con un crucero y no quiero contratar la excursionj de la naviera me gustaria pasear tarnquilamente ,voy con mi marido y mi padre que tiene 80 años ,me podrias dar algunos consejos por favor
    Muchas gracias
    Montse

  • Hola Montse,

    Si sólo queréis pasear por Geiranger lo vais a pasar muy bien seguro, el puerto y el entorno a pie de fiordo son preciosos… Es un puerto pequeñito muy fácil de recorrer.

    Si quisiérais ver las vistas del fiordo desde lo alto (1500 m de altura), entonces sí que tendrás que contratar los servicios del crucero, que suben y bajan al grupo en autocar. La verdad es que las vistas desde ahí arriba son espectaculares… El precio creo que rondaba los 90€ por persona en 2012.

    Saludos,

  • hola me alegra mucho el haber encontrado tanta informacion que me da una idea mas clara….Mi novio y yo tenemos planeado viajar a mediados de septiembre la duda que tengo es,si es apropiada esta fecha o seria mejor viajar en otra fecha.Mas que nada queremos un viaje tranquilo sin mucha gente pero tampoco queremos ser los unicos.Te agradecere el que nos des tu opinion…gracias

  • Hola Olimpia,

    Yo he estado en Geiranger en agosto, pero supongo que en septiembre todavía hay mucha actividad a nivel de cruceros y turistas… Aún así Geiranger es un lugar muy tranquilo y placentero de visitar, me imagino que fuera de la temporada la actividad debe ser casi nula (cosa que no parece que busques).

    Yo iría 🙂

    Saludos,

  • Hola.
    Vamos a ir en julio y me gustaria subir hasta la cima del Djupvasshitta. Se pueden alquilar coches o furgonetas. Somos 7 y supongo que nos saldria mas barato que con el autobus. Alguien me puede decir si se pueden alquilar coches?
    Gracias por vuestra informacion

  • Hola alguien me puede ayudar de como llegar de Bergen o de Oslo a Geiranger en transporte público en julio? No en coche propio gracias agradecería vuestra respuesta saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *