Fotografía callejera en Barcelona

Niñas jugando en una fuente de Gràcia, Barcelona
Niñas jugando en una fuente de Gràcia, Barcelona

Quienes me siguen en Twitter saben que últimamente estoy muy interesado en la fotografía. Siempre me he figurado que adentrarse en la fotografía suponía descubrir todo un universo, y que se necesitaba de mucha motivación y dedicación para ir explorando poco a poco todos sus aspectos. Por eso seguramente lo he postergado tanto, no me gusta ponerme en los temas a medio gas… Ya he avanzado un buen trecho quizá en lo más tedioso, que es explorar las diferentes opciones a nivel técnico, escoger tipo de cámara, modelo y objetivos con los que comenzar.

Me he comprado un buen número de libros de fotografía, pateado un montón de blogs y webs especializadas y ahora estoy aprendiendo sobre luz, exposición, composición y encuadre, técnicas de expresión, etc. etc.

Dentro de la gran cantidad de disciplinas que existen en la fotografía, me interesan principalmente dos: la fotografía de viajes –obviamente–, y la street photography, o fotografía callejera. Esta última está muy de moda, y me parece muy atractiva la libertad creativa que ofrece –le dedicaré un artículo completo a la street photography en breve–. Además, hay una zona en que la fotografía de viajes y la de calle están muy interrelacionadas, y es donde me interesa estar ahora mismo.

Así que últimamente salgo casi cada día a disparar fotos por las calles de Barcelona, uno de los mejores escenarios del mundo para fotografiar. Me planto en la calle sobre las tres de la tarde –una de las peores horas para fotografiar– con mi Nikon D300 y un objetivo 50mm o un 135mm. Escojo un tema a tratar ese día (gente conversando, ciclistas, transeúntes con pinta de guiris, comercios de Gràcia, etc. etc.), e intento conseguir al menos un par de fotos decentes por día.

Dicen que hay dos tipos de fotógrafos callejeros: uno es el extrovertido, que gusta de acercarse mucho a ‘la acción’, necesita interactuar con la gente, va con la adrenalina a tope y dispara fotos casi sin conocimiento. El otro es el introvertido, que prefiere fotografiar desde cierta distancia para no hacerse notar y ‘estropear’ la escena, que busca fotografiar unos temas y unas composiciones determinadas, y que no dispara la foto hasta que no está convencido de que va a capturar algo interesante. Mi tendencia clara es hacia el fotógrafo introvertido, y actualmente me gusta saborear la escena por así decirlo, y me tomo mi tiempo escogiendo apertura y enfoque manuales, y caminando hasta que consigo el encuadre que quiero (no uso objetivo con zoom). Los principales inconvenientes de esta manera de fotografiar son que se pierden muchas fotos interesantes en el proceso –¡soy lentoooo!–, y que no deja mucho lugar a la improvisación y los resultados maravillosos que a veces se consigue con ésta. Veremos si me quedo estático en el tipo introvertido, o si voy evolucionando hacia el extrovertido, o más probable, me acabo situando en una zona intermedia.

Éstas son algunas capturas realizadas la semana pasada por Barcelona, principalmente en el barrio de Gràcia. Si esta nueva afición no se apaga, iré publicando más. Si alguna os llama la atención, podéis clickar para ampliar.

Fotografía callejera Barcelona - ¡Moza!
¡Moza!
Fotografía callejera Barcelona - Ciclista
Ciclistas recorriendo la Diagonal de Barcelona
Fotografía callejera Barcelona - Ciclista
Chica desplazándose en bici por la Diagonal de Barcelona
Bicing Barcelona
Bicing Barcelona

sidebar:ciudad:barcelona

#barcelona#fotografia#fotos curiosas

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *